Día d’Asturies: ¿a quién-y importa?

Empiezo a escribir en NORTES y pienso, sinceramente, que nun hai nada, o poco, que celebrar nesti 8 de septiembre.

Recomendados

Xuan Bello
Xuan Bello
Escritor, Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana.

La verdá ye que nun tengo nada que celebrar. Ente poco y nada, seique un poquín de nada que si lo pillara Martin Heidegger igual hasta facía, con palabres bien acordaes y el rabil de la retórica deprendida, un ádene de nieve que nos sepultara por fin conceptualmente. Ello ye la razón de ser de los asturianos: que dalquién xustifique esa vocación de nun ser siendo mentes yes malapenes pero a propiu intentu. Yo nun quiero eso, lo de facer un ádene de nieve. ¿Pa qué diba querelo? La verdá, vuelvo al empiezu, nun sé si toi no que celebro, si lo que voi facer ye tostar la nieve, pero tengo que dicilo: el día de güei, el Día d’Asturies institucional, nun convoca en min nenguna exaltación sentimental. Los mios que perdieron la vida nel encantu tramposu de la vida, vivos o muertos, nun tán invitaos a esta fiesta, nadie los convocó y nin s’espera por ellos nin naide los echa de menos nin siquiera pa que tropiecen na alfombra bermeya de les celebraciones.

Sé que güei la xente de Llaviana, de la Pola y del Conceyu y tolos que s’averen de fuera, tarán esfrutando bien dello del azar de la vida. Ello ye importante, ello será fundamental, seique definitivo pa dalgunos, y mui bono pal comerciu local, de lo que m’allegro, pero dende la mio perspectiva esti 8 de setiembre, día de la Santina, nun encaxa na mio alma. Nun encaxaba tampoco daquella, cuando en Llanera cantó Franco Battiato la melodía de la mio adolescencia. Nada de lo que s’expón m’invita a celebrar un pasáu compartíu nin tampoco una historia futura.

Nada m’importa compartir la bulla. ¿Voi rechazar el culín qu’ufre la mano de l’amistá? Beberélu y riréme con quien me lo dea. Yo tamién sé mentir, tamién sé dicir la verdá. Agora, voi dicís: seré un desalmáu, dalquién qu’evita, incluso privadamente, esprecetase en público simplemente por ser.

Llevo calláu n’asturiano dende va quince años, dende que nació la mio fiya, nuna especie d’exiliu interior

Voi conta-yos la mio circunstancia. Llevo calláu n’asturiano dende va quince años, dende que nació la mio fiya, nuna especie d’exiliu interior. Falé n’otres llingües, anduvi pel mundu cuando m’echaron del mio, y callé prudentemente. Agora voi falar non porque quiera volver a aquel mundu, que yá nun existe, sinón porque quiero falar. Exiliu yá sé que ye una palabra dura que tien connotaciones polítiques, mui doloroses, que nun son de nenguna manera aplicables a la mio experiencia.

Cuando faló del exiliu siempre m’alcuerdo de José de Espronceda. Llegó a Lisboa y tiró nel Texu los cuatro cuartos que tenía y xuró nun volver más nunca onde la patria fora un sinónimu de xugu. Yo más bien viví nel abellugu que propiciaba l’amor compartíu, l’aventura de la paternidá y el descreitu de los preconceptos que fomos creando ente llibru y llibru.

Villapedre, Navia. Semeya: David Aguilar Sánchez.

Empiezo a escribir en NORTES y pienso, sinceramente, que nun hai nada, o poco, que celebrar nesti 8 de septiembre. Falando asina en xeneral nun tengo nenguna imaxe bona de los asturianos. En particular, claro, qui’hai asturianes y asturianos qu’almiro; pero si miro nel espeyu de la mio alma, tengo que confesavos que nun amor nenguna patria, que nun me siento de nenyuri. Pero tampoco vos oculto que quixi ser d’equí y d’un día pa otru falabéis nuna llingua que nun yera la mía.

Un principiu de la socialdemocracia: la tresformación económica implica una tresformación cultural. Serálo guapamente, pero n’Asturies ello nun asocedió ensin que nadie tuviera nin siquiera la intención de los que sufrieron una historia contada nuna llingua que nun yera la d’ellos,

¿A quién-y importa?

Nun vuelvo al exiliu, onde tán a gustu toi, ensin enantes falar.

Actualidad

1 COMENTARIO