“Danone no se va a quedar en Salas”, confirman los trabajadores de la planta

La producción se trasladará a Francia “por los altos costes y las escasas ventas”, dejando el futuro de los empleos “en manos de otra empresa”

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

La continuidad de Danone en Asturias está descartada. La fábrica de la firma en Salas cerrará “sí o sí” de aquí a final de año. Así lo confirman los trabajadores de la láctea, a los que les han transmitido en una reunión esta misma tarde que habrá un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) completo. Un escenario que no les convence en absoluto, aunque asumen que la única solución para conservar los empleos pasa “porque llegue otra empresa a esas instalaciones”.

Representantes del comité de empresa de Danone se encontraron esta tarde con dirigentes de la compañía en un céntrico hotel de Oviedo para intercambiar posturas. El secretario del comité de empresa, Juan Carlos García, aseguraba en las horas previas a la reunión que no tenían conocimiento de nada, “más allá de la rumorología sobre un posible cierre”.

Tras más de dos horas de cónclave, los peores presagios se confirmaron para los representantes de los trabajadores. “Danone no se va a quedar en Salas”, lamentaba García, tras explicarles que la producción se trasladará “a Francia”, por “los elevados costes y las escasas ventas”. La láctea entregó a los representantes sindicales “dos carpetas de quinientos folios cada una”, en la que se encuentran los datos que justifican la decisión: “Mañana nos los explicará por videoconferencia la auditora que los hizo”, abunda García.

Las posturas de la empresa y el comité no pueden estar más alejadas. Danone quiere cerrar por completo sus instalaciones antes de final de año y plantea “un ERE completo”. Esto dejaría en la calle a 68 trabajadores fijos y a una decena de eventuales que se desempeñan de manera estacional en la fábrica.

Frente a eso, el comité pide “viabilidad y futuro”, lo que pasa por “que las personas que no puedan acceder a una prejubilación, conserven su empleo”. Admite García que es imposible que sea “con la firma Danone”, pero mantienen la esperanza de que las instalaciones de Salas puedan pasar a manos de otra firma que contrate a los trabajadores restantes.

Ese escenario parece aún lejano y el comité de empresa pretende apurar al máximo la mesa de negociación. “Tenemos tres meses y después uno más de consultas por el ERE”, concluye García. Otra opción que, por el momento, no quieren contemplar, es un posible traslado de trabajadores a las otras plantas de la compañía en España.

Danone lleva operando en su sede asturiana desde 1981 y, si el escenario da un giro radical, 2022 supondrá el fin a más de cuatro décadas de producción en la región.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí