“Salvemos La Vega” mete tijera (de poda) en la Fábrica de Armas

La plataforma vecinal organiza una sestaferia "para que las autoridades se tomen en serio la limpieza del espacio".

Recomendados

Xuan García Vijande
Xuan García Vijande
Comunicador, barman, músico. Redactor musical en Cuarto y mitad.

Este martes, varios miembros de la plataforma ciudadana “Salvemos La Vega” se arremangaron y cogieron guantes y herramientas para hacer una sestaferia en la margen oeste de la Fábrica de Armas, la que marca los lindes del recinto con la calle Adelantado de la Florida. La acción de carácter reivindicativo era de una naturaleza doble: una práctica, al limpiar la calle de rastrojos “peligrosos” para los viandantes; y otra simbólica, con la que reivindican la dejación de responsabilidades de la propietaria de la finca —el Ministerio de Defensa— y el Ayuntamiento de Oviedo, responsable subsidiario de la salubridad de los terrenos.

“En diciembre de 2022 pusimos una denuncia en el Ayuntamiento, requiriendo a la propiedad que limpiara los terrenos”, contaba Flor Tejo, una de las portavoces de la plataforma —”porque aquí somos portavoces todos y todas”—. El siguiente año, la Corporación municipal respondió diciendo que incoarían expediente al Ministerio para que se hicieran cargo de su responsabilidad y que, en caso de que no lo hicieran, el Ayuntamiento actuaría de forma subsidiaria y pasaría los costes al Gobierno de España. Seis meses tras acudir a las autoridades locales, nada ha cambiado. La ausencia de acciones “obligó” a la plataforma a acometer una limpieza vecinal.

Foto: Alisa Guerrero
Foto: Alisa Guerrero
Foto: Alisa Guerrero

Según otro de los portavoces, Ánxel Nava, la acción simbólica tiene por objetivo llamar la atención de las autoridades competentes, “para que se tomen en serio la limpieza del espacio”. Unos terrenos que, de acuerdo con este movimiento ciudadano, suponen un “pulmón verde” para la ciudad que reivindican y que ganará peso con los años, ante una tendencia expansiva hacia el Este. El desarrollo urbanístico de esta zona elevaría los niveles de contaminación, y ahí es donde el conjunto fabril histórico como parque tendría todo el sentido.

Foto: Alisa Guerrero
Foto: Alisa Guerrero
Foto: Alisa Guerrero

Esta acción se enmarca en un contexto que excede la Fábrica de Armas: el reciente permiso del gobierno municipal para talar varios centenares de árboles en el entorno de Santuyano. “Esto es ir contra los planes de ciudades sostenibles europeas“. En el colectivo apuestan por el despliegue de zonas verdes, por su rol en el tejido social y comunitario, pero que estén “controladas” y no sean “nidos de ratas”, como ocurre actualmente.

Salvemos La Vega aprovechó también la ocasión para expresar su oposición al Convenio actual en el que se prevé un vial de cuatro carriles que atravesaría el recinto fabril y la construcción de un millar de viviendas, “porque, al final, todo se reduce a la especulación”.

Actualidad