Sobre la nueva subida del IBI en Corvera

Decía estos días Pedro Sánchez que el PP se mostraba fuerte con los débiles y débil con los poderosos. Quizás el PSOE corverano debería escuchar más a su Secretario General.

Recomendados

Rogelio Crespo
Rogelio Crespo
Participó en los Encuentros de Performance de Pola de Lena organizados por Nel Amaro. Ha escrito poesía y ha trabajado durante años en hostelería. Es concejal de Somos Corvera.

El pasado martes el equipo de gobierno de Corvera ha procedido a subir el IBI un año más, tal y como nos tiene acostumbrados.

Este hecho me produce dos reflexiones. Por un lado, si esta nueva subida es realmente necesaria en Corvera, o si simplemente cumple una función recaudatoria. Por otro lado, está la cuestión de para qué y cómo deben utilizarse los impuestos.

Empezando por la segunda cuestión, parece que en el debate social se ha instalado la idea de que la izquierda sube los impuestos y la derecha los baja. Algo bastante simplista y que no responde a la realidad. Son múltiples los casos en los que no se cumplen esos principios, y en varios municipios asturianos podemos encontrar que la derecha pide la bajada de impuestos cuando está en la oposición y no solo no los baja, sino que incluso los incrementa cuando llega al gobierno.

“La derecha no solo no baja impuestos, sino que los incrementa cuando llega al gobierno”

Pero al punto donde quiero llegar no es a diseccionar la forma de la aplicación de los impuestos en Asturias por parte de los diferentes gobiernos municipales, si no al hecho de cuál debería ser, al menos desde mi punto de vista, la forma de abordar los impuestos.

Es evidente que, si queremos unos buenos servicios públicos, de calidad y con personal en buenas condiciones, debemos tener una capacidad económica que permita afrontar esos gastos, y esa capacidad económica se consigue, al menos de una forma sostenible en el tiempo, a través de los impuestos y tasas públicas.

Por lo tanto, para alguien que defiende el sistema público y de calidad, como es mi caso, el entender la necesidad de los impuestos y por lo tanto defender la existencia de los mismos es fundamental.

Ahora bien, creo y apuesto por que la aplicación de los impuestos se debería dar desde una única premisa: beneficiar a la mayoría social y a las personas con mayores dificultades. Por lo tanto, debemos entender la carga impositiva como una forma de garantizar la prestación de servicios y de distribuir mejor la riqueza.

Desde esta premisa cabe analizar la nueva subida del IBI en Corvera.

El IBI es un impuesto que se basa en dos factores para su cálculo. Por un lado, el valor catastral de la vivienda y, por otro, el valor impositivo del propio impuesto. Este último lo determinan los ayuntamientos.

Para justificar la nueva subida, el equipo de gobierno utilizó un argumento en el pleno, diciendo que la comparativa con varios ayuntamientos hacía que el dinero a pagar fuese menor que en esos ayuntamientos. Y utilizó otro argumento en prensa, que subían el IBI para hacer frente al aumento salarial de la plantilla al que nos veremos obligados por el aumento, desproporcionado me atrevo a decir, del IPC.

Iván Fernández y Rogelio Crespo. Funte: Somos Corvera

Bien, el primer argumento es falaz en sí mismo. Cualquiera que conozca Corvera y a su población sabe que principalmente es gente joven, personas trabajadoras y gente humilde, con una capacidad económica que refleja esa realidad y que viene a residir a nuestro municipio por el menor valor del precio de la vivienda.

En cualquiera de las parroquias de Corvera, nos encontramos con pisos con antigüedades superiores a los 40 años, en algunos casos sin ascensor y con unos servicios que no responden a las necesidades actuales. Cabe recordar que Las Vegas es el kilómetro cuadrado con mayor densidad de población del conjunto del Estado.

Esta situación hace que el valor catastral de estas viviendas sea un valor no muy elevado, y esto produce que, aun teniendo un tipo impositivo alto, como es el caso de Corvera, al tener una vivienda de un valor catastral bajo, la comparación con viviendas de otros municipios hace que parezca que no se paga tanto. Esta comparativa con la que el equipo de gobierno corverano sacó adelante la nueva subida del IBI es una comparativa totalmente interesada. La comparativa real sería la del valor impositivo que se aplica en los diferentes ayuntamientos. Esto daría una visión del tipo de políticas fiscales aplicadas.

Por desgracia, debo calificar como mezquino el argumento trasladado a prensa, y debo hacerlo por dos motivos: el primero, porque lo hacen en prensa y no lo hacen en pleno, y el segundo y fundamental, porque es malintencionado. Con ese argumento se trata de justificar una subida que no es necesaria dada la situación de las cuentas municipales, poniendo el foco sobre la plantilla municipal, es un argumento que entendemos que trata de crear un clima de presión social contra una plantilla que viene denunciando el mal clima laboral existente en el ayuntamiento. Son muchas las partidas sobre las que podrían haber puesto su mirada como por ejemplo en las cuatro liberaciones del ayuntamiento, pero lo han hecho sobre un colectivo al que por principios ideológicos deberían defender.

“La mejor forma de ayudar al funcionamiento de los servicios públicos es aplicar impuestos e incluso aumentarlos allí donde es de justicia”

Para ir finalizando, cabe estudiar cuál es la situación económica en la que se da esta subida. Una situación económica con los precios disparados, la cesta de la compra, la gasolina, la electricidad por las nubes. Y un ayuntamiento con una economía saneada que nos permite poder invertir y hacer llegar este año la celebración del día de Asturias a todas las parroquias.

Desde mi punto de vista, entiendo que la mejor forma de ayudar al funcionamiento de los servicios públicos es aplicar impuestos e incluso aumentarlos allí donde es de justicia, por lo tanto, aprovecho estas líneas para felicitar la medida del gobierno de coalición de establecer impuestos a las eléctricas y entidades bancarias. Quizás desde su nueva posición en la ejecutiva estatal del PSOE el alcalde pueda trasladar que una parte de esos impuestos repercuta en las entidades locales.

Y al mismo tiempo que implementamos esos impuestos donde es de justicia, en ese mismo pleno aprobamos por unanimidad una ordenanza para cobrar a las eléctricas por la utilización del espacio de Corvera, esa carga impositiva debe permitirnos al menos el congelar el IBI, en una situación como la que se da en Corvera.

En resumen, subir los impuestos a las mayorías sociales en una situación de economía saneada en el ayuntamiento y en un marco inflacionista es contraproducente.

Decía estos días Pedro Sánchez que el PP se mostraba fuerte con los débiles y débil con los poderosos. Quizás el PSOE de Corvera debería escuchar más a su Secretario General.

Actualidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí