Canteli rehúye el primer debate electoral y Llaneza marca distancias con Barbón en el protocolo de La Vega

Belén Suárez Prieto (Podemos), Gaspar Llamazares (IU) y Carlos Suárez (Foro) rechazaron introducir viviendas en el histórico recinto fabril.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Buen ambiente y una sala llena en el primer debate de la campaña electoral ovetense, organizado por el movimiento vecinal. A falta de otros espacios públicos, tuvo que celebrarse en el salón de actos de la parroquia de La Tenderina, escenario, crucifijos incluidos, que dio al acto cierto aroma de Transición, cuando las iglesias eran refugio de la incipiente sociedad civil democrática.

El futuro de la fábrica de armas de La Vega fue el tema del debate y Alfredo Canteli el gran ausente de un acto que contó con presencia de los candidatos de PSOE, Podemos, Cs, IU, Vox y Foro. Firme, aunque sin aspavientos ni sobreactuación, Carlos Llaneza quiso dejar bien claro que el protocolo pactado por Ayuntamiento, Principado y Defensa no es su protocolo, y que discrepa con él en puntos clave como el desvío de la autopista, algo que a su juicio, “rompe con la unidad del recinto”. Más flexible se mostró en cambio con la cuestión de la vivienda, admitiendo la posibilidad de destinar una pequeña parte de sus 122.000 metros cuadrados para usos residenciales alternativos como “cohousing” o viviendas para jóvenes. Llaneza prometió una revisión del protocolo si este mayo hay cambio y es elegido alcalde. “Quiero ser el alcalde que inaugure La Vega”, concluyó Llaneza, que quiere que con la fábrica no se repita la historia de destrucción patrimonial iniciada en Oviedo/Uviéu con la tala del carbayón y seguida con los derribos del acueducto, el palacete de Concha Heres o la demolición de la estación de El Vasco.

Carlos Llaneza y Carlos Suárez. Foto: Alisa Carcedo
Dolores Carcedo y Antonio Díaz. Foto: Alisa Guerrero
Consuelo Vega, Juan Álvarez, Javier Ordás e Isabel Rivero. Foto: Alisa Guerrero

Desde el público, Dolores Carcedo, portavoz del PSOE en la Junta General, y Juan Álvarez, independiente en la lista de Llaneza y militante de la Plataforma Salvemos La Vega, seguían con atención la intervención del candidato socialista. Ying y Yang de un ciudadano Llaneza que quiere marcar perfil propio, oviedista, autónomo, transversal, sin romper con una FSA-PSOE y un Barbón que se ha comprometido con Canteli y Margarita Robles a levantar 1.100 viviendas en la factoría del siglo XIX.

Carlos Suárez. Foto: Alisa Guerrero.

Carlos Suárez, de Foro, uno de los candidatos que más difícil lo tiene, pero que más está destacando en campaña por sus ideas y propuestas, puso el foco en la necesidad de tratar La Vega no de manera aislada, sino como “un conjunto, con Santuyano y la Fábrica de Gas”. El líder forista vino con los deberes hechos y propuestas concretas. Abogó por tirar los muros, desechar la idea de atravesar el recinto con la autopista, y unir la fábrica y el prerrománico creando un gran parque de Santuyano. También apostó por buscar usos mixtos, culturales, sociales y tecnológicos que generen empleo de calidad en la ciudad. “Oviedo no necesita nuevo suelo para viviendas” subrrayó.

Los candidatos en el debate. Foto: Alisa Guerrero
Foto: Alisa Guerrero
Antonio Díaz, Ana Taboada, Flor Tejo, Celso Miranda y Ezequiel Echániz. Foto: Alisa Guerrero

Belén Suárez Prieto defendió la máxima protección patrimonial para el conjunto histórico, cero viviendas, excepto residencias para estudiantes en los chalets, y la apertura de los muros para permitir el tránsito de los vecinos por el recinto, y que este sea un nuevo espacio verde “para pasear, y disfrutar del ocio y el recreo”. Suárez Prieto rechazó el protocolo “tanto en su contenido como en su forma”, y criticó “el oscurantismo y la falta de participación ciudadana” de un documento “elaborado en parte en una confitería ovetense, como informó un medio local”. La candidata de Podemos manifestó su preferencia por la solución del Bulevar en lo referente al problema de la autopista, Santuyano y La Vega. También expuso la importancia de conocer los trabajos arqueológicos antes de tomar ninguna decisión que comprometa el futuro de la fábrica, para la que pidió usos provisionales mientras se resuelve su reversión a la ciudad.

Belén Suárez Prieto y Gaspar Llamazares. Foto: Alisa Guerrero
Ánxel Nava. Foto: Alisa Guerrero.
David Rodríguez. Foto: Alisa Guerrero

Gaspar Llamazares fue el único de los candidatos de la izquierda que sacó pecho de la gestión del tripartito y del preacuerdo al que había llegado el gobierno de Wenceslao López con Defensa: “sin especulación, ni derribos”. El candidato de IU-Convocatoria por Oviedo comenzó su intervención destacando que el movimiento en defensa de La Vega “ha doblado el brazo a los defensores de protocolo”, obligándoles a hacer cambios sustanciales, pero advirtió que si en mayo el PP gobierna en Oviedo/Uviéu, “el protocolo se convertirá en ley”. Llamazares defendió usos múltiples para La Vega, pensando en clave de ciudad y de área central asturiana. Cultura, espacios verdes, equipamientos, empresas, tecnología, pero no vivienda, y señaló que el anuncio de Pedro Sánchez de construir viviendas en terrenos de Defensa “abre en canal el protocolo” y supone un giro total e inesperado. “La Vega debe servir para coser la fractura entre los barrios que la rodean y el centro” señaló el candidato, partidario de un pacto entre derecha e izquierda, asociaciones e instituciones como la Universidad para definir un gran consenso sobre el futuro del histórico recinto fabril.

Sonsoles Peralta y Carlos Llaneza. Foto: Alisa Guerrero.
Luis Pacho y Belén Suárez Prieto. Foto: Alisa Guerrero
Foto: Alisa Guerrero.

Sonsoles Peralta, de Vox, criticó que ninguna de las dos corporaciones haya pasado de las palabras a los hechos, y defendió introducir vivienda pública en el recinto, para el que no pidió ninguna protección en concreto. Luis Pacho, de Cs, se desmarcó tanto del tripartito como del bipartito, y explicó que las negociaciones se hicieron por Nacho Cuesta y Canteli a espaldas del resto del gobierno, “en la torre del mago”, en referencia a su ex compañero de filas y concejal de Urbanismo. Pacho se mostró flexible con respecto a introducir algún tipo de vivienda que permita tránsito y vida en la zona durante todo el día, evitando que se convierta en una zona insegura y “desangelada” a determinadas horas.

El debate destacó por el guante blanco entre los candidatos y el elevado número de coincidencias. Llamazares pidió a la sociedad civil que frente a las infografías de Canteli “organice más actos como este”. Una silla vacía representó durante las casi dos horas de acto la ausencia del alcalde, invitado por las asociaciones vecinales, y que declinó participar.

Actualidad