“Amazon fomenta la rotación de trabajadores para que no se organicen sindicatos”

El periodista Alec MacGillis disecciona el inmenso poder que ha acumulado Amazon en EE.UU y sus fatales repercusiones sociales, laborales y económicas

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Acaba de conocerse la noticia. Según adelanta The New York Times, Amazon planea despedir a 10.000 trabajadores en todo el mundo, lo que representa cerca de un 3% de su plantilla. No se sabe hasta qué punto esto afectará a la apertura de un gran centro logístico de Amazon en Bobes (Siero) que, tras posponerse su inauguración en varias ocasiones, ahora parece que será a finales de 2023. En realidad, no se sabe demasiado sobre nada que tenga que ver con Amazon, y no es por casualidad. Tal vez uno de los mayores conocedores del modus operandi de la empresa sea el periodista americano Alec MacGillis, colaborador de The New Yorker y en la fundación ProPublica. En Estados Unidos de Amazon. La historia del futuro que nos espera (Editorial Península), MacGillis disecciona las consecuencias sociales, económicas y laborales que ha tenido en su país la llegada de esta “nueva era del monopolio” encabezada por la empresa de Jeff Bezos.

Dice que su intención era escribir un libro sobre la desigualdad territorial en EEUU, pero al final le fue saliendo un libro sobre Amazon, ¿qué relación guardan ambos fenómenos?

Mi objetivo inicial era escribir sobre la desigualdad territorial, que ha empeorado mucho en América, como he podido ver en varios años viajando por el país. Con la victoria de Trump en 2016 quedó claro cómo de destructivo era este fenómeno que producía tanto resentimiento y eran tan tóxico para el país. Pensando en cómo contar eso en un libro, acabé usando a Amazon como un marco, como la metáfora de en qué nos estamos convirtiendo como país. Amazon está contribuyendo a acelerar esa gran brecha en riqueza que hay en Estados Unidos. Antes, había empresas repartidas por todo el país, pero ahora, en esta nueva era del monopolio, se están concentrando en unas pocas ciudades en las que están ubicadas las tecnológicas. Todo el comercio y toda la prosperidad que había en el país se están concentrando en ciudades como Seattle o Washington, donde estas grandes empresas tienen sus sedes.  

Amazon va a instalar un centro logístico en Asturias, una región con una larga tradición industrial, ahora en decadencia económica, perdiendo empleo y población, ¿es casualidad que Amazon elija una región con estas características para instalar un gran centro?

De ningún modo, es exactamente lo que busca Amazon en América. Muchos de los municipios de los que hablo en el libro, los que ahora acogen grandes centros logísticos de Amazon, fueron en el pasado ciudades industriales. Un ejemplo es la ciudad de Dayton, en Ohio, que fue un gran polo de innovación industrial desde principios del siglo XX. Era como el Silicon Valley de su época, pero luego pasó unos años terribles y perdió muchísimo empleo. Ahora se ha reconvertido, porque no le ha quedado otro remedio, en un lugar especializado en logística: almacenes, embalajes…Otro ejemplo es Baltimore, donde vivo, que fue uno de los mayores centros de producción de acero del mundo. Ahora las mismas naves que acogían la siderurgia están ocupados por centros logísticos de Amazon. 

Amazon se fija en estos lugares, principalmente, porque son lugares que están desesperados por conseguir empleo, y las autoridades locales están dispuestas a ofrecer subvenciones o rebajas fiscales para que la empresa se instale allí. Ofrece empleos de baja calidad, pero las administraciones pueden presentarlos como un logro tras muchos años de pérdida de empleos. Son zonas más baratas, con disponibilidad de mano de obra poco cualificada, quizás también localizadas cerca de grandes autopistas, pero el principal atractivo para Amazon es la desesperación de la economía local.

Pintada en el almacén de Amazon en Siero FOTO: Luis Sevilla

¿Cómo afecta la llegada de Amazon a una región? A su comercio local, a su tejido empresarial, a su empleo…

En primer lugar, tener un almacén de Amazon cerca hará que su reparto sea mucho más rápido para los consumidores de la zona, lo que supondrá una mayor presión para los negocios tradicionales que tendrán que competir con Amazon. 

Respecto al empleo, Amazon ofrecerá cientos o miles de puestos de trabajo. Pero sospecho, al menos eso es lo que sucede en Estados Unidos, que de ningún modo esos trabajos están pensados para sostener a una familia o a una comunidad. En América ahora pagan un poco más, gracias a la presión de los sindicatos, pero son trabajos repetitivos, agotadores y poco satisfactorios. La gente los deja casi de inmediato. Hay una gran rotación de trabajadores en los centros logísticos de Amazon en EE.UU. Casi el 100% de los trabajadores dejan su empleo después de un año en Amazon. Es un cambio constante de gente. Gente que está buscando un trabajo por un tiempo, viene, consigue el empleo, se cansa de él, se marcha y viene otro en su lugar. Lo normal es que una empresa quiera retener au sus trabajadores y aprovechar su experiencia, pero en el caso de Amazon es distinto. Amazon fomenta la rotabilidad de los trabajadores para poder pagar salarios bajos y que no se organicen sindicatos. Si los trabajadores se marchan pronto no conocen a nadie, y no hay ninguna base para la solidaridad. 

También se deja notar el efecto de los camiones, que hacen incrementarse mucho el tráfico en los entornos de los centros logísticos. Hay sitios en América que se han convertido en hubs para la logística, y el paso constante de camiones se ha convertido en algo insoportable para esas comunidades: tráfico, ruido, contaminación…En resumen, lo que genera Amazon es un paisaje social totalmente distinto: de los negocios que se concentran en el centro de un municipio, a los almacenes y centros logísticos en las afueras, con camiones entrando y saliendo de forma constante.

Usted ha dicho que el estilo de vida europeo tal vez pueda suponer un freno para la implantación de Amazon, ¿cree que, al menos aquí en Europa, estamos a tiempo de parar la Amazonificación de la economía?

 Europa tiene, y creo que eso es importante, una cultura muy vibrante de vida en la ciudad, de espacios cívicos, de gente que se quiere juntar en espacios públicos. Además de una mayor implantación de organizaciones sociales y sindicales. Por otro lado, la Unión Europea es más agresiva que Estados Unidos a la hora de legislar contra el monopolio. Pero este diagnóstico también tiene una parte pesimista, y es que Europa tiene mucho más que perder si ese modelo de Amazon llega a asentarse. Cuando en Estados Unidos los centros comerciales empezaron a morir debido a Amazon no fue una gran tragedia, pero sí lo sería que los centros de las ciudades europeas quedasen desiertas de actividad para que esta se traslade a centros logísticos en las afueras. El pasado otoño estuve en Alemania, y vi que muchos grandes almacenes, algunos de ellos en grandes ciudades, están empezando a cerrar por la competencia de Amazon. Eso es un signo de los tiempos por venir.

Ilustración: Mybro.

En el libro habla del control algorítmico del trabajo, de unas métricas de productividad muy exigentes y muy exactas, de la vigilancia constante…¿qué puede esperar una persona que entre a trabajar en un centro logístico de Amazon?

Este es el reto más importante que afrontan los trabajadores y sindicatos de Amazon, al menos en Estados Unidos. No es tanto una cuestión de salario, sino de condiciones laborales: la altísima presión bajo la que trabajan para alcanzar ciertas métricas. Los trabajadores son mandados y gestionados por robots, que miden su producción al minuto. Sus algoritmos averiguan cómo de productivos son; cuáles son sus metas medias; a dónde deben llegar para ser eficaces…En Amazon se trabaja para los robots. Eso supone una presión altísima, que es parte de la naturaleza de ese trabajo y la razón por la que la mayoría lo dejan pronto.

¿Cuál es el papel de los sindicatos dentro de Amazon?, ¿cuáles están siendo las prioridades en sus reivindicaciones?

Ha sido muy difícil organizar sindicatos en los centros de Amazon en Estados Unidos, y una de las principales razones es la rápida rotación de trabajadores. Es difícil construir solidaridad si no conoces a la gente de tu alrededor. Por eso los sindicatos intentan promover la permanencia en la compañía, y hacen cosas como los almuerzos gratuitos, que invitan a que la gente hable y se conozca, que se establezca una conexión y sea más fácil montar el sindicato. Ese aislamiento en el trabajo está pensado para evitar la organización de los trabajadores. Amazon no quiere que la gente tenga un sentido de comunidad con sus compañeros.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí