Los agentes del tiroteo de La Florida arruinan una operación antidroga: el juez da la razón a los camellos

La Audiencia Provincial considera que los dos implicados no dieron libre consentimiento a la entrada de los agentes en su domicilio

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

La Audiencia Provincial confirmó este jueves que los agentes de la Policía Local de Oviedo que participaron en el tiroteo de La Florida, también entraron irregularmente, intimidando, en el domicilio de dos camellos de Pumarín. Según estos lo hicieron apuntándoles “con la pistola al estómago”, un extremo que no entra a valorar la sentencia. Lo que sí resuelve el juez es dejar en libertad a los dos hermanos, a los que les fueron hallados 53 gramos de cocaína en su domicilio.

Apunta la sentencia que la falta de consentimiento de los detenidos para que los agentes municipales entraran en su casa determina que carezcan de validez las pruebas obtenidas “merced a dicha entrada”.

La intervención policial tuvo lugar el pasado 24 de mayo, cuando dos agentes de la Policía Local que patrullaban de paisano vieron a uno de los hermanos que salía del portal de su edificio, ubicado en el barrio ovetense de Pumarín, haciendo “lo que parecía un pase de sustancias estupefacientes” a un tercero, señala la resolución.

Al requerirle para que se identificara y no llevar encima su documentación, los agentes decidieron subir con el acusado al piso y los tres se quedaron en el descansillo a la espera de que su hermano que estaba en la vivienda se la entregara. Este no fue capaz de encontrarla con sus indicaciones, por lo que los policías pidieron refuerzos, sin avisar a la Policía Nacional, competente en estos casos o proceder a la detención y realizar el registro en presencia de un abogado.

Hasta el edificio se trasladaron otros cuatro agentes uniformados y a la vista de que la búsqueda de la documentación seguía siendo infructuosa, le “hicieron saber que como no aparecía tendría que irse con ellos a comisaría”, momento en que ante la imposibilidad de que el joven entrara solo en el piso a buscarla, decidió junto a su hermano que los policías accedieran con él a la vivienda, según consta en la sentencia.

El tribunal advierte de que los acusados no facilitaron el acceso a los agentes “en las condiciones de serenidad y libertad necesarias y desprovistos de cualquier presión psicológica”, como se exige jurisprudencialmente, lo que invalida el registro, así como “correlativamente las pruebas que se obtuvieron al entrar”.

Los dos hermanos afrontaban una petición individual de la Fiscalía de cuatro años de cárcel, que en caso de condena pedía que se sustituyera por su expulsión del país durante cinco años, así como sendas multas de 26.430 euros. Su abogado defensor, Luis Tuero, planteó su libre absolución al cuestionar el consentimiento dado en el registro; unas argumentaciones que el tribunal ha respaldado con su libre absolución en aplicación del principio de presunción de inocencia.

La sentencia no es firme y contra la misma cabe interponer un recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en el plazo de diez días.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí