En Siero, ¿sin identidad propia?

Aquí, dicen algunas, no hace falta ni hay espacio para la ultraderecha, porque ese espacio ya lo ha ocupado la coalición de gobierno entre Cepi-Foro y la Fresneda

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Escribía recién, cono conocimiento de causa, un periodista astur como Paco Álvarez, sobre dónde está la izquierda italiana, en tiempos en que se avizora una debacle del progresismo y otro entronamiento de la derecha extrema el próximo domingo.

Las consecuencias serán nefastas no solo para las clases populares italianas, sino para toda Europa.

En método comparativo (que dicen las científicas) podría decirse “dónde está-que no se ve” la izquierda en el concejo de Siero.

Dónde y con qué preparativos (¿discretos y escondidos?) para confrontar un “modelo” bastante inédito de gobierno local, en el que la ausencia de ideología se pone al servicio de intereses empresariales (incluidos los extranjeros y las dádivas al multimillonario yanqui), y el pragmatismo más rancio pone a gobernar juntos a la derecha de Foro junto al supuestamente centrista Cepi (que no responde sino a intereses individuales aunque lleve las siglas históricas secuestradas del Psoe).

Tendríamos que tratar de actuar con honestidad para dar cabida, unitaria y sensata, a propuestas para salir de este atolladero.

Cuando, en palabras de un diputado en Madrid que proviene de la práctica sindical consecuente, como Agustín Moreno, estamos en un contexto en que “el verano de 2022 marca un antes y un después: olas de calor desconocidas, sequías feroces, macroincendios…, un fuerte acelerón del cambio climático. Una guerra larga en el corazón de Europa tras la invasión de Ucrania por Rusia, y las tensiones entre EEUU y China, reflejan una lucha por la hegemonía geoestratégica en el mundo de consecuencias últimas imprevisibles. Las inmediatas son crisis energética y económica, así como el abandono de la lucha por la descarbonización. Todo apunta a una recesión económica potente, desempleo, alta inflación y erosión del poder adquisitivo de la población, grandes movimientos migratorios, etc.

Si a lo anterior le añadimos el avance de la extrema derecha en EE.UU. y en Europa el panorama es inquietante. Y cuando la gente está entre el miedo y la ira y no ve alternativas claras puede pasar cualquier cosa. Son tiempos difíciles donde habrá que defender la democracia y el derecho a la existencia frente al neofascismo y a la avaricia de las grandes corporaciones.”

Aquí en Siero, dicen algunas, no hace falta ni hay espacio para la ultraderecha, porque ese espacio ya lo ha ocupado la coalición de gobierno entre Cepi-Foro y la Fresneda.

De manera que si Agustín dice que la barbarie y los bárbaros están a las puertas, en verdad en Siero la “reconquista” de libertad y democracia, es un paso que habría que dar ya.

Sí, se hace urgente y necesario propiciar y apoyar “un potente movimiento en defensa de los servicios públicos, del empleo de calidad, de salarios dignos. Demandas justas que deben recogerse en un programa con el compromiso firme de cumplimiento. Reforzar una conciencia civil y democrática y, finalmente, concluir en una propuesta electoral que sea común y pueda entusiasmar al electorado de izquierda que está más que harto de tanta división.”

¿Qué hemos hecho tal mal como para merecer esto, de un candidato como Cepi, de nuevo, a repetir y eternizarse en el ayuntamiento?

El candidato-Amazon, que ha derrochado toneladas de tinta ensalzando al multimillonario, pero ha negado apoyo a los trabajadores de Delcon-Amazon en huelga ante las puertas del Consistorio: “no puedo hacer nada”. Al mismo tiempo que “interpreta” haciéndose portavoz de la multinacional, por el incumplimiento de plazos tantas veces repetidos en los medios, de una empresa denunciada por apropiarse de  espacios donde maximizar beneficios aprovechándose de ayudas públicas, evasión de impuestos y abaratamientos salariales, e imposición de la precariedad en grado sumo.

Un personaje en funciones de alcalde al que se le ha comparado con el Don Friolera de Valle Inclán,  representado precisamente en el Auditorio de Siero este verano, que ha sido en-juiciado y sentenciado por agresión a un vecino en Lugones, al que desde su propio partido le acusaron de tener más patrimonio del declarado, que se fue a Israel para “contratar” negocios y para lavarle la cara sucia al apartheid, al que pillaron in fraganti en pandemia saltándose la normativa, con varios juicios perdidos de crematorios y gasolineras, pero que ninguno pagó de su bolsillo como debiera haber sido.

Un personaje que al contrario que todos sus predecesores hizo y hace gala de su insolidaridad extrema, fulminando la tradición de solidaridad y cooperación del Concejo de Siero, eliminando el prestigioso Premio internacional de derechos humanos, incumpliendo el reglamento de participación ciudadana vigente, y desde luego haciendo añicos la ley asturiana y la ley española de cooperación.

Un regidor que ha tenido mal trato misógino con funcionarias, con policías, con asociaciones, y que tuvo la “ocurrencia”  (para inri mayor…delante de la propia Maricuela) en el cementerio de Carbayín, de decir lo mismo que los fachas, que había que pasar página y olvido e impunidad de las masacres del franquismo.

Frente a ello, no resulta sencillo actuar, mucho más cuando desde el autonómico progresismo en el gobierno no se atreven con Cepi, aunque cada media hora deje en ridículo a Barbón.

Pero es necesario y perentorio para los meses que quedan, propiciar el diálogo, la confluencia, la sensatez de elaborar propuesta y compromiso para rescatar la identidad sierense, cohesionar voluntades y superar sectarismos, en aras de fortalecer y acrecentar las esperanzas de las clases trabajadoras en un modelo humano y solidario para estos tiempos en el concejo, en Asturias y en todo el estado.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí