“Oviedo sigue teniendo un músculo cultural enorme”

Iván Martínez y Carlos Navarro recuperan en el documental "Más moderna que Londres" la efervescente historia de los años 80 en la capital asturiana.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“España era una olla a presión y reventó con la muerte de Franco” explica Iván Martínez (Oviedo, 1973) resumiendo de manera tan gráfica el nacimiento de esa eclosión cultural, nocturna y juvenil que primero se llamó El Rollo y más tarde La Movida. “Fue como si la gente estuviera encerrada, se abrieran las puertas y saliera en estampida” afirma Carlos Navarro (Oviedo, 1968), co-director junto con Martínez del documental “Más moderna que Londres”, que mañana se estrena en el Teatro Filarmónica de la capital asturiana. Coproducido por RTPA y con el apoyo de la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo/Uviéu ambos cineastas han tratado de resumir en algo menos de dos horas aquel momento mágico que la capital asturiana vivió entre la Transición y el año 1990, cuando artistas, músicos, escritores, activistas, hosteleros y sobre todo un enorme número de personas anónimas con muchas ganas de pasarlo bien, confluyeron en una ciudad con muchos más jóvenes, más peso de la Universidad y que sobre todo estrenaba con ganas el nuevo tiempo de libertad y democracia.

La victoria en 1983 del socialista Antonio Masip contribuiría a potenciar desde la institución aquel incipiente caldo de cultivo y abriría nuevos espacios a la participación popular como los chiringuitos de San Mateo. Sería en parte una réplica, aunque a menor escala, de lo que estaba haciendo en la capital del reino el alcalde Enrique Tierno Galván con la movida madrileña.

Carlos Navarro e Iván Martínez en el Oviedo antiguo. Foto: David Aguilar Sánchez.

Por edad Navarro y Martínez solo pudieron vivir los últimos coletazos de la movida carbayona, cuyo final sitúan entre el triunfo del PP en 1991 y la llegada de la electrónica con la discoteca La Real como nuevo gran símbolo del ocio nocturno en la ciudad. “Creo que ese distanciamiento ha jugado a favor de la película, que más que un documental es un documento de una época” comenta Martínez, que insiste en que no se trata de una cinta nostálgica, sino de una apuesta por recuperar una parte de la historia y la memoria de la ciudad para que las nuevas generaciones la conozcan y se sientan orgullosa de esa tradición. “Oviedo sigue teniendo un músculo cultural enorme, como se está comprobando en estos últimos años”, señala el fotógrafo y cineasta carbayón, que cree que la ciudad vuelve a vivir un momento dulce, tanto en la cultura hecha desde abajo, como en la institucional.

Ilegales en 1983. Foto: Ilegales.

Si el final de la movida carbayona resulta más bien fácil de ubicar, en torno al cambio de década, su punto de arranque resulta más brumoso. Martínez explica que hay una primera generación más intelectual y sesentayochista, con figuras como Juan Cueto, Juan Benito Argüelles o Fernando Lorenzo, que comienza a parar por los primeros pubs del Oviedo Antiguo, como el Casa María, Tigre Juan o El Paraguas, y una segunda más moderna, conectada con lo que pasa en Londres y Madrid, y que tendrá en La Santa Sebe su casa. El local de la calle Altamirano, que abre en 1983, será punto de encuentro de personajes de todas las tribus urbanas y clases sociales, heteros, gays y lesbianas, y en general “templo de la modernidad del momento” explica Martínez. “Había una celebración de estar todos juntos, y un hedonismo más colectivo que individual” resume Navarro. ¿Fue un fenómeno de pijos? Martínez explica que si bien los primeros en ir a Londres solían ser los hijos de las familias burguesas, muy pronto las nuevas modas se popularizan y en los bares coinciden el hijo del notario de la calle Uría con el del obrero de la Fábrica de La Vega.

Tino Casal durante una actuación en TVE.

Mucho más que música

“Tino Casal fue uno de los que primero se dio cuenta de que algo estaba pasando en su pueblo. Empezó a venir más por Oviedo, se interesó por la escena local y quiso producir Salón Dadá, pero murió en pleno proceso” señala Carlos Navarro sobre uno de los problemas de la escena musical carbayona de la época: la mala suerte. Ninguna de las promesas musicales ovetenses del momento, Los Murciélagos, Salón Dadá o la Raza del Ático, llegaron a dar el salto a profesionalizarse, y se disolvieron antes de consolidarse. Ilegales quedará como la gran banda asturiana del momento, en aquel momento con sede en Oviedo, aunque muy tangecialmente relacionada con el fenómeno de la llamada nueva ola.

“Tino Casal fue uno de los que primero se dio cuenta de que algo estaba pasando en su pueblo”

El documental no quiere en todo caso centrarse de manera monográfica en la música, aunque le dedique un gran espacio, tanto a los grupos como a los locales y al programa de Radio Asturias “El Expreso de Medianoche”, clave en la difusión de las nuevas corrientes musicales en los tiempos pre-Internet. Navarro y Martínez diversifican su atención hacia otras artes como las plásticas, con Gemán Madroñero, las escénicas, con Emilio Sagi y Teatro Margen, o el pensamiento y la literatura con la revista Los Cuadernos del Norte y la tertulia Oliver, de la que saldrían un buen número de novelistas y poetas. También hay un capítulo dedicado al movimiento feminista, “muy activo en el Oviedo de los años 80 y conectado con lo que estaba pasando en la noche y los ambientes culturales”.

Foto: AFA.

“Más moderna que Londres” ya ha colgado el cartel de agotadas las entradas para su estreno. Los autores del documental se sorprenden de que haya gente que no capte la ironía del título. “La movida ovetense no puede compararse con la de las grandes ciudades, pero estuvo al nivel o incluso por encima de otras muchas capitales de provincia” reivindica Martínez. Este documental ayudará a situar lo que pasó en Oviedo en la década de los años 80, en la geografía del cambio cultural que se vivió y disfrutó en una España que mudaba de piel.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí