“En Asturias tenemos unas montañas guapísimas, pero la gente se centra en la playa”

Natalia Mastrota afronta su primer reto 'From 0 to...' que la llevará de Xixón al Urriellu combinando ciclismo, trail y escalada.

Recomendados

Elena Plaza
Elena Plaza
Es periodista, formadora en cuestiones de género, contadora de historias y enredada entre ruralidades.

Natalia Mastrota (Milán, 1995) afronta este lunes el reto ‘From 0 to’ que la llevará desde Xixón hasta lo alto del Picu Urriellu. Para ello arrancará a las 3 de la mañana en bicicleta hasta Sotres, 140 kilómetros de rueda, donde se cambiará a las zapatillas de trail para subir los 15 kilómetros hasta la Vega del Urriellu acompañada por la ganadora de la Travesera, Claudia Gutiérrez Lueje, y allí subirá por la vía de los Martínez, en la cara sur del Picu, en una cordada con su pareja y guía de montaña, Daniel Castillo. Ahí es nada.

Y es que a la italiana, con ascendencia asturiana, desde muy pequeña le tira la montaña y a ello se dedica profesionalmente como guía de media montaña en Chamonix, mientras se forma como monitora de escalada. “Nunca me gustaron las ciudades, prefiero vivir al aire libre, y de ahí nace mi pasión por el montañismo y correr por la montaña. Cuando tenía 14 años me fui a ayudar a un refugio y me hice tres temporadas de verano a una altitud de 3.600, Mantova, en el Monte Rosa. Ahí empecé con las competiciones de esquí y escogí mudarme a mi vida montañera”. Atrás quedaron los focos de las vidas de sus progenitores, los televisivos Natalia Estrada y Giorgio Mastrota.

¿Cómo es ser guía de media montaña en un medio bastante masculinizado? Al menos en España hay pocas mujeres con titulación, y menos con el de alta montaña.

Hay poquísimas mujeres, aunque está empezando a tomar pie en este mundo. Ceo que no es ni el 1% en Francia y en Italia deben ser como 5 entre todos los guías. Antes había mucha discriminación pero somos fuertes como los hombres. Y lo que veo es que a la gente le encanta ir con mujeres guía porque igual tienen más cuidado en los detalles, los hombres son más físicos, no les gusta pararse a explicar ni a observar la naturaleza, es la parte que les falta. En Chamonix se puede pedir cualquier tipo de actividad con una clientela muy variada, hay gente que prepara carreras, o que van en una modalidad más rápida, grupos grandes, familias que quiere ver las flores y los árboles… por eso no me aburro.

Foto: David Aguilar Sánchez.

Y ahora vas a hacer un reto que consiste en…

Es mi primer reto From 0 to… (Desde 0 a…) desde la playa hasta una cumbre, y el primero va a ser aquí, en Gijón, que es donde venía de vacaciones y está mi otra parte de familia. El lunes a las 3 de la mañana salgo hasta el picu Urriellu, que es la meta. Son 140 kilómetros en bici, 15 a pie corriendo, acompañado por una chica que es la que ganó la Travesera, Claudia Gutiérrez Lueje, y luego subo escalando al Picu con mi compañero que también es guía, Daniel Castillo. Y ése es el primero de una serie; la idea es intentar hacer uno por año y el próximo sería en Italia, en este refugio Monte Rosa, el problema es que son más kilómetros en bici.

Suena a una especie de triatlón pero en lugar de nadar, escalar.

Claro, es que yo nadar no, tiro más a la montaña. Está hecho para incitar a la gente a conocer un poco más el interior, que aquí en Asturias tenemos unas montañas guapísimas y hay un potencial increíble, pero toda la gente se centra más en la playa y veraneo.

Aunque desde la pandemia mucha más gente que sale a la montaña.

Mucha más gente y muchas más furgonetas, que es lo que hemos visto estos días, y la gente se mueve mucho más por sí misma, con bicicletas. Igual después de este reto se animan otras personas a hacerlo, no hace falta mucho, bici y prepararte.

Pero a veces el riesgo está en cuáles son nuestras capacidades y el equipo que llevamos. De hecho acaban de rescatar a dos chavales belgas en Picos con zapatillas y sin equipación.

Sí, justo estábamos allí y oíamos el helicóptero. Mucha gente piensa que puede ir a la montaña sin experiencia y no tienen el equipo adecuado, como un buen calzado. También hay mucha niebla en Asturias y es muy difícil perderse en Picos. Hay que tener mucho cuidado. Es una buena escuela para entrenar la orientación, hay que saber dónde ir.

Foto: David Aguilar Sánchez.

¿Esto forma parte de un récord o es una serie de retos?

Esto es un chico, Nico Valsesia, que lo está haciendo en todo el mundo, que me llamó para proponerme porque no había ninguna chica que lo hiciera. Quería promoverlo porque muchos chicos están probando, pero no chicas porque no hay ninguna referencia. Así que voy a probar. Me da un poco de miedo porque son tres actividades diferentes, todo tiene que ir bien y sobre todo con el tiempo aquí en Asturias, pero espero que el lunes…

¿Qué pasa con la meteo?

Cambia mucho. El otro día aquí hacía muy malo y arriba buen tiempo. El reto tiene que ser todo seguido. Puedo pararme a avituallar, hacer los cambios… pero no esperar que a cambie el tiempo.

¿Cómo se entrena un reto así?

Me gustan deportes de muchas horas, de endurance. La bici compagina con lo que hago de correr, porque son muchas horas en la montaña y hago muchos metros de desnivel. Son todos deportes de cabeza y lo que entreno es mucho corriendo, y en bici ya tengo la resistencia y tiro de cabeza. Confío mucho en mí y que puedo llegar de todas maneras. Tenemos la página web y vamos a mantener todo en marcha. Estoy un poco nerviosa, sobre todo por la hora de salida. Estos días hicimos toda la traza con gps, luego tengo dos coches de apoyo también. Buscamos dos o tres puntos donde pararme que sean simbólicos, como el puente romano de Cangas de Onís.

Foto: David Aguilar Sánchez.

No se trata de hacerlo en tiempo, sino las tres actividades, ¿no?

Como soy la primera no tengo tiempo, pero la segunda… Esta prueba es un récord registrado. Y como yo siempre voy a hacerlo de primera, no voy a tener esa presión. Luego la segunda que se lo pase bien. Yo voy a hacerlo tranquilamente e intentar acabarlo disfrutando. Otra cosa que me gustaría hacer es el Anillo de Picos, que sé que lo hizo una chica hace poco en 25 horas y tiene un récord; bueno, es un challenge para mí.

Cada vez hay especialidades montunas donde todo es más rápido.

A mí no me gusta ir contra el tiempo, yo lo disfruto. El desafío es contra mí misma, pero para disfrutarlo porque si voy a correr a la montaña no estoy mirando el tiempo, los metros… voy para disfrutar. Luego sí es verdad que en mi cabeza tengo este modo competición, aunque no con los otros, sino conmigo para ver dónde puedo llegar, por eso me gusta competir, pero no para romper récords o hacer menos tiempo. Prefiero disfrutar y me pongo ese challenge conmigo para ver dónde puedo llegar.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí