Clamor en Villafría (Oviedo) por el servicio de comedor escolar en junio y septiembre

Los padres piden que la Consejería se haga cargo de mantener las comidas durante los meses inicial y final del curso: "También son lectivos"

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

El malestar por la gestión de los centros educativos asturianos llega ahora al barrio de Villafría, en Oviedo. Padres y alumnos se movilizaron, ayer, en la plaza de España de la capital regional, para reclamar que el servicio de comedor -que se ejecuta de manera casera durante el curso en las cocinas del colegio- se mantenga durante los meses de junio y septiembre: “También son meses lectivos”, subrayan los representantes de la Asociación de Padres y Madres (AMPA).

Explica su presidenta, Zulima Izquierdo, que los alumnos “tienen el privilegio, durante el año, de contar con menús elaborados en el propio centro, a diferencia de la mayoría de colegios, que tienen que tirar de catering”. El problema llega con el inicio y el final del curso, en los meses en los que hay “jornada reducida”.

Un momento protesta por el comedor escolar del Colegio Público de Villafría. Foto: Alissa Guerrero

“Vemos que el servicio de comedor va ligado al del transporte escolar”, abunda Izquierdo. Esto repercute en que, “cuando los autobuses vienen a recoger a los alumnos a la una de la tarde, principalmente para llevarlos a zonas rurales, no se financia el comedor”.

La solución durante muchos años ha sido que el AMPA “se hiciese cargo de contratar un catering, que después abonan las familias usuarias”. El resultado es que “la calidad de la comida baja y, además, es mucho más caro, porque nos resulta imposible acercarnos a los precios del resto de meses del curso”.

Un momento de la protesta por el comedor escolar del Colegio Público de Villafría. Foto: Alissa Guerrero

La cuota para las familias (unas 150 durante el año) que dejan a sus hijos a comer en el colegio en los citados dos meses de comienzo y final de curso, “supera la beca que da el Ayuntamiento de Oviedo para comedor”. Esto, a juicio del AMPA, “hace que mucha gente no se lo pueda permitir o opte por renunciar a la conciliación familiar”, quedando únicamente “unos 60 niños” bajo el amparo del catering pre y post veraniego.

Un momento de la protesta por el comedor escolar del Colegio Público de Villafría. Foto: Alissa Guerrero

Los progenitores han llegado al límite y este mes de junio será el último que asuman un servicio “que genera mucha responsabilidad”. Por ello, han iniciado concentraciones, la primera ayer con algo más de medio centenar de personas, para exigir que el Principado de una solución y el Ayuntamiento incremente las becas. “La idea es continuar las movilizaciones, uniéndonos con otros AMPAs que tienen el mismo problema”, concluye Izquierdo.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí