Canditeli en la fábrica de La Vega

Todo ha estado marcado por el oscurantismo de despacho, sin que se nos haya mostrado un solo informe de conservación de los edificios.

Recomendados

Daniel Lumbreras
Daniel Lumbreras
Profesor e investigador predoctoral en Teoría de la Literatura, periodista y filólogo.

Gottfried Leibniz, insigne filósofo y matemático, estaba convencido de que vivimos en el mejor de los mundos posibles. Su optimismo impenitente fue satirizado con tanta gracia como acierto por Voltaire en su novela corta Cándido, donde el maestro Pangloss repite esta creencia hasta en la más adversa de las situaciones. De igual escuela parece el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, que ante cualquier cambio en el protocolo de la fábrica de La Vega asegura que estamos ante “el mejor acuerdo posible”.

Uno se pregunta cuál es la verdadera mejor opción para el papelón patrimonial y urbanístico que representa la fábrica de armas. ¿Realmente están mejorando las administraciones su protocolo? ¿Escucharon a la multitudinaria manifestación, tan notable en una ciudad poco dada a la movilización como Oviedo? ¿O, cual Groucho Marx, “este es mi protocolo y si no les gusta, tengo otro”?

Adrián Barbón, Margarita Robles y Alfredo Canteli. Fuente: Gobierno de Asturias

La cuestión de la Vega y su debate público ha tenido problemas desde el principio. Mientras la plataforma “Salvemos la Vega” esgrime cuidados argumentos de arquitectos, historiadores del arte y demás profesionales, desde el poder se les contesta con increíbles infografías en los periódicos oficiosos. No hay una sana y productiva confrontación de ideas, que tanto beneficiaría a un proyecto de ciudad como este, ya ni hablemos de la participación ciudadana. A Europa, recuerdo, que es a la que tanto nos gusta acudir en busca de dinero, sí que le importa que los vecinos tengan algo que decir. Pero no pintamos nada frente a “la Torre de Asturias”. No se ha pulsado el ánimo de la capital, ni se ha hecho un mínimo estudio de lo que tiene y lo que necesita Oviedo… Nada más que casas y más casas como gran propuesta, mientras miles de viviendas ya construidas permanecen vacías.

“El adanismo que ha caracterizado al actual equipo de gobierno no ha ayudado nada”

Todo ha estado marcado por el oscurantismo de despacho, sin que se nos haya mostrado un solo informe de conservación de los edificios. ¿Qué se hará con esos chalés? Porque reconvertirlos en viviendas de lujo para cuatro a cambio de ceder a Defensa suelo destinado a vivienda protegida en otros lugares, la opción que se antoja más probable, me causa un profundo rechazo, y estoy convencido de no ser el único. Lo mismo que la genial idea de trazar la carretera por un conjunto histórico artístico.

Manifestación en defensa de La Vega. Foto: David Aguilar Sánchez

Por otro lado, el adanismo que ha caracterizado al actual equipo de gobierno no ha ayudado nada. No han sido capaces, ni siquiera para sacar rédito político, de aprovechar absolutamente nada de la buena gestión –que algo hubo, pese a la demonización en algunos espacios- de sus predecesores, desde las bibliotecas hasta el Bulevar de Santullano. Así, el protocolo negociado por el antiguo regidor Wenceslao López, con un precio sensiblemente menor al que se terminará pagando ahora, además del reconocimiento de derechos históricos (conviene recordar que el Estado engañó a las monjas benedictinas con un falso pretexto para hacerse con su monasterio, no es el legítimo dueño de La Vega). Un desperdicio de tiempo y dinero, mientras la maleza sigue campando a sus anchas, por puro sectarismo. Y por el medio, el presidente del Principado, Adrián Barbón, pasó por allí y se llevará por su bello rostro una de las mejores naves.

El mandato comenzó con la despedida de educadoras y parece que finalizará, con suerte, con un “espectacular” adiós al mosaico de los Álamos, más deteriorado cada día. Nada parece indicar, empero, un cambio en la candidatura del primer partido del concejo. En la mente del gran gestor, hombre culto, seguro que resuena: “Alcalde, todos somos contingentes, pero tú eres necesario”.

Actualidad