La denuncia de un pastor evangélico originó la macroperación policial contra el retiro de ayahuasca en Tuilla

El predicador, que seguía la pista del supuesto chamán desde que su hermana participó hace tres años en uno de sus retiros, alertó a la Policía en cuanto supo que iba a volver a España

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

El origen del gran despliegue policial que irrumpió en una vivienda de Tuilla para descabezar a una supuesta secta chamánica está en la denuncia de un predicador evangélico. Este religioso es el hermano de una mujer que, hace tres años y medio, participó en uno de los retiros organizados en España por el supuesto “chamán”, un ciudadano sueco que reside en Venezuela y que es la única persona que está siendo investigada después del registro por un presunto delito contra la salud pública.

“Dicha participante dejó la medicación psiquiátrica poco antes de acudir al retiro”, explica Òscar Palet, abogado de la defensa, “y al tiempo una recaída y al ocuparse de ella su hermano hizo que la medicaran”. Según dicho predicador evangélico, cuya religión tiene un largo historial de enemistad con las costumbres indígenas por considerarlas demoníacas, este “chamán” manipulaba y controlaba mentalmente a sus participantes.

Por ese motivo, y tras estar siguiéndole la pista al “chamán” durante largo tiempo, acudió a denunciarle a la Policía Nacional como líder de una secta en cuanto supo que este individuo iba a visitar de nuevo España. La propia policía, en la nota de prensa sobre el operativo, informa de que “esta colaboración se produjo a través del correo electrónico habilitado para la comunicación relacionada con este tipo de hechos: sectasdestructivas@policia.es”.

Palet, sin embargo, niega tajantemente que se trate de una secta. El abogado asegura que este “chamán”, supuesto líder, “ni siquiera el mismo viene de forma regular a España, siendo su última visita hace 3 años, y no tiene una estructura estable, red organizada o propiedad alguna en España, siendo que la mayoría de los detenidos que asistieron a su retiro ni siquiera se conocían previamente, ni practican mayor culto que asistir a un retiro, por lo que ni existe secta ni grupo organizado que desarticular, ni las personas procesadas han hecha nada ilegal, más allá de ejercer su derecho constitucional a la reunión pacífica y si acaso a la libertad de creencias”.

El letrado catalán solicitó el pasado viernes la nulidad de actuaciones por las presuntas irregularidades cometidas por la Policía Nacional durante el registro. Según Palet, “la policía solicitó de forma incompleta la Orden de Entrada y Registro al Juzgado de Instrucción ya que la finca a la que accedieron tiene dos referencias catastrales y propietarios distintos, solicitándola solo para una de las referencias catastrales, pero accediendo a las dos”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí