Fiscalía aprecia que un policía ovetense encubrió a un compañero borracho

El ministerio fiscal entiende que el agente mintió en el juicio en el que acusaban a un subinspector del cuerpo de conducir con 0.89 de alcoholemia

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

Más madera para el fuego de la Policía Local de Oviedo. La fiscalía considera que un agente, que iba de testigo, mintió en el juicio celebrado ayer contra un subinspector del cuerpo, que se estrelló contra un coche cuando conducía ebrio su motocicleta. Entiende el Ministerio Fiscal que este y otro de los testigos que acudieron a la vista, en el Juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo, dieron falso testimonio para proteger a su compañero. Por su parte, el acusado de manejar su motocicleta bajo los efectos del alcohol no estando de servicio, ya había protagonizado incidentes de tráfico en Olloniego y había sido suspendido de empleo y sueldo por hacer informes sobre accidentes para seguros, en cuyos atestados había participado como policía.

Según fuentes de la fiscalía, los hechos objeto de vista tuvieron lugar, alrededor de las 20.00 horas del pasado 25 de abril. El acusado, subisnpector de la policía local que iba de paisano, conducía una motocicleta por Llamaoscura, concretamente por la calzada de acceso al estacionamiento del centro social bar “El Poli” de Oviedo, bajo la influencia de bebidas alcohólicas ingeridas en las horas precedentes, “que disminuían sus facultades para conducir”.

Esto provocó que colisionara frontalmente con un vehículo que salía del estacionamiento.
Ambos vehículos resultaron con desperfectos. En las pruebas de alcoholemia, el acusado arrojó un resultado positivo de 0,89 y 0,80 milígramos de alcohol por litro de aire espirado en la primera y segunda pruebas practicadas, respectivamente. Más del triple de lo permitido.

El acusado presentaba varios síntomas de intoxicación etílica, según lo expuesto ayer en el juicio. En concreto, “rostro congestionado, ojos brillantes, habla balbuceante y equilibrio balanceante, entre otros”. La fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la seguridad vial y solicita que se condene al acusado a tres meses de prisión, privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un año y nueve meses y al pago de las costas judiciales, además de asumir los costes materiales del accidente e indemnizar a la víctima.

El juicio quedó visto para sentencia, no sin que antes la Fiscalía decidiera deducir testimonio contra dos de los testigos (uno policía), al considerar que mintieron para proteger a su compañero.

Tras este episodio, al igual que tras el tiroteo a un coche en el que circulaban dos jóvenes en La Florida, aparecen un buen puñado de sombras. El acusado en esta ocasión de conducir ebrio, estuvo implicado en otro incidente de tráfico en Olloniego y fue suspendido de empleo y sueldo, años atrás, por su vinculación con una empresa que hacía informes para seguros sobre accidentes, en cuyos atestados había intervenido como agente.

Tras la sanción, volvió al cuerpo y fue promocionado a subinspector en unas oposiciones internas que están recurridas, bajo el mando del comisario José Manuel López y la dirección general de seguridad de Javier Lozano.

Precisamente, López y Lozano aparecen en las conversaciones registradas en el sumario de la Operación Enredadera –de amaño de contratos públicos– comentando la posibilidad de influir en tribunales de oposiciones. Por el momento, Lozano ya ha encarrilado su deseo de sustituir a López como Comisario de la Policía Local de Oviedo una vez este se retire, a través de un concurso lanzado por el PP, en el que ya es el único candidato, para recelo de sindicatos y oposición política.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí