Los vecinos de Ventanielles ven una persecución contra varios colectivos en la amenaza de desalojo de Los Ríos

Consideran que al bipartito le molesta "que haya gente como 'Salvemos La Vega" que se reúna en el centro vecinal de este barrio ovetense

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

En el Centro Vecinal de Los Ríos vienen reuniéndose más de una treintena de colectivos y agrupaciones desde 2019, cuando el tripartito, con especial impulso de Somos, puso el local en manos del vecindario. Precisamente, la asistencia de grupos como “Salvemos La Vega” y otros opuestos a la gestión del actual gobierno bipartito (PP y Cs) es, según los usuarios, el motivo por el que el Ayuntamiento pretende desalojar el espacio: “Al gobierno no le gusta que la gente se organice”.

Así lo afirma Fernando Ibáñez, secretario de la Asociación Vecinal Nuevo Ventanielles, muy activa en el local. Lo hace desde que en 2019 Ana Taboada “entregara las llaves con el objetivo de que se abriera a todo el mundo”. Y así se hizo, pasando por allí a desarrollar sus actividades colectivos tan variados como el Club Ajedrez Oviedo 93 o el de mujeres gitanas, así como equipos ciclistas y asambleas activistas. También se organizan cursos, talleres, fiestas infantiles y proyecciones de cine. Incluso la anterior candidata del PP regional en las pasadas elecciones, Teresa Mallada, hizo uso de las instalaciones.

“Cuando empezamos a usarlo justo se dio el cambio de gobierno y esto nunca gustó. Al principio era indiferencia, pero con la pandemia ya se percibió que no querían que volviéramos a abrir”, resume Ibáñez. Argumenta el representante de la Asociación Vecinal Nuevo Ventanielles que, una vez comenzaban a relajarse las restricciones por la pandemia, “no nos autorizaban a abrir, ni con protocolo, ni sin protocolo, mientras otros espacios sí que funcionaban”.

Asamblea vecinal en el barrio de Ventanielles.

Decidieron presentar un recurso y algunos emisarios acudieron al Ayuntamiento a tratar de conseguir que se les permitiera abrir. Sin embargo, esto no surtió efecto.

El bipartito incluso llegó a proponer “que Protección Civil empleara el espacio, pero ni ellos mismos querían”. Al final el colectivo vecinal volvió a poner en marcha el centro, ante las “críticas” por parte del gobierno local.

El punto álgido de un conflicto que llevaba varios años cociéndose llegó cuando trascendió que el Ayuntamiento colocará las oficinas del Palacio de los Deportes en el local durante, al menos, diez meses. Justo coincidiendo con las obras de remodelación que se pretenden hacer en el recinto. Esto, a pesar de contar el Consistorio con un gran local vacío en la zona muy cercana de El Palais.

Los vecinos, que gestionan el local, y se encargan de su limpieza, se reunirán en los próximos días para decidir cual será la respuesta a la decisión municipal, pero Ibáñez da por seguro que presentarán recurso. No sería la primera vez que la movilización vecinal consigue frenar un intento de desalojo de este espacio. La primavera pasada ya frenaron otra amenaza de desalojo.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí