Editorial: La Primera República, la utopía de 1873

Delles revistes (Nortes, CTXT, El Salto, Viento Sur, Sobiranies, Realitat, LaU...) axuntámonos nesti simbólicu Frente Republicanu editorial.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Esti once de febreru van cumplise 150 años de la proclamación de la Primera República. Un cumpleaños que lo ye tamién de la única República federal, puesto que si’l 11 de febreru de 1873 proclamábase la Primera República, el 8 de xunu declarábase la República Federal y, el 12 de xunetu de 1873, la revolución cantonal plantegaba que la República posible yera la República obrera y campesina, y al llevar a cabu esta revuelta dende territorios estremaos, enfocábase cola perspectiva d’un alcuerdu posterior ente estos.

Desafortunadamente, l’escaezu selectivu y la hexemonía monárquica soterraron un legáu potencialmente revolucionariu. Poro, les revistes que firmamos esti editorial quiximos aprovechar la ocasión pa reivindicar esti acontecimientu históricu. Porque na península Ibérica la historia republicana ye, en bona midida, la historia de les clases populares, y 1873 ye un momentu culminante del so poder revolucionariu en sieglu XIX, talo como lo ye la Comuña de París de 1871 pa Francia.

Barricada durante la Comuna de París en la Calle La Fayette. París, 18 de marzo de 1871

Nun podemos escaecer que la República del 73 llegó pol escosamientu d’una «Monarquía Democrática», como se tildaba’l reináu d’Amadeo de Saboya, que nun foi quien a dar soluciones que s’estremaren de les de la fracasada dinastía borbónica. Les guerres imperiales n’América Llatina, el negociu col tráficu d’esclavos n’África, la espulsión de campesinos pol llatifundismu y la esplotación de los trabayadores pola burguesía foron los puntales de la monarquía militar d’Isabel II, primero, y d’Amadeo de Saboya depués. Democrática o non, la Monarquía siempre foi l’esllabón más feble d’un réxime militarizáu, belicista y fondamente corruptu, que garantizaba  a la oligarquía la acumulación de capital nel so menguante imperiu colonial, gracies a un exércitu corruptu que facía de guardaespaldes. Escontra esti reináu de llercia, la República convertíase nun horizonte d’utopíes, como vio un esperanzáu Víctor Hugo na so Carta a España, escrita l’ochobre de 1868:

«La República n’España sedría la paz n’Europa; sedría la neutralidá ente Francia y Prusia, la imposibilidá de la guerra ente les monarquíes militares pol fechu solu de la revolución presente (…) Si España renaz como monarquía, ye pequeño. Si renaz República, ye grande.»

Una oportunidá nuna Europa afogada poles xeopolítiques imperiales de zaristes, prusianos y bonapartistes, qu’espertaba esperances internacionalistes como la confesada por Garibaldi nuna carta a los republicanos de Barcelona: «Sedría un consuelu grande que per toa Europa se fixere tan xigantesca como na patria guapa de vueso la idea republicana».

Víctor Hugo en 1876.

Tomando, pues, el legáu de la tradición republicana, y cola voluntá d’actualizar el proyectu, nun podemos obviar la xera de construyir un modelu nuevu de sociedá. Acullá de la necesidá de superar la monarquía borbónica, hai que construyir un modelu republicanu basáu na xusticia social y na llucha de los pueblos y naciones que conformen España a día de güei. Asina, cualesquier propuesta republicana ha llevar por bandera una sociedá igualitaria qu’impulse la participación llibre de toles persones, asina como l’exercicu de l’autodeterminación de los pueblos.

Concentración del 21 de febrero de soldados y civiles en Barcelona exigiendo la proclamación de la República Federal Española.

Nun contestu de desigualdá creciente, onde aumenta la probeza de los y les trabayadores, medren les grandes fortunes y el fraude fiscal de los más ricos ta al orde del día, la llucha republicana tiene de dir de la mano de les lluches sociales polos derechos humanos básicos, como la engarrada por una vivienda digna o por una sanidá y educación públiques de calidá y meyor financiaes. El proyectu republicanu, amás, ha tener cimientos claros: el feminismu como elementu emancipador énte una estructura de dominiu heteropatriarcal, la cultura de la paz como respuesta a los conflictos bélicos y l’apueste por una tresformación social y económica en clave ecoloxista, sabiendo que’l capitalismu ye incompatible cola continuidá de la vida y del planeta.

Por estos motivos, delles revistes axuntámonos nesti simbólicu Frente Republicanu editorial non namás pa poner en comuña’l nuesu republicanismu popular, sinón tamién pa poner manes a la obra dende cada perspectiva sobre los retos del presente a la vista de los exemplos del pasáu y de les necesidaes del futuru.

Dossier completu

Firmen:

Realitat, Debats pel Demà, Sobiranies, LaU, Viento Sur, CTXT, Nortes, El Salto, Memoria del futuro y Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya (UPEC).

Actualidad