“El cambio de posición del gobierno ha dañado más a España que a la causa saharaui”

Fatma el Medhi, Ministra de Cooperación de la República Árabe Saharaui, y Abdulah Arabi, representante del Frente Polisario en España, pasan revista a la situación del último territorio colonizado del mundo

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Fatma el Medhi nació en el Sahara cuando era colonia española. Con siete años huyó de su país rumbo a Libia, para volver a los campamentos de refugiados cuando tenía 12. Ahora es la Ministra de Cooperación de la República Árabe Saharaui y, durante diecisiete años estuvo al frente de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis. Junto a Abdulah Arabi, representante del Frente Polisario en España, está de gira por nuestro país dando a conocer las últimas novedades de un conflicto que dura ya casi medio siglo y que afecta al que, según las Naciones Unidas, es el último territorio del mundo pendiente de descolonización. Ambos atienden a NORTES en el local de la Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, en Gijón.

El enviado especial de la ONU para el Sahara acaba de regresar de su segundo viaje a la zona, ¿cuáles han sido sus impresiones y conclusiones sobre la situación del conflicto?

Abdullah Arabi: Es su segunda visita a los campamentos de refugiados. Se ha entrevistado con las autoridades en un intento de intentar entender la situación y conocer las impresiones de los países implicados de manera directa, también de Argelia y Mauritania. Ha tratado de ver las condiciones para convocar una negociación directa entre Marruecos y el Frente Polisario. Antes había estado en Marruecos con la intención de visitar los territorios ocupados del Sahara Occidental, pero no ha podido hacer esa visita porque Marruecos ha intentado imponerle una agenda totalmente distinta a la suya. Ahí empieza una fricción con Marruecos, porque lo que llevaba en su agenda no era del agrado de Marruecos.

Nosotros le hemos renovado nuestra predisposición total para cualquier proceso de negociación, siempre y cuando haya una buena voluntad por parte de Marruecos, haya seriedad por parte de la ONU y del Consejo de Seguridad, y una hoja de ruta bien trazada sobre lo que se va a hablar y se va a acordar. Le hemos recordado que tenemos experiencia de 29 años en la que hemos apostado por la vía pacífica, y no ha triunfado debido a la intransigencia de Marruecos, la complicidad y pasividad de las Naciones Unidas y, sobre todo, por el uso indiscriminado de los recursos naturales del Sahara Occidental para condicionar decisiones políticas de algunos países, como es el caso de España.

Creo que la visita refleja su interés por conocer no solo la opinión del Frente Polisario, sino de todo el pueblo saharaui. Ha visitado las instituciones del estado saharaui para conocer su estado de desarrollo político y democrático, y luego se ha entrevistado con el presidente saharaui, que le ha reiterado el compromiso del Frente Polisario de entrar en la vía pacífica, pero siempre manteniendo el factor de la lucha armada hasta que no haya garantías concretas sobre lo que se va a hablar. Sabemos que Marruecos no tiene esa voluntad y que va a intentar frustrar cualquier esfuerzo. A finales de octubre presentará su informe, y sobre la base de ese informe se renovará o no la continuidad de la misión de las Naciones Unidas para el Sahara Occidental. 

Fatma Mehdi: Según dijo, en Marruecos no pudo encontrarse con la sociedad civil, y eso es algo que él tiene anotado. En cambio, cuando vino a los campamentos, pudo estar con diferentes grupos y escuchar sus opiniones. Ha visitado algunos proyectos de medioambiente, algunas experiencias de cooperativas…El Polisario ha confirmado su posición y ha demostrado su apoyo a su trabajo, pero con la condición de tener una base clara, sobre todo mirando hacia la legalidad internacional. Lo único que pide el Polisario es que los saharauis puedan decidir sobre su futuro.

Abdullah Arabi y Fatma Mehdi FOTO: David Aguilar Sánchez

El representante saharaui ante la ONU, Sidi Omar, dijo hace poco que España ha pasado de “ser un actor que pueda contribuir de modo positivo a un actor que ha creado más problemas para el proceso de descolonización”. ¿Se ha perdido la confianza en España, si es que alguna vez la hubo?

AA: El Frente Polisario ha dejado claro que esa decisión, en primer lugar, rompe una tradición en la política exterior española; se desmarca del derecho internacional-porque se inclina por una opción planteada por una de las partes, que es Marruecos- y, por ende, se autoexcluye automáticamente de cualquier posibilidad de mediación o de fomentar los esfuerzos del enviado especial de la ONU. Es llamativo que el enviado especial se ha desplazado a la zona sin el uso del avión que suele ofrecer el gobierno español, y esa creo que es la mejor demostración de que España ha quedado excluida de cualquier posibilidad de mediación. Es lamentable que sea así, porque España es la potencia administradora del territorio y no puede ser parte de esta situación que vive el pueblo saharaui desde hace 47 años y no formar parte de la solución. Ha quedado autoexcluida por sus propias decisiones, y creo que las Naciones Unidas se lo han mostrado.

¿A qué piensan que se debe ese cambio de postura de España?

AA: Es consecuencia de una política de chantaje, manipulación y extorsión por parte de Marruecos. Para ello han utilizado descaradamente vidas humanas, como se pudo ver con los flujos migratorios. Se ha utilizado el saqueo de los recursos naturales del Sahara Occidental para condicionar esos posicionamientos políticos, y es consecuencia de una política de presión a la que el gobierno de España ha accedido. Eso, lejos de buscar soluciones al conflicto, lo complica aún más. Aleja la posibilidad de la paz y la estabilidad en el norte de África; y no es estratégica, porque complica más el tema energético para España, pues tiene relaciones prácticamente rotas con Argelia, que es un socio energético de suma importancia para España y para la UE en estos momentos. Los flujos migratorios se pueden reducir en un momento determinado, pero no se resuelven, y las reivindicaciones de Marruecos sobre las plazas españolas va a continuar. Por lo tanto, nadie se explica en qué ha consistido este giro radical, salvo que es consecuencia del chantaje de Marruecos.

“El cambio de postura de España sobre el Sahara es consecuencia del chantaje y la extorsión de Marruecos”

¿Cómo ha cambiado la situación en el Sáhara desde el cambio de postura de España al respecto?, ¿sienten que se ha recrudecido la represión y que Marruecos se siente respaldado para continuar con su política de ocupación? 

AA:Ni la postura de Trump ni la decisión del gobierno de España van a cambiar la naturaleza política y jurídica del conflicto del Sahara. Sigue siendo un proceso de descolonización en la agenda de las Naciones Unidas que solo es posible resolver mediante el ejercicio del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia. Es la única forma de acabar con este proceso.

Lo más triste de la decisión del gobierno de España es que se hace en un momento de recrudecimiento brutal de las violaciones de los Derechos Humanos en la parte ocupada del Sahara por parte de Marruecos. Y España no se ha interesado ni los ha denunciado, cuando plantea que los Derechos Humanos son el vector principal de la política exterior española. En el Sahara Occidental no es así y nunca lo ha sido ni lo será, porque Marruecos no lo va a permitir.

FM: Ese cambio de posición ha dañado más a España que a la causa saharaui. Marruecos, siguiendo lo que ha pasado con España, ha intentado hacer lo mismo con otros países africanos y de América Latina y, gracias a los principios de estos países, no ha logrado hacerlo. Lo intentó con Kenia o con Perú, pero esos países han reafirmado su buena relación con la República Árabe Saharaui y su derecho a la autodeterminación.

El pueblo español sigue apoyando el derecho a la autodeterminación del Sahara a pesar del cambio de la posición de algunos líderes del PSOE-no podemos decir que todos, porque hay muchos luchadores que están apoyando a la causa saharaui que son de ese partido. Eso lo demuestran todas las actividades que podemos ver: recibimiento a niños saharauis, las manifestaciones y actividades políticas…es una demostración del compromiso político de los ciudadanos españoles. Esto no ha afectado a esa solidaridad y a ese compromiso. Contamos con que ese compromiso que vemos en los ciudadanos y en algunos gobiernos regionales pueda cambiar la posición del gobierno español.

Fatma Mehdi FOTO: David Aguilar Sánchez

¿Ha cambiado algo la situación económica desde que se dictaminase la ilegalidad de los acuerdos agrícolas y de pesca que permitían a Europa beneficiarse de la ocupación del Sáhara por parte de Marruecos?

AA: Es una sentencia histórica y para nosotros muy importante, porque invalida los acuerdos entre Marruecos y la UE por incluir los recursos naturales de la parte ocupada del Sahara Occidental. Eso no solo afecta a los trabajadores saharauis, sino también afecta en el campo en España, en Francia y también a los pescadores de una manera directa, porque en esos acuerdos muchas empresas europeas, particularmente españolas, se benefician de ellos por ser ilegales. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, al anular esos acuerdos, deja en entredicho a esos países que negocian de una manera ilegal con Marruecos unos recursos que pertenecen únicamente al pueblo saharaui. Es una sentencia que está recurrida por parte de la Comisión Europea, pero entendemos que fue una sentencia muy clara y nítida en la que exige que cualquier acuerdo económico entre Marruecos y la UE que incluya los recursos del Sahara debe contar con el consentimiento del pueblo saharaui a través de su representante, el Frente Polisario. Lo que están intentando Marruecos y algunos países, entre ellos España, es crear una confusión haciendo ver que el Frente Polisario no es el único representante del pueblo saharaui. Pero la ONU reconoce al Frente Polisario como representante del pueblo saharaui. Por tanto, confiamos en que ese recurso no va a prosperar y se van a anular esos acuerdos económicos y los países europeos deberán negociar con el Frente Polisario para cualquier acuerdo que incluya los recursos naturales del Sahara Occidental.

“Marruecos está utilizando ilegalmente drones contra el ejército y contra civiles saharauis”

¿Cómo es la situación bélica en estos momentos? Dicen que la vía pacífica se ha demostrado que no es posible, y que el Frente Polisario no piensa renunciar a la vía armada por el momento

AA: Llevamos desde finales de 2020 en esa guerra. Marruecos intenta ignorarla y silenciarla, pero nosotros hemos llevado a periodistas al terreno para comprobar que existe esa guerra, y que intenta escalar hacia una intensidad más alta. Las Naciones Unidas, con esas visitas, intenta conseguir alguna forma de pararla. Nosotros no somos un pueblo que amemos la guerra. Pero es una opción que nos otorga el derecho internacional, la de defender nuestros derechos legítimos mediante la lucha armada. Aunque también hemos dicho que estamos dispuestos a entrar en una dinámica de paz siempre y cuando se permita al pueblo saharaui decidir lo que quiere ser. La comunidad internacional ha fracasado al no imponerle la aplicación de un plan de paz a Marruecos. Nosotros seguimos aferrados a la vía pacífica, pero dejando claro que seguimos con nuestra lucha para conseguir libertad e independencia.

FOTO: David Aguilar Sánchez

¿Hay alguna estimación de las víctimas desde que se reanudase la guerra a finales de 2020?

AA: La guerra está en una fase de hostigamiento entre los dos ejércitos. Marruecos utiliza drones. Lo que más nos preocupa son los asesinatos de civiles, y no solo saharauis, sino también argelinos y mauritanos, por parte de los drones marroquíes. Marruecos stá utilizando drones en una guerra de la que niega la existencia. La legislación internacional prohíbe el uso de drones en guerras que no sean declaradas públicamente, y Marruecos lo está haciendo. Esto entra dentro del chantaje que hace a la comunidad internacional, que son los que le venden ese armamento y, por lo tanto, su uso indiscriminado contra el ejército saharaui y contra civiles pasa desapercibido y nadie lo denuncia. Las cifras de los civiles muertos desde entonces supera las 20 personas.

FM: Son civiles que viven en la zona ocupada o que tienen ganado. Antes de la guerra hubo algún proyecto para retirar el campo de minas, y se limpió buena parte, pero ahora ya con la guerra eso ha quedado abandonado.

Hablaba antes Fatma de una serie de proyectos medioambientales y cooperativas que funcionan en los campamentos…

FM: Dentro del trabajo de la República Saharaui hay proyectos que se trabajan con el Ministerio de Medio Ambiente, como son talleres de reciclaje de plásticos para hacer mesas, sillas y cubrir algunas necesidades. Hay otros proyectos de fábricas de jabón, productos de limpieza y otras cooperativas de mujeres sobre tejidos, pintura, para teñir ropa…

“España nunca ha denunciado las violaciones de Derechos Humanos en el Sahara”

¿Qué hay de la situación de las mujeres en los campamentos de refugiados y en la sociedad y cultura saharaui?

FM: Ha sido un tema prioritario para el Frente Polisario. La creación de una organización de mujeres nunca ha sido una demanda de las mujeres, ha sido una política del Frente Polisario, como lo es la unión de jóvenes, de trabajadores y otros grupos, para permitirles participar en el proceso.

Para nosotras el proceso de liberación del Sahara debe combinarse con la lucha por los derechos humanos y de las mujeres. Y ha sido siempre una lucha combinada, y creo que gracias a esa política las mujeres saharauis tienen un papel muy importante, en los campamentos e incluso a nivel africano. Hemos tenido diferentes papeles: ha habido una mujer saharaui que fue presidenta del parlamento africano; yo he sido vicepresidenta del brazo de la sociedad civil de la Unión Africana. En los campamentos esa participación se ha aumentado a nivel institucional. En 2004 fue creado un Ministerio de Asuntos Sociales y Emancipación de la Mujer. Esa presencia ha aumentado en el último congreso del Polisario, que fue en 2019, donde se acordó crear un Consejo Nacional de las Mujeres Saharauis.

Ahora, con la guerra, también hay centros de mujeres que están reivindicando su formación militar como un derecho. Están recibiendo formación militar, a pesar de que hacer la mili nunca ha sido una obligación ni de hombres ni mujeres, pero hay mujeres que han querido formarse en ese ámbito y tienen esa oportunidad de aprender.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí