El atestado policial de la redada contra la “secta de la ayahuasca” reconoce que las sustancias requisadas no son ilegales

Ni el yopo ni la ayahuasca están sometidas a fiscalización alguna en España

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

La Policía Nacional aseguró a los medios que había empleado “varias semanas de investigación” para preparar el golpe. La operación la dirigió la Unidad Central de Estupefacientes, en Madrid, y desde la capital de España vinieron los policías que participaron en ella. En los días anteriores, los vecinos de la zona advirtieron un movimiento inusual de personas, e incluso drones vigilando desde el aire. Era viernes, 30 de septiembre de 2022, y, cuando ya había oscurecido, en torno a medio centenar de agentes con casco, escudos y arietes de mano, irrumpieron en una vivienda privada en Tuilla (Langreo) para desbaratar a una supuesta secta en la que se estaban consumiendo drogas.

Las diecinueve personas que estaban en la casa en ese momento sufrieron un registro, “arbitrario y violento” según Òscar Palet Santandreu, abogado de la defensa, que duró cerca de ocho horas. Cuatro de ellas pasaron dos días en el calabozo. Tres de ellas fueron puestas en libertad sin cargos. A una cuarta, el supuesto “chamán” que oficiaba la ceremonia, se le ha retirado el pasaporte y se le ha imputado un delito contra la salud pública.

No obstante, el atestado policial de la operación, fechado en los días inmediatamente posteriores a la misma, asume que las sustancias requisadas en el registro (yopo y ayahuasca) no son ilegales ni están sometidas a fiscalización alguna en España. Sobre el yopo se puede leer en el documento que no está “controlado por la Convención única de 1961 sobre Estupefacientes ni por el Convenio de Sustancias Sicotrópicas de 1971”.

Respecto a la ayahuasca, unas páginas más adelante escriben los agentes que “la Junta Internacional de Estupefacientes (JIFE) tras ser consultada por las Autoridades Españolas en relación a la fiscalización de la “ayahuasca” concluye que no se encuentra fiscalizada a nivel internacional o nacional”.

Para el abogado de la defensa, “esto implica que las autoridades conocían perfectamente que las supuestas sustancias ilegales ni son ilegales a nivel internacional ni en España”. De hecho, sostiene Santandreu, no existe “sola condena en España en la amplia jurisprudencia sobre su uso, posesión o tráfico, a excepción de un acuerdo con fiscalía para un caso de importación de ayahuasca”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí