La razón de los más

Dixebra va presentar el 6 de Mayu en Tribeca, Uviéu, el llibru-discu "Ente la niebla", un homenaxe a les lluches de la clase obrera asturiana.

Recomendados

Rubén Vega
Rubén Vega
Historiador y profesor de la Universidad de Oviedo/Uviéu

Dixebra vio la lluz un Primeru de Mayu allá per 1987. La banda de rock n’asturianu más llonxeva (que non vieya) estrenóse al amparu del sindicalismu de clas na so versión más combativa. Y nunca perdió esi cordón umbilical. Col pasar de los años cantaron a la llucha de los despidíos de Duro Felguera hasta convertir el «Nun llores, llucha», con reminiscencies de Joe Hill, nun himnu obligáu nos conciertos. Alcordáronse de los vieyos combatientes revolucionarios del proletariáu asturianu y del coraxe d’Anita Sirgo plantando cara a la dictadura a golpes de tacón. Y foron trovadores, con sorna o con rabia según el momentu, de les lluches de Naval Xixón. Será porque son química inorgánico de tanto respirar el fumu de la fabricona. Será porque deprendieron que tolos indios yeren de la mesma tribu cuando llegaba la hora de defender condiciones de vida y de trabayu y por eso los coreanos yeren tamién asturianos. O será porque saben que son d’una xeneración que pudo espoxigar gracies al esfuerzu y al sacrificiu de los sos mayores, d’obreros que trabayaron y llucharon pa dar a los fíos un mundu meyor. Asturies ye un exemplu preclaru y perclaru d’esi ciñu col que’l movimientu obreru quixo camudar el mundu de base.

El movimientu obreru foi l’espinazu social y políticu d’Asturies al traviés del sieglu XX. La historia de la clas obrera ye, en gran midida, la historia del País Astur nesi tiempu. Alredor de mineros, metalúrxicos y otros trabayadores nucleáronse comunidaes obreres, estructuróse la sociedá y articuláronse organizaciones sociopolítiques y conflictos sociales. Al empar, la imaxe d’Asturies quedó vinculada a la idea de bastión obreru, referencia pa munchos acullá de Payares. Dalgunes d’eses lluches algamaron la condición de finxos de referencia y foron revistíes d’una épica que perpetuaba la so memoria. Una esbilla de rellatos que nun podíen existir ensin banda sonora, ensin lletres y músiques que cantaren les xestes de lluchadores sociales, revolucionarios y resistentes antifascistes. Cantares de solidaridá, de fuelga, de derrota y d’esperanza, de muerte y de revolución, d’arguyu de clas y de despreciu al esplotador, el represor y l’esquirol.

“El movimientu obreru foi l’espinazu social y políticu d’Asturies al traviés del sieglu XX”

Esti universu de valores y utopíes asitiábase enriba d’un llabor paciente y insistente de propaganda, organización, redes de solidaridá y construcción de cultura. En cada pueblu y en cada barriu foron alendando cases del pueblu feches en sestaferia y pensaes como espacios de sociabilidá onde prendiera la semiente d’una humanidá nueva. Y alredor d’elles, cultura militante autodidacta y autoxestionada de teatru proletariu, mases corales, biblioteques circulantes y escueles nocturnes. Fragües de solidaridá, de conciencia y d’identidá de clas, de resistencies y d’esperances nun mundu ensin esplotación, un futuru de xusticia y d’igualdá. Idees socialistes, anarquistes y comunistes, separtaes por rivalidaes y sectarismos, xuníes en dellos momentos decisivos contra enemigos muncho más poderosos. Na fuelga xeneral de 1917 un militar dio orde de cazalos como alimañes. Nun diba ser la última vez.

Militantes de las Juventudes Socialistas Unificadas. Xixón, marzo de 1937. Foto: Constantino Suárez.

Derrotaos pero non vencíos depués del intentu de tomar el cielu por asaltu, resistentes al fascismu, facedores de la lluz que dende Asturies allumaba’l camín hasta algamar derechos y llibertaes, defensores de la economía moral contra’l neolliberalismu reconversor y precarizador… nun hai manera d’entender Asturies ensin la so clas obrera. Xugando dos veces, dos, la vida nuna partida, vinieron depués díes de fugaos y terror de pasiaos nes cunetes y muyeres rapaes, sesiones de tortura en comisaríes siniestres… y el renacer de la llucha qu’algama’l cumal na Fuelgona del 62.

La historia entamara muncho más atrás, en fuelgues cásique siempre perdíes nel sieglu XIX y los anicios del XX. Dende la fuelga xeneral de Xixón en 1872 pola reducción de xornaes que yeren d’hasta catorce hores, pasando peles nueves fuelgues xenerales perdíes en 1901 y 1910. Dende la fuelga de mineros de 1873 y les que vinieron depués hasta la fuelgona de Fábrica de Mieres en 1906. Pasando pel motín entamáu en 1898 poles pescaderes y cigarreres de Xixón y llegando a fuelgues interminables enfrentando la fame y la represión en Duro Felguera y en Fábrica de Moreda.

La dómina más recién vio esmucise l’horizonte revolucionariu y l’aureola mítica de la clandestinidá, pero non la voluntá de llucha. Exemplos hai abondo, visibles como’l fumu de les barricaes del naval, los despidíos de la Duro enriba la torre de la catedral, les d’Ike negándose a ser retales de la reconversión, los de «la Monroe nun pieslla»…

Manifestación de trabajadoras de IKE. Foto: Luis Sevilla.

Somos herederos d’eses batalles, de les conquistes y de les derrotes, de los suaños nunca algamaos y de los derechos arrincaos pasu ente pasu y golpe ente golpe. Como dixeron les Muyeres del Carbón al acabar la fuelga crepuscular de los mineros nel 2012, nun hai nada que se consiga ensin llucha y ensin esfuerciu. Elles sabíen bien qu’hai que buscar la salida a los problemes de manera colectiva y activa, que ye menester un antídotu contra l’individualismu y la resignación. Taba na lleche que mamaron y l’aire que respiraron, no que recoyeron de delles xeneraciones de muyeres y d’homes enfotaes na razón de los más.

Son enseñances que nun tedríemos qu’escaecer. Convién tener memoria del nuestru movimientu obreru, aquel que n’otru tiempu algamó la hexemonía política, social y delles veces cultural; el mesmu que marcó la identidá y la imaxe de los asturianos y asturianes. Y n’españíos como’l 34 o’l 62 convirtióse nun referente obligáu. Una silueta recortada que miraben los obreros del mundu, como dixera Pedro Garfias. Quiciabes la figura del dinamiteru de la UHP naquel cartel de Tomás qu’acabó volviéndose icónicu. Que nun sería quien soi si nun te siguiera a ti, como escribiera Rafael Alberti. Una llámpara de mineru allumando’l camín, como dibuxara Picasso.

Testu de Rubén Vega para’l llibru-discu de Dixebra “Ente la niebla”

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí