El hombre comunitario y las grietas del PP

Las encuestas que maneja el partido, la tensión local en Gijón y dos sentencias europeas, cuestionan internamente la idoneidad de Diego Canga como candidato

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

¿Quién es Diego Canga? se preguntan en la séptima planta de Génova, 13. Lo saben muy bien en la dirección asturiana del PP, arrinconada desde que el hombre comunitario aterrizó en Ranón hace un par de meses y lo comienzan a saber en el despacho del presidente, entre ellos, Miguel Tellado, ex-BNG, politólogo ferrolano, senador y número tres de Alberto Núñez Feijóo en la Secretaría de Organización. A Tellado se le conoce como “el guardaespaldas” del presidente y es el mismo que, durante su visita del pasado jueves al comité de alcaldes y al comité autonómico celebrado en Oviedo, dejó las manos libres a Canga para que sea quien defina sus pactos. Sin embargo, Tellado también es el mismo hombre que rehusó hacer valoraciones de Francisco Álvarez Cascos, reconociendo los méritos de su pasado ante los medios de comunicación durante su etapa como General Secretario. En el entorno del PP, Tellado sólo es un hombre de confianza del propio Núñez Feijóo, nada menos, pero también, nada más.

El PP transmite mensajes equívocos. Canga plantea una paradoja difícil de resolver. Se trata de un hombre ajeno a la cultura del PP, desconocedor de los usos y el valor de la primacía jerárquica de los cargos internos en una organización actualmente disgregada dentro de Asturias tanto como fuera, o sea, Madrid. Canga también es quien decidirá la composición de la candidatura autonómica del partido y qué aliados puede llegar a tener. En ese orden de facultades, ha propuesto de número dos a Pilar Fernández Pardo. Su propuesta anula cualquier posibilidad de repetir el escenario de 2011, cuando Carmen Moriyón y la entonces presidenta del PP de Gijón concurrieron a los comicios y lograron desbancar a la izquierda de la ciudad por primera vez en su historia. La segunda facultad que Tellado le reconoce es la libertad para pactar. En realidad, le atribuye una libertad de la que, de facto, Canga no puede disponer porque Carmen Moriyón ha rechazado cualquier pacto autonómico. La ex-Alcaldesa de Gijón sabe que la mejor opción para FORO en Asturias es la consolidación de su grupo parlamentario.

Y es en el PP de Gijón donde se abre la primera grieta del PP de Canga. Cuando todo hacía pensar que Pablo González iba a ser el candidato de la ciudad más grande de Asturias, la cabeza del empresario y peluquero Germán Heredia volvió a aparecer tras la puerta del partido. Heredia ha venido a decir: yo también quiero ser candidato. No se debe desestimar otro hecho singular a la par que extravagante: el Comité Electoral de Gijón, constituido hace un par de semanas, está presidido por Pedro Muñiz, el abogado que detenta, al mismo tiempo, la defensa de Pablo González en el recurso contra la instrucción que sigue el Tribunal de Cuentas en Madrid por supuestas irregularidades en el uso de las finanzas del grupo municipal popular durante el mandato 2011-2015. La independencia del órgano que propondrá al candidato de Gijón está siendo cuestionada en diferentes ámbitos populares. Ni en Génova ni en Oviedo está gustando esta circunstancia. En ese contexto, se explican las declaraciones de Pedro Muñiz de este fin de semana, publicadas en El Comercio. El abogado y ex-concejal ha dicho hace unos días que no está dispuesto a intromisiones de nadie. Como ven, en la firme candidatura del hombre comunitario comienzan a atisbarse fisuras. La primera está en Gijón.

Alberto Núñez Feijóo y Diego Canga. Foto: Iván G. Fernández

No está demás recordar que NORTES anunció hace más de ocho meses que la salida de Teresa Mallada iría acompañada de la de Pablo González. Abundando en este pronóstico, la caída de Mallada venía motivada, en gran parte, por el descontento que existía con la gestión del diputado autonómico y presidente “in pectore” del PP de Gijón en el entorno de Núñez Feijoo. Recuerden sus palabras: “Queremos candidatos ganadores”. El descontento ha sido respaldado después por las encuestas internas que maneja el PP cuyos resultados no son nada halagüeños ni para Pablo González en los próximos comicios locales ni para Diego Canga en las autonómicas del 28 de Mayo. Según fuentes populares, la encuesta encargada a Sigma 2 para las locales reporta a la dirección nacional del PP resultados dispares en Gijón. La candidata que más se acercaba a los 10 concejales no era otra que Pilar Fernández Pardo, seguida a gran distancia de Ángela Pumariega y Pablo González que no pasaban de cuatro en la horquilla más alta. El sondeo realizado por Gad3 para las regionales reconoce que Adrián Barbón está a escasos dos diputados de la mayoría absoluta.

Cuando Diego Canga aterrizó en Ranón y fue recibido por la cúpula regional del PP, alguien especuló que la designación de Canga como candidato autonómico y una cobertura sin precedentes alrededor de su figura borrarían de un plumazo cualquier sombra sobre Pablo González, pero la soberbia que el hombre comunitario ha ido repartiendo por doquier y sus idas y venidas a Bruselas han hecho encender todas las alarmas en Asturias y Madrid, incluidas las que alertaban del descalabro electoral que supondría Pablo González en la villa de Jovellanos, confirmadas después.

En la intermunicipal que tuvo lugar este fin de semana en Valencia, algunos dirigentes del PP nacional ya se han preguntado por qué Pilar Fernández Pardo no se presenta a las próximas elecciones municipales de Gijón. Ni siquiera la visita de Tellado del jueves pasado ha evitado que se tenga a Canga como a un hombre atrabiliario, poco fiable y excesivamente pagado de sí mismo no sólo entre la dirigencia regional, sino también en la nacional. Fuentes internas del PP afirman que quien propone a Diego Canga como candidato a la Presidencia del Principado fue el ex dirigente popular Ovidio Sánchez, respaldado por el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Esteban González Pons. Entre los tres ha existido anteriormente una relación profesional vinculada con la consultora que dirige el ex-ministro, José Blanco. Pero del mismo modo que hubo padrinos, también hubo ilustres militantes que cuestionaron su designación, durante el acto que tuvo lugar en el Auditorio Príncipe Felipe. Apunten este nombre: el del veterano y astuto ex presidente del Partido Popular, don Isidro Fernández Rozada.

Diego Canga, candidato del PP. Foto: PP.

La estrategia autonómica del PP en Asturias sigue sin estar completamente definida, y más aún a la vista de los comentarios que ha suscitado dentro de la cúpula nacional el comportamiento político de Canga. En gran medida, la incomodidad que provoca en el PP asturiano y desde hace unas semanas en Madrid, se debe a que la incólume trayectoria europeista de Diego Canga ha sido cuestionada a partir de dos sentencias de la Jurisdicción europea que desestimaron sus pretensiones de promocionar en el escalafón de funcionarios de la Unión Europea, a partir de un concurso celebrado en 2009.

La primera sentencia que corrobora este relato es de la Sala Primera del Tribunal de la Función Pública de la UE firmada el 24 de marzo de 2011. La sala fallaba contra Diego Canga un recurso de anulación, tras no llegar a acceder al grado AD13 en el ejercicio de promoción que tuvo lugar dos años antes. Diego Canga, funcionario del Consejo, solicitaba que se anulase la decisión de no promoverlo y que se condenase al Consejo de la Unión Europea a abonarle una cantidad de 200.000 euros en reparación del perjuicio moral y profesional que alegaba haber sufrido, según se indica en el encabezamiento de la sentencia.

Algunos cuadros del PP cuestionan que Canga sea Alto Funcionario en sentido estricto. Que lo sea o no, para el PP es irrelevante, en estos momentos. Lo que más suspicacias provoca entre los cuadros políticos es su afán europeista y “como casa todo eso con una reclamación al Consejo de la Unión Europea de 200.000 euros por por daños profesionales y morales”, afirman algunos veteranos fontaneros del partido.

El Tribunal de la Función Pública desestimó la demanda de Canga en un fallo que volvería a ser elevado, mediante recurso de casación, sustanciado en una segunda sentencia firmada el 16 de mayo de 2013, que desestimaba nuevamente sus pretensiones. En el segundo recurso, el candidato del PP asturiano exigía, entre nuevas y viejas consideraciones, la anulación de la sentencia del TFP, considerando injusto el proceso y acusando de desviación de poder al comité seleccionar. Además, volvía a reclamar otra vez la indemnización de 200.000 euros.

Los fontaneros de la UE reconocen que demandas como esta al Consejo no se olvidan nunca. Hoy corren sendas sentencias por los despachos de los partidos, cuestionando al hombre comunitario y abriendo una nueva vía de agua que alimenta la encuesta de GAD3 que maneja Génova, la que colocaba hace unas semanas a Adrián Barbón al borde de la mayoría absoluta. Estaremos atentos

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí