Las huelguistas de ALSA encausadas niegan las acusaciones de la Fiscalía

Siete trabajadoras se sentarán el lunes en el banquillo por hostigar a una compañera que no había secundado la huelga, según la Fiscalía: "En ningún momento la insultamos"

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo juzgará este lunes a siete acusadas-seis mujeres y un hombre- de hostigar a una compañera que en 2019 no quiso secundar una huelga en TUA, empresa perteneciente al grupo ALSA y concesionaria del servicio público de transporte urbano en Oviedo.

Los hechos ocurrieron el 3 de enero de 2019, cuando la trabajadora decidió no secundar la huelga e inició su turno de trabajo a las 14:30 horas en la línea “J”, que cubre el itinerario Otero-San Claudio.

Una de las acusadas es Rebeca Centeno, delegada de la Corriente Sindical de Izquierdas en TUA, que sostiene que “lo que pasó es lo contrario de lo que nos acusa el Ministerio Fiscal”. Según la Fiscalía, que pide una pena individual de dos años de prisión, las seis acusadas se subieron al autobús en la parada de la calle Santa Susana y, “durante todo el trayecto, y entorpeciendo gravemente el trabajo” de la conductora, comenzaron a increparle por no haber secundado la huelga e incluso llegaron a impedir que se bajase del autobús.

Rebeca Centeno, delegada de CSI en TUA FOTO: David Aguilar Sánchez

La versión de la sindicalista es muy distinta. “El día de los hechos, en plena huelga, había reunión con la empresa en el SASEC y nosotras estábamos concentradas delante”, explica Centeno. A la denunciante, que decidió no secundar la huelga, le dieron ese día una línea de autobús que pasa frente al SASEC: “Al pasar por allí, seis mujeres y una niña decidimos subirnos en el autobús. Le explicamos lo de la huelga, los motivos para hacerla, todo eso hablando. Lo tenemos grabado. Y así llegamos hasta Otero intentando convencerla. En ningún momento se la insulta ni, como dice ella, se le impide salir del habitáculo de conducción”.

A continuación, “ella salió del autobús y nuestros compañeros, que estaban en el SASEC, tiraron petardos, como en cualquier huelga. Pero no debajo del autobús, como ella nos acusa”.

Centeno añade que, esta misma semana, la abogada de la denunciante renunció a su defensa: “Según le dijo a la jueza, por razones éticas, económicas y del comportamiento de su clienta”. La CSI ha convocado una concentración para este lunes, a partir de las 10:30 de la mañana, para apoyar a las huelguistas encausadas.

Actualidad