¿Llegará Diego Canga a las elecciones?

El nombramiento de Beatriz Polledo como portavoz del grupo parlamentario del PP agrava la crisis interna del PP

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

La ecuación electoral del PP podría ser formulada de esta manera: Paracaidista + Dirección elefantiásica + Ejecutiva nihilista + Grupo Parlamentario Roto + Beatriz Polledo = 0

Que la salida de Teresa Mallada iba a ser tormentosa era fácil de prever, después de que este diario anunciase hace más de 6 meses que no repetiría como candidata del PP a las próximas elecciones autonómicas. El control del partido a manos de Álvaro Queipo era, cuanto menos, una solución prudente para una situación políticamente decadente e incierta. A partir de ahí, los altos mandos del PP podían haber jugado sus cartas con más inteligencia, escogiendo a un primus inter pares de la casa que generase consensos básicos para el mantenimiento de un grupo parlamentario que durante cuatro años tuvo una iniciativa política mediocre pero ese escenario, a la luz de los hechos, era imposible. Foro tiene hoy una gran baza.

Tuvo que ser el propio presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, quien tomara cartas en el asunto designando con su dedo a Diego Canga, el hombre comunitario que, acepten la ironía, había estado preparándose durante más de 20 años para ser presidente de todos los asturianos “urbi et orbe”.

El método Canga: cómo destruir un partido en tres pasos.

El primero de ellos fue recomponer una dirección que estaba rota cuando aterrizó en Ranón y que después desbordaba por su elevado número. La escasa pericia política del hombre comunitario en los asuntos orgánicos le hace desconocer que cuanto más numeroso es el seno de una jerarquía, más errático es su análisis, más torpe su comportamiento, más desastrosos sus actos.

Alberto Núñez Feijóo y Diego Canga. Foto: Iván G. Fernández

En esta orgía de catastróficas desdichas, el segundo paso es romper la ejecutiva. Tras su nombramiento como candidato del PP, Diego Canga se ha comportado como un presidente in pectore, “con más medallas en el pecho que un canciller norcoreano”. Los murmullos rozaron los oídos de los afiliados en el Auditorio Príncipe Felipe.

Álvaro Queipo ha quedado arrinconado de cualquier operación y asume las decisiones del hombre comunitario sin decir media palabra. Hay quien especula que su mayor aspiración es quedarse con las cenizas de un partido sometido al caos y la destrucción, pero en esos casos, los zombis siempre se levantan de la tierra, como en las pelis de George R. Romero y devoran cualquier resto de carne que aún manifieste síntomas de estar viva. El nihilismo político lo destruye todo. Sobre la nueva sede del PP sobrevuelan aviones kamikazes. Hay quien se levanta por las mañanas respirando el embriagador aroma del napalm.

El tercer paso de la ecuación formulada anteriormente compromete al grupo parlamentario. A escasos minutos de haber sido aprobado el próximo presupuesto general de 2023 para Asturias, Teresa Mallada era destituida de su cargo como portavoz del PP. Cuatro diputados le siguieron los pasos. Sólo seis apoyaron que Beatriz Polledo asumiera la portavocía. Al anuncio le siguió una rueda de prensa de Diego Canga sin preguntas. El hombre comunitario sigue la vieja tradición de Mallada, de Feijóo y de Rajoy. En NORTES hemos decidido no acudir a las ruedas de prensa de ningún partido si el oficio no tiene derecho a formularlas. Yeahh.

BEATRIZ POLLEDO

Los diputados asturianos Pablo González y Beatriz Polledo. Foto de Iván G. Fernández.

En el fondo, hay que reconocer que tiene mucho mérito haber llegado a tanto con tan poco. Son los elegidos. La meritocracia, querido y desocupado lector, era esto. Lo cuenta muy bien Cesar Rendueles en su panfleto igualitarista. No es la diputada más apta para la oratoria, ni mucho menos para la retórica. Tampoco es una mujer que conozca con rigor geográfico el conjunto del territorio, tampoco su historia o su economía. No es la más astuta, ni la más inteligente en el cuerpo a cuerpo parlamentario, pero Beatriz Polledo ha sabido persistir y el que resiste, gana, nos enseñó Cela, siempre titánico, siempre bizarro. Desde su época universitaria hasta hoy, la actual portavoz del PP ha persistido y resistido y hoy el azar se congracia con ella. Claro que sí. Pero ante todo, tengan en cuenta que su nombramiento no dependió nunca de sí misma, lo que le otorga más mérito si cabe, si no de Diego Canga y recuerden siempre que el hombre comunitario afirmó a su llegada mesiánica que se rodearía siempre de los mejores: Pablo González, Beatriz Polledo, Checha. O sea.

Actualidad

2 COMENTARIOS