Fábrica de Trubia: Ganó la solidaridad

El 100% de los talleres de la factoría ovetense fue a la huelga para frenar los despidos de 21 compañeros de General Dynamics en Sevilla y tres en Madrid.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Desconvocada las dos jornadas de huelga convocadas en Trubia, Oviedo/Uviéu, contra los despidos en el Grupo Santa Bárbara-General Dynamics. Los trabajadores de la factoría asturiana acaban de protagonizar (y ganar) algo tan poco común en estos tiempos, como una huelga en apoyo a las reivindicaciones de los empleados de otras dos fábricas situadas a cientos de kilómetros de la suya. Desde el comité de empresa de Trubia hacen un balance positivo de una huelga de solidaridad que ha servido para que la multinacional norteamericana del armamento haya tenido que dar marcha atrás a sus planes: 21 despidos en la fábrica de Sevilla y otros tres en Madrid. Pablo Coto, de la CSI, y presidente del comité, destaca que el 100% de la plantilla de los talleres, fijos y auxiliares, secundó por solidaridad la huelga “a pesar de que aquí no había despidos”. “Había compañeros de las ETT a los que les quedaban 15 días de trabajo, y que sin embargo fueron a la huelga” señala el presidente, que también pone en valor que en esta ocasión “todos los sindicatos estuvimos juntos”.

Pablo Coto, presidente del comité de empresa de Trubia, junto a la factoría ovetense de General Dynamics. Foto: David Aguilar Sánchez.

Los planes de la multinacional pasan por trasladar parte de la producción sevillana a Asturies para reducir costes, una pretensión que en buena parte de los medios de comunicación asturianos fue celebrada como una noticia positiva para la industria regional, pero que Coto pone en duda: “sabemos por la experiencia del traslado de La Vega a Trubia que cuando una fábrica se integra en otra al final siempre se destruye empleo”. En la memoria colectiva de la fábrica todavía pervive el recuerdo febrero de 2013, cuando tan solo tres meses después del traslado de los empleados de La Vega a Trubia, la suma de los 350 trabajadores de una y los 450 de la otra fue reducida en 300 trabajadores a través de exiguas prejubilaciones y 55 dolorosos despidos.

De haberse llevado a cabo el proyecto de General Dynamics el 10% de la plantilla sevillana se habría ido a la calle. Las presiones políticas por parte de los partidos políticos andaluces, así como las críticas de la propia ministra de Defensa Margarita Robles a los despidos en una fábrica que cuenta con una generosa carga de trabajo proporcionada por el Estado, han frenado de momento los planes de deslocalización. Desde el comité de empresa de Trubia piden en todo caso no bajar la guardia con una multinacional que tras quedarse la antigua empresa pública de armamento Santa Bárbara “no ha parado de cerrar fábrica tras fábrica siempre bajo argumentos falsos”. Igualmente los sindicatos quieren agradecer “el esfuerzo y solidaridad demostrado por todos los que secundaron las movilizaciones convocadas”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí