La peatonalización de las ciudades asturianas: Oviedo pierde el liderazgo frente a Gijón, Avilés, Siero y Mieres

La capital, pionera en las restricciones al coche, se descuelga de una ola internacional a la que se están subiendo otros ayuntamientos.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El 80% del espacio público en las ciudades está destinado a los coches. Desde los años 60, con la motorización masiva, el urbanismo se orientó a facilitar el despliegue del tráfico rodado. La calle se convirtió en un lugar peligroso y los niños y sus juegos desaparecieron de ellas. Hoy sin embargo, las tornas están cambiando, y el uso del coche se deberá restringir en todas las ciudades a partir de 2023, lo quieran o no sus gobiernos locales. La nueva Ley de Cambio Climático así lo dispone para las localidades de más de 50.000 habitantes, obligadas a crear Zonas de Bajas Emisiones. No todos los ayuntamientos asturianos parecen igual de interesados en apostar por calles peatonales sin tráfico de coches, una corriente internacional que encuentra fuertes resistencias tanto en la derecha como en la izquierda.

Oviedo pierde el liderazgo

Oviedo/Uviéu ha pasado de ser la ciudad pionera en las peatonalizaciones a nivel asturiano a quedarse descolgada de una ola global a la que se están sumando con fuerza otras ciudades asturianas como Xixón, Avilés, Siero, Mieres, así como otras localidades más pequeñas como Pola de Llaviana. El gobierno de Alfredo Canteli, el que mejor estaba posicionado para sumarse a la corriente peatonalizadora, se ha caracterizado en cambio por su timidez a la hora de poner límites al coche. Si bien durante la pandemia se eliminó el tráfico de La Losa, Fruela y otras calles del centro, con el final de las restricciones sanitarias se acabaron también las restricciones al tráfico. La reciente negativa del Principado a dar el visto bueno al proyecto de peatonalización presentado para las calles Mendizabal, Ramón y Cajal y Los Pozos deja en el aire la que iba a ser la primera peatonalización en Oviedo/Uviéu desde 2009.

¿Qué ha pasado para que Cultura haya emitido un informe negativo? El gobierno de Alfredo Canteli presentó un proyecto de peatonalización que rompía con la estética del resto del casco antiguo y mantenía un carril de 3 metros central para vehículos autorizados, así como la parada de taxis junto al Teatro Filarmónica. Desde Patrimonio le han reclamado que armonice la futura obra con el resto de la zona. El Ayuntamiento sacó a concurso las obras con granito gris y Cultura mandó que se conservara la caliza rosada utilizada en todo el entorno del Oviedo Antiguo. El Ayuntamiento tendrá que rehacer todo el proyecto, así que a cinco meses de las elecciones resulta bastante improbable que la obra pueda verse.

Calle Mendizabal, cuya peatonalización ha sido frenada por Patrimonio. Foto: Alisa Guerrero

Fue en 2009, con Agustín Iglesias Caunedo en la alcaldía, cuando gracias a los fondos del Plan E lanzado por el último gobierno de Zapatero se efectuaron las peatonalizaciones de Río Sampedro, así como de algunas calles en Ventanielles. Terminaba ahí una historia de peatonalización que había comenzado en 1983 con el alcalde socialista Antonio Masip. Gabino de Lorenzo, entonces en la oposición, se opuso a la eliminación del tráfico en las calles Pelayo y Palacio Valdés. Sin embargo, una vez en el gobierno local, el alcalde del PP, sostenido por un pacto con el CDS, apretó el acelerador de las peatonalizaciones, eliminando todo el tráfico del casco antiguo, así como de algunas calles en los barrios. La ciudad amable y peatonal se convirtió precisamente en una de las banderas que le permitieron alcanzar una mayoría absoluta que mantuvo ininterrumpida entre 1996 y 2011.

“Gabino de Lorenzo, entonces en la oposición, se opuso a la eliminación del tráfico en las calles Pelayo y Palacio Valdés”

El tripartito de izquierdas (2015-2019) presentó varios proyectos de peatonalización, pero ninguno se llegó a materializar en un mandato breve, también marcado por las diferencias de criterio y prioridades, entre Somos Oviedo/Uviéu, que gestionaba Urbanismo, y el PSOE, al frente de Obras.

Las calles Pelayo y Palacio Valdés en una imagen de los años 60.
Calle Pelayo de Oviedo/Uviéu en la actualidad. FOTO: Iván G. Fernández

Avilés y Xixón, mismo partido, diferentes sensibilidades

Las peatonalizaciones ovetenses se desarrollaron casi al mismo tiempo que en Avilés el socialista Santiago Rodríguez Vega eliminaba el tráfico del casco antiguo. Una medida que tras sucesivas ampliaciones la ha convertido en la ciudad asturiana con mayor superficie peatonal en relación a su tamaño. Hoy un 25% de Avilés es peatonal. El nuevo plan de movilidad de la villa del Adelantado prevé que el 60% del centro sea progresivamente peatonalizado. Entre los proyectos que ya están en marcha destacan las obras de la plaza del Carbayedo y las del parque del Muelle, ya muy avanzadas.

Calle Rivero. Foto: Ayuntamiento de Avilés

Mismo partido, diferentes sensibilidades. Mientras en Avilés el PSOE hizo desde los años 90 bandera de las peatonalizaciones, los socialistas gijoneses no apostaron con decisión por un modelo de ciudad bajo en vehículos motorizados. Quizá por su histórica oposición a Oviedo/Uviéu, gobernada casi ininterrumpidamente por la derecha, y la idea de que la ciudad peatonal era algo para “burgueses”, las peatonalizaciones en Xixón han sido más lentas, tímidas y tardías. Fue precisamente con Foro cuando recibieron un impulso más decidido.

“Mientras en Avilés el PSOE hizo bandera de las peatonalizaciones, los socialistas gijoneses no apostaron por un modelo de ciudad bajo en vehículos motorizados”

A la peatonalización de Cimavilla y de varias calles del centro, obras hechas con gobiernos de diferente signo, socialista o forista, se ha sumado en este último mandato la eliminación del tráfico en la avenida del Molinón. Cuesta creer que hasta 2021 se permitiera la circulación de coches por el centro del pulmón verde gijonés: el parque de Isabel La Católica.

Movilización en defensa del Muro peatonal. Foto: Javier Lorbada

Más polémico en cambio ha sido el cierre al tráfico del Muro. Impulsado por el socio menor, IU, en la concejalía de Medio Ambiente y Movilidad, y con el apoyo de la alcaldesa socialista Ana González, se encontró con la férrea oposición de las derechas y las dudas y vacilaciones de una parte de las izquierdas. Finalmente el movimiento Stop Muro, partidario del tráfico motorizado y con un fuerte apoyo de las derechas gijonesas, se agarró a un defecto de forma para tumbar en los juzgados el conocido popularmente como cascayu.

Situación actual de la calle Puerto Rico, en el barrio de La Calzada, e infografía del proyecto de remodelación.

En IU no se han dado por vencidos y han presentado su proyecto para la peatonalización definitiva del Muro, así como de otras calles, dentro del Plan de Movilidad Sostenible y del plan de Zona de Bajas Emisiones. Asimismo, la concejalía de Medio Ambiente y Movilidad aspira a reducir el espacio para los coches en varias calles aumentando las aceras y creando carriles bici y solo para autobuses.

Situación actual e infografía con los planes para la remodelación de Pablo Iglesias

El entusiasmo peatonalizador de IU, con el veterano edil Aurelio Martín a la cabeza, choca sin embargo con los tiempos que quiere marcar la nueva dirección del PSOE, partidario de “grandes consensos” a la hora de avanzar en el modelo de ciudad verde defendido por sus socios de coalición. Los socialistas temen la reacción de una parte de sus votantes, personas que usan todos los días el coche para trabajar. En la coalición en creen en cambio que falta voluntad política para avanzar en materia de movilidad sostenible.

Siero y las cuencas se suman a las peatonalizaciones

El cuarto concejo asturiana también está avanzando en medidas para que los coches se queden aparcados. No obstante, es, de largo, en el que más se usa el vehículo privado. En este concejo marcado por su dispersión el 78% de los desplazamientos cotidianos se hacen en coche, un 14% en autobús y un 7% a pie. Unas cifras en las antípodas de la vecina Oviedo/Uviéu donde el 15% de los desplazamientos se realizan en autobús y el 30% andando.

El Plan de Movilidad Sostenible de Siero proyecta, entre otras medidas, peatonalizar seis calles. El Ayuntamiento ya ha peatonalizado la calle Rafael Sarandeses en Llugones, que también cuenta con carril bici.

El alcalde Ángel García “Cepi” y la concejala de Urbanismo Susana Madera. Foto: Ayuntamiento de Siero.

Aunque queda fuera de la Ley de Cambio Climático por su población, inferior a los 50.000 habitantes, la capital del Caudal también está apostando por la movilidad sostenible. Mieres ya ha completado este mandato uno de sus proyectos más ambiciosos en materia de recuperación de espacio público para los peatones: la transformación del solar de la Mayacina, usado como aparcamiento, en una zona verde de 130.000 metros cuadrados.

Financiado con fondos europeos y diseñado a través de un proceso participativo, el parque ha venido a sustituir lo que era un solar en una zona de ocio. A cambio se construyó otro parking municipal con 331 plazas de aparcamiento.

La Mayacina en sus tiempos como parking.
Imagen actual del parque.

El concejo minero prevé asimismo peatonalizar todo el centro de la localidad, ya parcialmente peatonalizado. El coste de las obras será de 1,2 millones de euros.

Calle del centro de Mieres. Foto: Iván G. Huerta

Otra localidad de las cuencas mineras en pleno boom peatonalizador es Pola de Llaviana, que ha eliminado los coches del centro.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí