Sí, el twerk y la generación zoomer también son feministas

Paloma Uría, la Psico Woman y Roy Galán protagonizan el segundo día de la Escuela de Pensamiento Feminista de AMA.

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en Filosofía por la Universidá d'Uviéu. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

¿Son el twerk, el reggaeton o la generación zoomer machistas? Isa Duque, conocida como la Psico Woman, Roy Galán y tres alumnos de secundaria, Claudia, Jana y Mikel, debatieron en torno a estos y otros prejuicios sobre la juventud en general. Previamente, Paloma Uría inauguró por tercer año consecutivo una jornada que se desarrolló en la pista Cimavilla de Xixón, a la que acudieron alrededor de un centenar de personas.

Paloma Uría. Foto: David Aguilar Sánchez

Raquel Díaz y Elsa García, de la Asamblea Moza d’Asturies, iniciaron la apertura explicando el título de esta nueva edición de la escuela: “el feminismo es para todo el mundo”, en homenaje a la autora y activista feminista bell hooks. Para AMA, “bell hooks es un referente feminista”, ya que “trató la cuestión del sujeto del feminismo en relación con la clase social y la raza”. Por ello, “necesitamos un feminismo que transforme desde el mundo de la vida, contra todas las formas de violencia y que interpele a todo el mundo”. Siguiendo esta línea, la histórica feminista Paloma Uría recordó cómo el feminismo de su generación, que militó en la lucha antifranquista, proponía un proyecto que conllevaba “una ética basada en la educación, nunca en la prohibición ni en el castigo”. Uría ve en esta Escuela de Pensamiento Feminista “un nuevo proyecto que abre nuevos horizontes, algunos que nosotras en nuestra época quizá no supimos desarrollar. Me veo reflejada y superada en su desarrollo”.

Foto: David Aguilar Sánchez

Beatriz Merás, también de la Asamblea Moza d’Asturies, moderó la mesa titulada “¿Generación de cristal? Ok, boomer. Feminismo y Generación Z”, en la que se reflexionó en torno a una generación joven que nació en crisis, que ha vivido una pandemia mundial y ha crecido con el feminismo como una de las luchas principales. La mesa contó con Roy Galán, activista feminista y LGTBI e influencer en redes sociales, Isa Duque, psicóloga y sexóloga feminista que trabaja en el proyecto de divulgación Psico Woman, además de los alumnos Claudia, Jana y Mikel.

Foto: David Aguilar Sánchez

La actividad fue de carácter dinámico y participativo, ya que se desarrolló mediante un test que se compartió con el público, donde se trataron sobre el acercamiento a la generación Z, o ‘zoomer’, con cuestiones como el uso de redes sociales, la precariedad económica y la salud mental, así como su relación con el machismo y la violencia sexual. Isa Duque reflejó varias de las reflexiones que trata en su reciente libro, Acercarse a la generación Z: una guía práctica para entender a la juventud actual sin prejuicios (Editorial Zenith, 2022): ante los prejuicios sobre la desmovilización de la gente joven, apunta que, “en realidad, desde la experiencia, la generación Z está muy movilizada con diversas luchas y movimientos sociales”.

Foto: David Aguilar Sánchez

Roy Galán, que ha tratado cuestiones relacionadas con las masculinidades y la vulnerabilidad, cree que es fundamental poner el foco en las redes sociales: “nos imponen que tengamos conciencia de que todo lo que publiques va a ser visto y leído. Esto cambia por completo nuestra forma de relacionarnos con las redes sociales y las personas”. Además, cree que es también clave desarrollar “la capacidad humana de la imaginación, para poder imaginar un futuro posible. La precariedad que padecemos no es solo económica, sino vital”.

Foto: David Aguilar Sánchez

La generación Z no solo fue objeto, sino sujeto del debate: Claudia, Jana y Mikel, tres estudiantes que acaban de finalizar sus estudios de bachillerato, participaron en la mesa con reflexiones y reivindicaciones que, a ojos prejuiciosos, podría sorprender. “Veo a mi generación con ganas de movilización, pero no nos dejan”, tal como resumió Jana la charla. Su generación, apodada “de cristal” por, supuestamente, “pasarse el día quejándose”, en realidad, quizás sea la que más sufrimientos padece. Concretamente, en el ámbito de la salud mental: hasta un 35’4% de jóvenes españoles ha tenido ideas suicidas en el último año. “Nadie habla de ello”, según cuentan los protagonistas. No obstante, tal como ellos mismos experimentan, “nuestra generación sí lo está empezando a hacer, y las generaciones más adultas también deberían hacerlo”. Por su parte, Claudia se reafirmó en su idea de que en las redes sociales “todos mostramos lo que mejor nos viene y mostramos imágenes de perfección”. Sin embargo, hay que tener cuidado: “esto nos produce daño a nosotros mismos”. Mikel, además, respondió a los prejuicios “adultistas” reivindicando a su generación: “dicen que somos de cristal, y quizá sea cierto: como cuando se rompen cristales, saltamos, nosotros también, y no nos queremos callar”.

Foto: David Aguilar Sánchez

Sara Fariza, monitora de iniciación al twerking, puso la guinda a la jornada de la escuela feminista con el taller de twerk “Sin perreo no hay revolución”, taller de iniciación “para personas entre 0 y 99 años” al que acudieron decenas de personas que siguieron los pasos de la monitora. Lejos de prejuicios tradicionales, Fariza explicó los inicios de este baile, que comenzó en los suburbios y los barrios urbanos de extrarradio, como Nueva Orleands, una de las ciudades más africanizadas, y que se popularizó con la histórica actuación de Miley Cyrus. A pesar de que los principales diccionarios definen ‘twerking’ como un baile que consiste en provocar a los hombres, para Fariza no tiene nada que ver con esto: “es una forma de baile que da libertad de movimiento, donde no se juzga en absoluto y que conecta de mejor manera con el propio cuerpo”.

Actualidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí