Juan Mayorga: “El lenguaje es el asunto moral y político por excelencia”

El académico de la RAE y ganador de varios Max, es el tercer dramaturgo en ser galardonado con el Premio Princesa de Asturias.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

El dramaturgo Juan Mayorga, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2022, ha afirmado este lunes en un acto ante 1.200 miembros de clubes de lectores que “el lenguaje es el asunto moral y político por excelencia”.

El teatro de Laboral Ciudad de la Cultura, en Xixón, ha sido el escenario en el que Mayorga ha mantenido un encuentro directo con los lectores, ante los que ha reivindicado la literatura escrita para ser representada como un arte que tiene la capacidad de trascender su propia estructura y convertirse en vida.

El autor de obras como “Siete hombres buenos” o “Más ceniza”, que ocupa el sillón M de la RAE, ha diferenciado la literatura de la dramaturgia con la representación en los escenarios.

Un momento del acto. Foto: Fundación Princesa de Asturias

Ha coincidido con la idea expresada por el escritor Jorge Luis Borges, que definió al teatro como un pacto de fingidores, en el que alguien finge ser lo que no es y otro finge que se lo cree.

Mayorga, que fue presentado en el acto por el catedrático de la Universidad Complutense Emilio Peral, ha dicho que aspira a “hacer un teatro peligroso, que asuste a los pusilánimes”.

El tercer dramaturgo galardonado con los premios de la Fundación asturiana después de Francisco Nieva, en 1992, y Arthur Miller, en 2002, ha afirmado que intenta hacer un teatro de catástrofe, entendida no como algo malo sino como un encuentro intimo con la belleza.

El autor ha dicho que en toda su obra ha buscado transformar al espectador, hacer que reflexione sobre las zonas grises que existen entre el bien y el mal.

A este respecto, ha expuesto que, en general, los espectadores suelen identificarse con las víctimas, sin cuestionar el punto de vista o las razones del victimario, y entre unos y otros hay una zona gris que se debe explorar.

Mayorga ha admitido que pone nerviosos a editores, críticos y traductores con constantes reescrituras de sus obras, pero las ha justificado en su obsesión por la perfección.

“Soy limitado pero también ambicioso y por eso busco la excelencia”, ha dicho.

Mayorga ha recordado que por lo menos hay dos versiones distintas de “La vida es sueño”, de Pedro Calderón de la Barca, y varias de “Hamlet”, de William Shakespeare.

El dramaturgo ha defendido la crítica que se hace con lealtad, al considerarla como una hermosa forma de amistad, y ha afirmado que “el teatro solo sucede en la imaginación de los espectadores”

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí