La peor ola de incendios desde 2017 deja 11.000 hectáreas arrasadas por el fuego en toda Asturies

La lluvia y el cambio de viento ayudan a la extinción de las llamas, que se han cebado con el Occidente asturiano.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Las lluvias y el cambio de dirección del viento han contribuido este sábado a hacer frente a la oleada de incendios en Asturies, la peor desde 2017 tras haber quemado ya unas 11.000 hectáreas, y reducir a una veintena el número de focos, ya estabilizados.

La mejoría de la situación ha llevado al Gobierno del Principado a rebajar a fase 1 la situación de emergencia del Plan Especial de Protección Civil por Incendios Forestales (INFOPA), al no haber en estos momentos peligro para las personas y sus bienes.

Esta oleada, que comenzó hace diez días, ha quemado ya unas 11.000 hectáreas según las primeras estimaciones, sólo por detrás de las registradas en octubre de 2017 y diciembre de 2015, cuando quedaron arrasadas cerca de 13.000 y más de 16.000 hectáreas, respectivamente.

Retirada de efectivos

De este modo, los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias y equipos de apoyo de otras comunidades desplazados al Principado para colaborar en las labores de extinción dejarán de formar parte de un operativo que ha llegado a estar conformado por más de 800 personas en los últimos días.

La región, que ha sufrido hasta 135 fuegos de manera simultánea, contabiliza 22 focos, y solo se está trabajando en los de Piñera de Arriba, en Lena; en Naraval, Rañadoiro y Casa Ríos, en Tineo; y en Bustefollado, en Villayón.

En el resto de incendios irán siendo revisados y vigilados por agentes del Medio Natural y Bomberos de Asturias, según la última información facilitada por el Servicio de Emergencias del Principado (SEPA).

Además, el puesto de mando avanzado ya se ha retirado del municipio de Valdés, el concejo más afectado por la virulencia del fuego, y ha regresado a la base en La Morgal ante la mejoría de la situación.

El fuego se ha cebado especialmente con la zona occidental de Asturies, donde han llegado a evacuarse a cerca de 400 personas y se han quemado construcciones, como cabañas y hórreos, pero no residencias habituales, según el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

En este contexto, el Gobierno asturiano acelerará la concesión de ayudas a los afectados y pedirá que el Principado, “o al menos las zonas con mayor afectación”, sean declaradas zona catastrófica.

Barbón quiere que los “terroristas” paguen con la cárcel

El presidente de Asturias, Adrián Barbón, ha vuelto a señalar que los fuegos han sido provocados por unos “auténticos terroristas” que “han puesto en riesgo la vida de personas”.

“Hay que ser conscientes de que pudo haber cientos de muertos a lo largo de estos días”, ha advertido el jefe del Ejecutivo, quien ha asegurado que, en algunos momentos, “Asturias ardía por los cuatro costados”.

“Yo quiero ver a gente en la cárcel”, ha subrayado tras pedir la ayuda de los vecinos en caso de que tengan “sospechas”.

Movilización ecologista este lunes

Grupos ecologistas asturianos convocan este lunes a las 19:30h frente a Presidencia del Principado una concentración exigiendo responsabilidades políticas por el fuego. Bajo el lema “Asturies no arde, la queman”, los ecologistas denuncian la falta de medidas de prevención y el levantamiento de acotamientos al pastoreo en las zonas afectadas por el fuego.

Actualidad

1 COMENTARIO