Otra vez Palestina

La charanga Ventolín acompañó con su música a los pueblos de Kurdistá, Siria y Turquía, afectados por el terremoto, y otra vez más al pueblo palestino.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

La charanga Ventolín acompañaba con su música a los pueblos de Kurdistán, Siria y Turquía, afectados terriblemente por el terremoto, y al pueblo de palestino atacado de nuevo por el sionismo. Qué tiempos estos de desmemoria y deseducación cuando hay que volver a repetir que antisionismo no es antisemitismo sino todo lo contario. Que semitas lo son la población palestina ocupada ilegalmente, soportando la limpieza étnica, el militarismo, la opresión atroz inventada y desarrollada por el sionismo.


¿Por qué lanzar una incursión devastadora en el campo de refugiados y refugiadas de Jenín, el 26 de enero, y otra esta semana en Jericó, cuando se ha demostrado que ese método exacerba en lugar de contener la violencia?

¿Qué sentido tiene amenazar con demoliciones de viviendas cuando miles de personas están igualmente amenazadas con el mismo destino?

¿Por qué poner armas en manos de más civiles cuando ya hay un residente, soldado, oficial de policía o guardia de seguridad armado en cada calle?

Foto: David Aguilar Sánchez

Asesinaron a 10 personas en Jenín mientras el sionismo causaba una destrucción masiva.

Asesinaron a 7 palestinos esta semana en Jericó, entre ellos dos hermanos y dejando una docena de heridos graves.

La violencia estructural, la física, la violencia del apartheid es una experiencia constante y diaria para las y los palestinos.

Si en 2022 la cifra de palestinos asesinados fue de 224 (incluyendo periodistas mujeres y menores de edad), a estas alturas del 23 ya se ha superado la cifra de 42 , dos a manos de colonos, el resto por militares del apartheid.

Foto: David Aguilar Sánchez

La ocupación israelí, los asentamientos ilegales de colonos, las demoliciones de viviendas y los desalojos, aumentan la ira, la desesperación y la desesperanza entre la población. Además de verse atrapadas en la violencia, las familias palestinas se han visto sometidas a restricciones de circulación impuestas por las autoridades israelíes, lo que ha interrumpido su acceso a servicios esenciales.

La violencia es tanto un medio como un pretexto para que las autoridades israelíes destruyan los barrios palestinos y expandan los asentamientos judíos.

Con recursos masivos e impunidad perpetua, la parte hebrea sionista es capaz de aislarse física y psicológicamente de las formas inhumanas con las que domina a la parte palestina.

Las y los palestinos se ven obligados a vivir bajo el peso de ser considerados “asesinables”, objetos anónimos y desechables a los que se les puede infligir cualquier violencia sin pestañear.

Las medidas de castigo colectivo, incluidos los desalojos forzosos punitivos y las demoliciones de casas, están expresamente prohibidas por el derecho internacional humanitario y son incompatibles con las disposiciones del derecho internacional de los derechos humanos.

Foto: David Aguilar Sánchez

¿Entonces por qué se le tolera al gobierno del apartheid?

Ayer las autoridades sionistas bloqueban la salida de menores del Consejo Infantil Palestino de Gaza para viajar a Bruselas. La alcaldesa de Barcelona daba este miércoles por roto el hermanamiento con Tel Aviv, debido a la violación de ddhh por el gobierno israelí. BDS

En diciembre, mientras Mohamed Safa presentaba en Oviedo su libro “La segunda Nakba”, en Naciones Unidas se aprobaban 4 resoluciones.. y el gobierno español se abstenía..

Recordaba entonces Safa que mientras un israelí que renombre con frecuencia el holocausto es ensalzado y su estatus crece, a un palestino que rememore la Nakba, la catástrofe de la expulsión mediante el terror de familias palestinas, se le ataca, y se pretende acallar su propuesta de justicia universal.

Safa recordaba y agradecía la solidaridad entre los pueblos, y que esa era su esperanza, que se sustenta en los hechos cotidianos heroicos de los jóvenes, de los adultos, de las mujeres palestinas, en su resistencia frente a la crueldad de la ocupación sionista.

Actualidad