Dolores volvió a Asturies

El historiador valenciano Mario Amorós presentó su biografía "¡No Pasarán!" en tres actos en Uviéu, Xixón y Mieres, acompañado de la nieta de Pasionaria.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Mario Amorós estuvo en Uviéu, Xixón y Mieres presentando “¡No Pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri “Pasionaria”. Más 600 páginas del nuevo libro del historiador valenciano fueron condensadas en Mieres en las intervenciones de la nieta de Pasionaria, Lola, y del autor de la obra. Acompañaron Beatriz, de la dirección local de IU, y Aníbal, el alcalde, y exminero. Y de mineros y familiares se habló bastante. De la Gallarta de origen de Dolores, y de las otras gentes mineras, en particular hoy de Asturies, que tuvieron influencia y recuerdo permanente en la flor del siglo XX.

Presentación de “¡No Pasarán!” en la antigua cárcel de Oviedo/Uviéu.


«Todo el país vibra de indignación ante esos desalmados que quieren, por el fuego y el terror, sumir a la España democrática y popular en un infierno de terror. Pero no pasarán…» Aquel legendario llamamiento por radio del 19 de julio de 1936 convirtió a Dolores Ibárruri, diputada del Frente Popular por Asturies, en el símbolo universal de la resistencia republicana frente al fascismo. Nacida en el corazón de la cuenca minera vizcaína y militante del Partido Comunista de España desde su fundación –ahora hace justo un siglo–, es en el crisol y la tragedia de la Guerra Civil cuando se forja su mito.
Tras la amarga derrota de 1939 conocerá un largo exilio de cuatro décadas, principalmente en la Unión Soviética. Asume la secretaría general del PCE en plena Segunda Guerra Mundial, en la que su hijo Rubén, militar del Ejército Rojo, muere en la batalla de Stalingrado.

Amaya y Rubén Ruiz, los hijos de Pasionaria y Julián Ruiz.

Retornada a España en 1977, la imagen de Dolores Ibárruri del brazo de Rafael Alberti, en el Congreso de los Diputados, constituye una de las estampas más icónicas de la Transición. Fallecida en Madrid el 12 de noviembre de 1989 –apenas tres días después de la caída del Muro de Berlín–, su vida es un hilo rojo que atraviesa todo el siglo XX. En esa despedida en Madrid, abarrotando de masas populares en entorno de la plaza Colón, brilló con su propia luz el entonces dirigente Julio Anguita.

Dolores en un mitin durante la Guerra Civil.


A partir de una documentación excepcional y en buena parte inédita (como es el caso del archivo personal de Dolores Ibárruri que conserva y cuida su nieta), Mario Amorós ha escrito un relato biográfico riguroso y sobre todo necesario de una de las grandes figuras del movimiento obrero y comunista internacional, de una personalidad esencial para comprender la historia de la España contemporánea. En otra presentación de otro libro reciente, Juan Luis Vallina Ariznavarreta, daba testimonio y espacio peculiar al encuentro de la emigración, y el suyo propio, con Dolores, en el exilio.

Entre los presentes el jueves en Mieres estuvo también el veterano antifascista Víctor Díaz Cardiel. Preso del franquismo, militante y dirigente comunista, y a sus 86 años activista del centro para la memoria de Carabanchel. Mario Amorós ha investigado y escrito numerosas obras sobre Chile (Allende, Neruda, Miguel Enriquez, Antonio Llidó..). Y Víctor acompañó en Xixón, en la avenida y parque y escultura Salvador Allende, uno de los aniversarios del Golpe militar pinochetista: precisamente este domingo hay segunda vuelta presidencial en la tierra de Gabriela Mistral: se dilucida entre un declarado pinochetista y otro candidato de la izquierda moderada.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here