Desaparece el vídeo de Jose María Figaredo hablando para la asociación de ex colegiales del Elías Ahúja

El diputado asturiano de Vox fue residente del elitista colegio mayor, investigado por las amenazas machistas de su alumnado.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Gritos machistas, acoso, cánticos y saludos nazis… Está claro que el Colegio Mayor Elías Ahúja educa en valores. Otra cosa es que estos valores no sean precisamente los más edificantes en una sociedad democrática y que aspira a la igualdad social y de género.

Religioso, de carácter privado y exclusivamente masculino, enviar a un hijo al Elías Ahuja no está al alcance de todos los bolsillos. Las habitaciones, todas ellas individuales, con ducha y baño, cuestan 1.190 euros al mes. Es decir, un curso completo en el colegio, los nueve meses, cuesta a una familia 10.710 euros más una inscripción de 450.

Como buena institución de las elites sociales el colegio inculca un sentimiento de hermandad y autoapoyo a sus ex alumnos de cara a su vida adulta. La inversión familiar en educación privada, ya lo sabemos, no es una inversión en mejor educación, sino en mejores contactos. Redes sociales y amistades para obtener tras los estudios mejores empleos y posición social.

“Los valores que compartimos en el Colegio Mayor Elías Ahúja llegan a impactar en la sociedad a través de nuestro desarrollo humano y profesional” se dice en la web de ex alumnos del colegio, que tiene su propia asociación para favorecer esa identidad “ahúja”. Entre sus actividades, “afterworks”, entrevistas a ex colegiales de acto impacto social, como José María Figaredo, hoy diputado de Vox por Asturies, y un encuentro anual que incluye misa, barbacoa y “sobremesa con pocha y mús”.

Algunos de los ex “ahújos” han llegado muy lejos en la vida empresarial y política. Por la institución pasó un joven Pablo Casado que escribía por entonces un artículo de “humor” en la revista del colegio definiendo a los “ahújos” como “una especie bastante evolucionada, con una masa craneoencefálica muy superior a la de otras manadas colindantes… es característico en él, por un lado, su anormal desarrollo hepático, que constituye una peculiar inmunidad a la ingestión de sustancias alcohólicas, y, por otro, la patente superioridad pélvica y genital con respecto a otras especies rivales”.

Lo destapó el periodista Antonio Maestre en un artículo en La Marea que hoy vuelve a estar de actualidad al conocerse el vídeo en el que se ve el tipo de valores en los que viven envueltos los jóvenes de clases altas que habitan el colegio.

Retuit de Jose María Figaredo desde su cuentra

Aunque la solidaridad de grupo sea uno de los rasgos del espíritu “ahújo” nadie quiere hoy “suicidarse” en las redes disculpando o defendiendo las “bromas” y “tradiciones” de los colegiales que gritan a las colegialas de otro centro vecino “Salid de vuestras madrigueras como conejas…Somos los ahújos, somos los mejores y siempre ganamos”. El vídeo de Jose María Figaredo en la web de la asociación de ex alumnos ha desaparecido misteriosamente y la página ya no se encuentra. El diputado ultraderechista no obstante no ha podido reprimir un retuit del mensaje de otra cuenta, Capitan Bitcoin, que atribuye a una conspiración el hecho de que se haga hoy público el escándalo del colegio mayor.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí