Los ultras no encuentran su espacio

El grupo neofascista Hacer Nación en Asturies tuvo que celebrar su fiesta de presentación en el Buddha y el local social de Xivares, tras ser rechazados por el Hotel Begoña.

Recomendados

David Artime
David Artime
Periodista y escritor. En 2009, ganó el premio de narrativa en lengua asturiana de la editorial Trabe con la novela "La Bufanda", en la que aborda el mundo de los ultras de fútbol.

El grupo de extrema derecha Hacer Nación se vio obligado el pasado 27 de noviembre a cambiar el lugar de celebración de su acto oficial de presentación en Asturies, que incluía, además de una concentración en el Náutico de Xixón, una conferencia y un concierto del grupo neonazi de hardcore italiano SPQR. El Hotel Begoña de la ciudad gijonesa, lugar elegido para su celebración, comunicó a los asistentes su negativa a acoger el evento, tras las presiones recibidas, motivo por lo que in extremis, el colectivo ultra se vio obligado a buscar nueva sede. Y la encontró: el concierto en el Buddha, mítico bar de copas de Marqués de San Esteban, y la conferencia en el Club Social de la Urbanización de Xivares (Carreño).

La elección del Buddha y el local de la urbanización carreñense no parece casual. Al margen de otras razones, todo indica que algo ha tenido que ver el hecho de que los gestores del local vecinal sean los mismos propietarios del bar de fiesta gijonés.

Foto publicada por el propio grupo SPQR con un detalle de los asistentes a su concierto en el Buddha. Algunos de ellos realizan el saludo fascista.

El acto de presentación contó con la presencia, además de dirigentes del grupo, de Luca Marsella, miembro de la dirección de Casa Pound, movimiento político fascista italiano, fundado a raíz de la ocupación de un edificio en Roma como sede de un centro social de extrema derecha.

El local carreñense también acogió la fiesta del 40 aniversario de Ultra Boys

De hecho, no ha sido la única vez que el Club de Xivares acoge actos vinculados a entornos de la extrema derecha gijonesa. Pocas semanas después el mismo local fue escenario de la fiesta del 40 aniversario de Ultra Boys, en el que participaron conocidos miembros del grupo hooligan sportinguista. Oficialmente apolítica, pero históricamente vinculada a grupos neonazis, esta “peña de animación” tiene claros vínculos con Hacer Nación. Buena parte de sus miembros son o han sido habituales del fondo sur del Molinón, empezando por su portavoz en Asturies, Tino Acebal. También frecuenta los actos de HN el ultra J.L. D. R., recientemente condenado por amenazas en Twitter a la concejal de Izquierda Unida en Granada, Maite Molina.

Ruido facha o alternativa real

La actividad pública de Hacer Nación en Asturies ha cobrado fuerza en los últimos meses, especialmente en tres direcciones: publicaciones en twitter, pegadas de carteles y diversos actos públicos. Estos últimos incluyen desde recogidas de alimentos hasta performances contra el peaje de la autopista del Güerna.

Concurrido acto de presentación de Hacer Nación Asturies en el Club Social de la Urbanización de Xivares. FOTO: Twitter de Hacer Nación.

Dentro del entorno antifascista asturiano, existe el debate entre la preocupación por este aumento de visibilidad de una organización con un discurso claramente xenófobo (acompañado de las reivindicaciones sociales tradicionales de la izquierda), y la indiferencia, dada su escasa militancia, basada en la conveniencia de no dar importancia a un movimiento que apenas cuenta con calado social.

En este sentido, Nortes ha querido conocer la opinión del periodista valenciano Miquel Ramos, experto en investigar la extrema derecha española. A su juicio, la infección de odio del discurso de este tipo de grupos, así como sus habituales vinculaciones con grupos ultras violentos de equipos de fútbol, justifican la preocupación social, aun no representando una alternativa política seria.

Nuevo local ultra

Por otra parte, Xixón es sede desde finales del pasado mes de enero de la delegación en Asturies de la Asociación Cultural Alfonso I, otro colectivo ultraderechista, en este caso nacido en 2012 en Cantabria pero que ya ha abierto delegaciones en otros puntos de España.

Como señala el informe De los Neocon a los Neonazis, publicado por la Fundación Rosa Luxemburgo, y coordinado por el propio Ramos, destacan las campañas de esta entidad contra la inmigración. “Adquirieron notoriedad sus campañas islamófobas y contra los refugiados tras los atentados de Barcelona en 2017, en las que colocaron pancartas en distintos puntos de Cantabria con lemas como «Refugiados bienvenidos NO» o «Ayer París; hoy Bruselas, ¿mañana? Terroristas welcome»”.

Nuevo local de la grupo fascista Asociación Cultural Alfonso I en la calle Sagrado Corazón. FOTO: Nortes.

El nuevo local está en ubicado en la calle Sagrado Corazón, (El Coto-Ciares). Sus gestores lo han bautizado como Centro Social Simancas, en alusión al cuartel militar escenario de enfrentamientos durante la guerra civil, y sobre el cual el bando franquista construyó uno de sus característicos relatos épicos de supuesto heroísmo.

El primer acto realizado por esta asociación ha sido el “Homenaje a Don Pelayo”, protagonizado por un grupo de miembros y simpatizantes en la Plaza del Marqués, el pasado 23 de enero, portando banderas de España y de la entidad organizadora.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí