¿Caducó la feminización de la política?

La Escuela Feminista de AMA reflexiona sobre el protagonismo adquirido por las mujeres en el llamado ciclo político del cambio.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El abandono de la política por parte de la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern inspiró en febrero de 2023 el texto “¿Caducó la feminización de la política?” de Laura Pérez Castaño, concejala de Derechos Sociales, Feminismos y LGTBI de Barcelona. La Escuela de Pensamiento Feminista de AMA ha tomado el prestado el título del artículo para reflexionar y hacer balance de la masiva entrada de mujeres en la política institucional durante la que esta semana Xavier Domènech bautizaba como “la década del ¡Sí se puede!” en un acto organizado por NORTES.

El resultado es agridulce a tenor de los comentarios que se desprendieron la mañana del sábado en el tendayu del Muséu del Pueblu d´Asturies. “Las organizaciones han seguido siendo profundamente masculinas” lamentaba Aitzole Araneta, ex concejala de Elkarrekin Podemos en Donostia.

Laura Pérez Castaño y Jara Cosculluela. Foto: David Aguilar Sánchez

Pérez Castaño marcó distancias con respecto a los discursos esencialistas sobre la bondad intrínseca de las mujeres en política: “No necesitamos santas, necesitamos feministas en las instituciones, y sobre todo feminismo en las calles”. Para la ex edil del gobierno de Ada Colau el avance del feminismo no dependerá tanto de lo que hagan unas cuantas mujeres situadas en cargos políticos, como de la vitalidad del movimiento feminista para empujar desde la sociedad cambios culturales que luego pueden reflejarse en las instituciones.

Aitzloe Araneta. Foto: David Aguilar Sánchez

Paloma Uría repasó la evolución del movimiento feminista desde la Transición hasta la aparición de los ministerios de igualdad, y señaló la necesidad de que sin renunciar a los avances institucionales y la participación política, el feminismo no pierda su carácter autónomo del Estado y su arraigo en la sociedad civil.

Mar García Puig, escritora y ex diputada de En Comú Podem, señaló la irrupción de la maternidad en los discursos políticos tanto de la derecha como de la izquierda: “Antes ser madres nos impedía para estar en política, ahora nos legitima”. En opinión de Puig esta llegada de la maternidad a los cargos públicos ha tenido más de política imagen que de verdadera apuesta por medidas que faciliten la conciliación, y tampoco ha cambiado las organizaciones de izquierdas por dentro.

Actualidad