Los zapatos colos que Yolanda Huergo caminó pola vida

Nengún cabeza de llista a l'Alcaldía de Xixón ta al altor d'aquella candidata tímida, constante y valiente

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

La última vez que vi a Yolanda Huergo fue va cuatro años, nos díes últimos de la campaña electoral de 2019. Los medios de comunicación taben convocaos en Xixón un sábadu a mediudía, delantre de La Escalerona, pa una comparecencia conxunta d’ella, como candidata a l’Alcaldía por Podemos-Equo Xixón, y de Lorena Gil, como candidata a la Presidencia del Gobiernu asturianu por Podemos Asturies. Yolanda fue la primer ‘política’ y yo fui’l primer ‘plumilla’ que acudimos a la cita naquel día soleyeru. La candidata xixonesa, la mio candidata, taba derrangada dempués d’una precampaña abegosa y d’una campaña llarga.

Yolanda pidióme opinión sobre lo que tenía pensao dicir a les y los periodistes; yo improvisé un par d’idees y darréu, nun sé por qué, punxímonos a falar de la vida de barriu. Comentamos vivencies sobre los barrios de Xixón que taben venceyaos a la nuesa infancia y a la nuesa vida (Natahoyo, Pumarín, Cimavilla…), barrios que fieden a sobacu obreru y pescador, barrios venceyaos a la nuesa forma d’interpretar el mundu. Yolanda echó una risotada por dalguna chorrada que soltara yo y sorrió fundiendo la so mirada nel Cantábricu. Y a mi nun me cayó embaxo la so sorrisa, porque sabía qu’ella llevaba años combatiendo una enfermedá mui cabrona, y qu’aquello yera al empar un abrazu a la esperanza de la vida y un manotazu a l’amenaza de la muerte.

Conocí a Yolanda Huergo nos años noventa del sieglu pasáu. Yo cubría pal periódicu El Comercio la información de los movimientos de reivindicación llingüística, solidaridá internacional y derechos humanos como «redactor de las causas perdidas» (asina solía llamame con ciñu ún de los mios redactores-xefe). Daquella coincidí en delles manifestaciones pola oficialidá del asturianu con aquella moza siempre tímida pero siempre sorriente que garraba con punxu la pancarta.

La vez primera que charramos fue por un asuntu d’Amnistía Internacional. Yolanda, qu’acababa de llicenciase en Derechu pola Universidá d’Uviéu, taba dándolo too como militante de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana y tamién como activista d’Amnistía. Venció la so timidez pa llamame al periódicu y informame d’un actu que convocara la sección asturiana d’Amnistía Internacional, de la qu’ella yera parte fundamental.

Con ventipocos años, la so vida yá xiraba nuna exa de 360 graos: la rotación de quienes creen que nun hai qu’agachar la vista nin aforrar miraes pa dignificar el mundu nin el to país, que ye una parte del mundu. Yolanda nunca abandonó’l meridianu de la oficialidá de les llingües propies d’Asturies nin el paralelu de la dignidá de los pueblos qu’espresen y pronuncien n’otres llingües derechos y llibertaes.

Va cuatro años, baxo la solombra de la enfermedá, Yolanda aparcó un puestu de trabayu estable pa embarcase nuna aventura electoral incierta. Sí, esa mesma Yolanda que disfrazaba na so timidez la bravura p’atrevese a intentar cambiar el país y el mundu…

Güei Rubén Ardura, el compañeru de Yolanda Huergo, pasó pel Grupu Municipal de Podemos-Equo Xixón a recoyer dalgunos oxetos materiales de Yolanda. Ente ellos, esti diorama que voi tener presente neso que llamen la “xornada de reflexón”. Porque, por vez primera, tovía nun sé qué a qué candidatura voi votar esti domingu. Lo que sé ye que nenguna candidata o candidatu municipal xixonés ta siquiera al altor de la suela de los zapatos colos que Yolanda caminó pela vida, pisando prexuicios y conquistando derechos, con esa timidez y con esa discreción que gasta la xente humilde.

Actualidad

2 COMENTARIOS