Galería: Grullos regresa a la Guerra Civil

La asociación recreacionista Frente del Nalón convierte este pueblo en un museo viviente de la Asturies de 1936 y 1937.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Grullos, Cándamo, viajó este sábado a la Guerra Civil de la mano de la asociación de recrecianismo histórico Frente del Nalón. La localidad, que durante el conflicto estuvo en la primera línea del frente, se convirtió una vez más en la sede del principal evento recreacionista asturiano.

Compuesta por más de 30 apasionados de la historia, los recreacionistas de Frente del Nalón han vuelto un año más, y ya llevan 10, a rememorar en Grullos episodios del conflictó bélico. Esta vez la asociación optó por revivir diferentes escenas de la Asturies bélica y prebélica, no necesariamente relacionadas con esta parroquia del bajo Nalón. Desde un grupo anarquista que prepara un mitín en Xixón en la primavera de 1936, a una Casa del Pueblo socialista en la que se va a celebrar un acto por la libertad del antifascista brasileño Carlos Prestes, pasando por una oficina de reclutamiento de las milicias comunistas, un campamento de intendencia del Ejército golpista o varias trincheras con soldados y milicianos. Como si se tratara de un gran museo viviente al aire libre, el numeroso público pudo recorrer todas estas escenas acompañado de las explicaciones de un guía de la asociación.

Foto: David Aguilar Sánchez
Foto: David Aguilar Sánchez

El historiador Felix Feito, uno de los impulsores de estas jornadas, explica que el colectivo está unido por su interés la historia, pero que “aquí cada uno tiene su ideología”. Para poder realizar esta jornada se documentan durante todo el año y trabajan concienzudamente en el vestuario y el atrezzo. No están solos. El recreacionismo histórico es un fenómeno en ascenso, y el grupo está en contacto y colabora con asociaciones similares de toda España e incluso de otras partes de Europa.

Aunque hay a quien no le gusta que se revivan estos episodios tan dramáticos, desde el grupo señalan que también son muchas personas se emocionan con la representación, incluyendo a algunos de los últimos y escasos supervivientes de la guerra, personas hoy ancianas que vivieron aquellos acontecimientos siendo niños. Por si alguien no lo sabe lo dejan muy claro, “esto no es una comedia”, sino un proyecto que trata de ayudar a divulgar la historia de una manera diferente, más amena y participativa, pero detrás de la que hay un gran trabajo para que dar realismo a cada detalle. Este año el evento estuvo dedicado a Héctor García, uno de los miembros de la asociación fallecido de manera imprevista y prematura.

Fotos: David Aguilar Sánchez

 

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí