El porvenir incierto de La Malatería de San Lázaro

El Principado anunció en 2021 la inminente rehabilitación del albergue para la construcción de viviendas sociales.

Recomendados

Xuan García Vijande
Xuan García Vijande
Comunicador, barman, músico. Redactor musical en Cuarto y mitad.

Durante el verano de 2021, el Gobierno de España aprobó un paquete económico con el que reforzar la política de vivienda en el Estado, con parte destinada a la rehabilitación y reacondicionamiento de edificios y otra al levantamiento de vivienda social. De esta iniciativa, el Principado recibirá alrededor de 47 millones de euros. El proyecto de la Consejería de Bienestar Social ascenderá a 56,7 millones, con actuaciones en Xixón, Avilés, Siero y Oviedo/Uviéu.

Oviedo recibirá 6,3 millones para rehabilitar La Malatería de San Lázaro, un enclave histórico de la ciudad. Hasta 1929, el mismo solar lo ocuparon unas instalaciones sanitarias dedicadas a albergar y tratar “malatos” o leprosos. Este centro hospitalario encuentra sus orígenes alrededor del s. XIII. Su temprana vinculación a San Lázaro (con los nombres de San Lázaro de Cervielles y, más adelante, de Entrecaminos o del Camino), está en el origen del nombre del barrio ovetense.

Edificio de La Malatería | FOTO: Alisa Guerrero

El antiguo hospicio parroquial será rehabilitado para su posterior conversión en vivienda protegida de titularidad privada, con un alquiler social controlado por el Principado. El sótano del edificio se aprovechará para la construcción de un parking. Además, el proyecto del Principado incluye un centro de día y una residencia para mayores.

Con casi una treintena de viviendas, la capital asturiana se coloca en tercer lugar entre los concejos que forman parte del plan del departamento dirigido por la consejera Melania Álvarez. De ellos, Xixón está a la cabeza, con 250 viviendas, seguida de Avilés y Siero, con 44 y 12 respectivamente.

El actual edificio fue levantado en 1929, momento a partir del cual se le empezó a conocer como Albergue Cano Mata, por Víctor Julio Cano y Mata Vigil, quien legó su fortuna para su construcción. Es entonces cuando el centro pasa a ser cogestionado por Cáritas y el Ayuntamiento.

Desde 1982 y hasta 2010 el edificio formó parte de la Red de Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA), sirviendo de residencia para la tercera edad. Su cierre hace ya 13 años se debió a deficiencias estructurales en fachada, techumbre e instalación eléctrica, lo que obligó al traslado de sus usuarios a otros centros dentro y fuera del concejo. La Consejería tasó en aquel momento el valor de la reparación en 7.000.000 €.

La Malatería de San Lázaro es considerado el centro sanitario más longevo de Asturies, con más de 700 años de actividad pocas veces interrumpida. Una de esas ocasiones se dio durante la Revolución del 34, ya que el antiguo hospital fue sede del Comité Revolucionario de Oviedo en los últimos días de la insurrección, llamada “Maletería” por Manuel Grossi en su libro “La insurrección de Asturias”.

15 años sin ser reconocido edificio de interés, pese a existir el acuerdo para ello

En 2008 el Pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad una iniciativa de la Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda (ASCIZ), liderada por Roberto Sánchez Ramos “Rivi”, con la que exigían la declaración del edificio de La Malatería como patrimonio cultural. Pese a todo, la Corporación no dio ejecución al acuerdo, y tres años después la propuesta volvió al Consistorio, esta vez de mano de Foro Asturias de Ciudadanos. Nuevamente fue apoyada por todos los grupos políticos representados.

Han pasado 15 años desde que ASCIZ y Rivi lo llevaran al pleno y este lo aprobara con el apoyo del Gobierno y la oposición, pero el acuerdo sigue en un cajón sin ejecutar. Aunque se podría aprovechar la actual revisión del Plan General de Ordenación Urbana para la inclusión de este espacio en el Catálogo de Edificios y Lugares de Interés, esto no figura en los planes del Ayuntamiento. La declaración de protección del edificio es lo único que evitaría una eventual demolición.

La Malatería de San Lázaro | FOTO: Alisa Guerrero

Desde el cierre de las instalaciones en 2010, los distintos partidos han ido haciendo propuestas sobre posibles usos alternativos tras una eventual rehabilitación. Durante el año en el que Francisco Álvarez-Cascos ejerció la presidencia del Principado, la Comisión de Bienestar Social del Ayuntamiento de Oviedo acordó instar al Gobierno autonómico a transformar las instalaciones de Gil de Blas en un centro de atención a personas con discapacidad. La idea recibió el apoyo del Partido Popular, Izquierda Unida y el Partido Socialista y el voto en contra de los concejales de Foro Asturias.

En el presente mandato, el Grupo SOMOS Oviedo/Uviéu propuso incluir en los Fondos Next Generation (ahora “Plan de Recuperación”) la “rehabilitación del edificio de La Malatería para hacer una residencia juvenil y mini pisos para la juventud”. Esa y otras propuestas presentadas en bloque parecieron al edil Nacho Cuesta “poco maduras para llamarse propuestas”. Finalmente fue rechazada con el voto en contra del bipartito y la extrema derecha.

En la misma línea estaba la propuesta de Podemos Asturies. La formación morada coincide en dedicar el complejo a la creación de vivienda social, pero concretan y piden que sea para jóvenes y personas con discapacidad, con rentas accesibles.

Tras los numerosos intentos para proteger el inmueble o dotarlo de un uso, el Albergue Cano Mata sigue esperando una solución, mientras su infraestructura se debilita por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. Tal y como decía el poeta ovetense Ángel González, al porvenir lo llaman así “porque no viene nunca”.

NORTES ha contactado a la Consejería de Derechos Sociales para saber cuál es el estado del proyecto pero, tras varios intentos, no hemos obtenido respuesta.

Actualidad