¿Y de lo mío, qué?

Reflexiones sobre unes pallabres de Joel García, presidente de la patronal de la construcción.

Recomendados

“La sanidad […] la realidad es que cuesta mucho y, si se es capar de rebajar un 5% el gasto, se recupera un montón de dinero, y en el tema de la educación, sin rebajar servicios, entiendo que, con menos niños, no puede costar más”.

Son palabres institucionales, non de chigre, de Joel García Fernández, presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC-Asprocon) que namás se puen desplicar, na práctica, dende’l peor de los egoísmos, el desconocimientu de la situación vital de les persones coles que se cruza na cai y nel trabayu y la ignorancia xeneral y, específicamente, empresarial. Dende’l puntu de vista de la izquierda soberanista, feminista y solidaria que representa Aína, el conceptu mesmu ye inaceptable porque’l nuestru oxetivu ye averanos a una sociedá de persones llibres que tienen derechu a una vida digna.

Entrúgome si esti home ye consciente de que les sos trabayadores tienen dificultaes pa pagar el gasóil pa dir a trabayar, si sabe que calentar la casa, comprar la comida y pagar la hipoteca o l’alquiler consume un porcentaxe a caldía mayor de los sos sueldos, si nun ye que los come enteros y entá un poco más. Dame mieu que nun lo sepa o, peor, que nun-y importe. Y si eso lo desconoz o nun-y importa, ye fácil imaxinar lo que pensará sobre too aquello que cai fuera de la supervivencia física de les persones: de la necesidá de cultura y espardimientu, del descansu reparador; del derechu a una vida afectiva llibre y d’igualdá na diversidá; del derechu a ser quien yes y non quien los demás quieren que seyas; del derechu a ser muyer y que nun te midan con otra vara estremada a la de los homes; del derechu a vivir equí colos mesmos derechos que los demás anque nacieres fuera; del derechu a vivir na to llingua y cultura ensin que te consideren una terrorista. Too eso constitúi la diferencia fundamental ente persones como Joel García que ponen nel centru’l beneficiu empresarial (el suyu, nun nos engañemos) y la militancia n’Aína, que ponemos nel centru la vida humana.

Vivimos nun nuevu paradigma económicu mixtu: socialismu pa les obscénamente riques y austeridá pa les que somos asalariaes y autónomes

Warren Buffet, míticu inversor estaoxunidense, sorrayaba nuna entrevista la incongruencia de que la so secretaria pagare más impuestos qu’él. Dicía Buffet que yera verdá, que sí esistía una llucha de clases y que diben ganando elles (les poderoses) na so llucha contra’l 90% la población (les desposeyíes). Nunca foi tan evidente nes sociedaes occidentales como depués de la gran crisis de la burbuya inmobiliaria y bancaria del 2008, siguida darréu pola crisis sanitaria del Covid y la humanitaria y alimentaria de la guerra n’Ucraína.

Vivimos nun nuevu paradigma económicu mixtu: socialismu pa les obscénamente riques (les sos ganancies son d’elles y les sos pérdides son de tola sociedá) y austeridá (pérdida de poder adquisitivu y menos servicios públicos) pa les que somos asalariaes o pa esa sub-clase de nueves esclaves, iguales en too a les asalariaes pero con menos derechos llaborales, que dalguién llamó autónomes o emprendedores con un sentíu del humor tirando a macabru. Nun choca, nesi contextu que completa l’ascensu del facismu en toa Europa, que personaxes como Joel pidan más perres de toes pa él y les sos amigues y menos riqueza pal 90% de les desposeyíes mientres bebemos la absenta d’esa mítica clase media que creyemos ser o suañamos con ser.

Pero nunca ye tarde. Tenemos la oportunidá de garrar la pallabra y facer política p’Asturies dende Asturies. Hai un país por construyir dende abaxo, y la educación y la sanidá son dos de los pegollos sobre los que crear una vida más xusta y solidaria, onde cada persona tenga voz y derechu sobre la riqueza que xeneramos toes coles nuestres manes.

Actualidad