Adiós a Gabino Díaz Merchán, el obispo que defendió a la clase obrera

Arzobispo de Oviedo entre 1969 y 2002 y presidente de la Conferencia Episcopal Española entre 1981 y 1987, siempre apoyó a los trabajadores en los conflictos sociales y laborales de aquellos años

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

El arzobispo emérito de Oviedo, Gabino Díaz Merchán, quien fue presidente de la Conferencia Episcopal Española entre los años 1981 y 1987, ha fallecido este martes a los 96 años en la Casa Sacerdotal de la capital asturiana, donde residía desde su jubilación, en 2002, según ha informado el Arzobispado.

Díaz Merchán, que ha fallecido pasadas las 16:30 horas, había recibido el alta hospitalaria el pasado 2 de junio tras permanecer varios días ingresado en un centro sanitario por una complicación de salud leve, pero que aconsejó su traslado a un hospital para un mejor tratamiento.

Díaz Merchán (Mora, Toledo, 1926) fue nombrado obispo de Guadix-Baza en 1965 y cuatro años después recibió una bula papal para situarse al frente de la Archidiócesis de Oviedo.

Catedral de Oviedo durante el encierro de los trabajadores de Duro Felguera en el año 1996

Tras haber ocupado la Presidencia de la Conferencia Episcopal Española entre los años 1981 y 1987, Díaz Merchán renunció en 2002 al Arzobispado de Oviedo tras recibir el permiso de Juan Pablo II, momento en el que fue sustituido por Carlos Osoro y paso a ocupar el cargo de emérito. 

Díaz Merchán destacó por su apoyo a los trabajadores y a la clase obrera en los distintos conflictos sociales y laborales de aquellos años. El Arzobispo mostró públicamente su apoyo a los trabajadores de Duro Felguera que se encerraron en la catedral ovetense.

El Ayuntamiento de Oviedo le nombró Hijo Adoptivo y le otorgó la Medalla de Oro de la ciudad el 10 de febrero de 1995. Recibió la Medalla de Oro de Castilla La Mancha el 31 de mayo de 2000. El 6 de septiembre de 2001 recibió el título de Hijo Adoptivo de Asturias, en el marco del Año Mariano convocado con motivo del primer centenario de la Basílica de Covadonga.

Actualidad

2 COMENTARIOS

  1. Nuestro caso se explica facilj. En un momento en el que, los mal llamados sindicatos de clase, nos traicionaban, la Duro Felguera y el gobierno del PSOE nos masacraban y el resto de instituciones se alineaban plenamente con ellos. Los Despedidos Duro Felguera luchabamos con todo. Alguien vio en la oscuridad y entendio que la represión siempre esta en manos de todos aquellos que ostentan poder, politicos, seudo sindicalistas, gobiernos, jerarquía eclesiastica………, y que nuestro destino no podia quedar en sus manos. Unos curas pusieron un manifiesto y le dimos la llave, que todos querian, al Arzobispo, creando una confrontacion de contradicciones entres poderes, en el poder. Simple, supimos entender que los poderes no son de fiar y que en todas partes hay personas que pudiendo ayudar, estan dispuestas a ello. Merchan era uno de ellos y lo hizo en dos momentos claves del conflicto. Y bien, por cierto. No somos ni sectarios, ni dogmaticos y tampoco nos dedicamos al proselitismo. Somos consecuentes con los hechos, vengan de donde vengan.

  2. Una media verdad que es peor que una mentira. Díaz Merchán no defendió a la clase obrera. Se publicitó a través de un apoyo a determinados obreros. Dejaba el salón de actos para celebrar asambleas y, según la marcha de estas, avisaba a la policía para que intervinieran nada más salir los obreros. Los denunciados eran los más rebeldes no los que comulgaban, en el sentido más amplio de la palabra, con el nuevo régimen para perpetuar el nacional-catolicismo. Fiel reflejo es lo que estamos viviendo en estos momentos. La actitud conciliadora del obispo, y otros más, encubría, encubre, el franquismo que aún seguimos padeciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí