Surfeando sobre la gran ola del Festival Internacional de Cine de Xixón

Arranca la sesenta edición del FICX con la exhibición de más de 100 películas, entre ellas una retrospectiva de la actriz y cineasta Elina Löwensohn.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

Son seis décadas programando cine. Probablemente, si sumáramos todos los rollos de celuloide que han sido proyectados en las salas de Gijón, se podría envolver el planeta unas cuantas veces con él. El Festival Internacional de Cine de Xixón cumple su 60º aniversario sin dejar de cumplir una cita ineludible con los cinéfilos que aspiran a conocer el cine menos comercial, antema del meanstream, al tiempo que Gijón se convierte en la plataforma que puede lanzar la carrera y el nombre de algunos de los cineastas más relevantes del nuevo cine de autor.

Imagen de “Mónica” de la cineasta Andrea Pallaoro.

Para celebrar un aniversario tan redondo, el equipo comandado por Alejandro Díaz Castaño y Fran Gayo ha previsto, desde hoy y hasta el día 19 de noviembre, la exhibición de más de 100 películas repartidas en tres secciones oficiales, Retueyos, Albar y Tierras en trance. A ellas se suma la nutritiva selección que en Esbilla se realiza del cine más sobresaliente exhibido en otros festivales internacionales a lo largo de este año. La ola cinematográfica coge más fuerza aún con tres retrospectivas dedicadas a las directoras Elina Lówensohn, Patricia Mazuy y Lur Olaizola. El reconocimiento que tiene el cine infantil y juvenil con la canónica sección Enfant Terribles integra en esta edición una docena de películas que nos recuerdan los orígenes del festival y ponen en valor un género pensado para pequeños y adultos. Y por si aún tenemos tiempo, el FICX incluye la presentación del último trabajo de Doctor Explosión, Superioridad moral, Fee Reega o Microbombo, el último proyecto en el que está enfrascado De Pedro que darán color musical a las noches de noviembre a través del Gijón Sound Festival. Por si eso fuera poco, también habrá espacio para toda una serie de encuentros profesionales que congregarán a una gran parte de la industria cinematográfica actual a través de las jornadas FICX Pro y Semilleru, sin renunciar a la cita entre creadores y público que completan una programación intensa y desbordante.

Se necesitan más de 24 horas del día para disfrutar a pleno rendimiento de cada jornada, Para surfear la sexagésima ola del FIX ofrecemos a continuación una guía en la que se incluyen las películas que no debería perderse nadie.

Armageddon Time. El regreso de James Gray. Si hay un director que ha retratado el Nueva York inmigrante y judío, es el director norteamericano James Gray que, después de hacer un desvío hacia el cine de aventuras con La ciudad perdida Z, o la ciencia ficción con Ad Astra, retoma el viejo tema de las identidades familiares, siempre presente en sus primeras películas de corte neonoir como Little Odesa, Yards: la otra cara del crimen y La noche es nuestra. En esta ocasión, Gray inaugura el FICX con un relato neoyorquino construido con los mimbres de su propia infancia, acompañado por la actriz Anne Hathaway y los actores Jeremy Strong y Anthony Hopkins. Entre los tres, tejen una historia que transcurre en el Nueva York de los años 80 que se remonta al pasado judío de la propia familia Gray, superviviente del Holocausto.

“La mujer de Tchaikovski” del ruso Kirill Serebrennikov.

Un Tchaikovski gay. El cine de la disidencia cobra relieve con el director disidente ruso Kirill Serebrennikov quien, tras optar a la Palma de Oro en Cannes, llega al FICX con una historia que no pudo ser rodada hace diez años por la prohibición expresa del Gobierno de Rusia. La mujer de Tchaikovski afronta la vida matrimonial del compositor con la joven Antonina MIliukova, un matrimonio de interés que desvela a un creador homosexual, oscuro y desquiciado. Una película opresiva, trágica y funeral, como lo fue el matrimonio de Tchaikovski, que atenta contra el orgullo nacionalista ruso y la homofobia del gobierno de Putin.

La novelista y Walk up de Hong Sang.-Soo. El director surcoreano, autor de la aclamada Lo tuyo y tú, regresa al FICX para dar cuenta de sus dós últimos trabajos. La novelista es una película galardonada con el Oso de Plata de la Berlinale que relata la vida de una escritora en busca de una salida a su última crisis narrativa. Cine de diálogos, de silencios y de la sencillez para dibujar personajes que desbordan los límites de la pantalla. En Walk up descubrimos el reverso de La novelista, la historia de Kwon Haehyo, trasunto del propio director, quien acompañado de su hija, visitará a una vieja amiga con la que explorará el sentido de la amistad, el optimismo y el paso del tiempo.

Doble sesión con Ulrich Seidel. El FICX incluye un díptico firmado por el polémico director alemán Urilch Seidel, compuesto por dos títulos, Rímini y Sparta. La primera, estrenada en la Berlinale, se proyectará en la sección oficial, y nos pone en la piel de un cantante venido a menos con tirón entre las mujeres maduras que verá como sus prejuicios raciales le colocan en más de una situación comprometida. Sparta, estrenada en San Sebastián, incluida en la sección Esbilla, fija la atención en la historia de su hermano, enfrascado en convertir una vieja escuela en una fortaleza. Bajo una trama absurda, la cinta trata de desvelar los viejos monstruos que ha construido Europa abandonando a su suerte a los jóvenes a una suerte de cárcel digital.

Maria de Medeiros en “Ordem Moral” (2020)

Godard-Golestan. Será una despedida final, la última visita a un Godard que se prestó a protagonizar junto al director iraní Ebrahin Golestan, Á vendredi, Robinson, una película espistolar cuya directora, Mitra Farahani, logró convertir en testamento vital del director francés recientemente fallecido. La proyección será un homenaje, una reivindicación del sentido revolucionario del cine y de su lenguaje y una hermosa mirada del FICX hacia sí mismo, que siempre ha estrenado las películas del director de Banda aparte en las dos últimas décadas.

Medeiros, Pedro Costa y Albert Serra. El FICX celebra su 60º aniversario con varios pases especiales. María de Medeiros, el rostro del cine indie americano de los 90, recibirá el Premio Especial de esta edición y mantendrá un encuentro para el pase de su película Aos Nossos Filhos, que consolida a la cineasta portuguesa como una directora capaz de expresar con la cámara las mismas emociones que llevó al teatro a la hora de tratar esta historia de madres e hijas lastradas por las cargas del pasado. El portugués Pedro Costa, habitual del Festival que le dedicó una retrospectiva en 2000, llega con la versión restaurada de O sangue, su opera prima, una película que anticipa un estilo pausado, especialista en la lírica de la lentitud. Finalmente, Albert Serra estrenará Pacifiction, su última película, candidata a los Premios del Cine Europeo, con la que pretende hacer una provocadora reflexión sobre la naturaleza del poder y el neocolonialismo en la isla de Tahití.

Elina Löwensohn o el nuevo cine independiente americano. Irrumpió como una figura colateral en las películas de Hal Hartley. Tenía algo de musa francesa, de actriz capaz de mirar con descaro a la cámara y replegarse en una seductora introspección. Vivió un momento de gran explosión creativa, cuando Tarantino, Alexandre Payne, Harley o Solondz comenzaron a ocupar la atención de Sundance, Cannes, San Sebastian o Gijón en la primera década de los 90. Hoy es la partner in crime del realizador francés Bertrand Mandico. Entre Simple Man de Hal Harley y la película gala Ultra Pulpe han pasado casi 30 años de historia del cine americano y europeo que serán revisitados a través de una completa retrospectiva sobre la actriz y realizadora Elina Löwensohn, testigo y protagonista de tres décadas de cambios en la forma de mirar, contar y hacer el cine.

Elina Löwensohn en “Amateur”

Cine de la memoria. El FICX realiza este año, y ya es marca de la casa, un itinerario por la memoria histórica a través de una selección de películas repartidas en diferentes secciones. Desde A mano armada de Omar Tuero y La sombra de José Vitini de Alberto Vázquez García, en Esbilla, pasando por Hilos de Tito Montero en la Seccion Oficial, Contracampos de Ramón Lluis Bande en la sección oficial de cortometrajes, hasta 1939 de Juan Villa, 8 filmes sobre la guerra de Pablo CasanuevaVas a ser mi memoria siempre de Marina Munarriz, integradas en la sección Asturias Curtiumetraxes.

El género en disputa.  Finalmente, el Festival realiza un recorrido por las películas que este año han fijado el foco en la transexualidad. Andrea Pallaoro con su film Mónica, el cineasta revelación colombiano Theo Montoya (Son of Sodom) con su espectacular largometraje debut Anhell69, que triunfó en la Semana de la Crítica de Venecia alzándose con tres premios o Soy niño de la directora chilena Lorena Zilleruelo competirán en la sección oficial abordando la identidad sexual desde el drama familiar, el cine de vampiros punk o la Bildungsroman

Estas son algunas sugerencias para una edición que confirma el buen estado de forma del Festival Internación de Cine de Xixón y su genuino compromiso con nuevas y viejas miradas que han conformado el cine independiente y de autor, desde la transgresión más arriesgada a la virtuosismo más clásico.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí