Las 160.000 toneladas de carbón que se esfumaron del Musel y que NMR no pagó

Un juez le ha dado la razón a la compañía que denunció la desaparición de la mercancía, con valor de 10 millones de euros, custodiada por EBHI y que NMR nunca pagó

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Natural Mining Resources (NMR) llegó al puerto del Musel a finales de 2018 y entró en concurso de acreedores en noviembre de 2021, y entre medias llegó a ser el mayor operador de carbón del puerto gijonés. Detrás de la compañía estaba el escurridizo y controvertido empresario Antonio Boluda, vinculado a decenas de sociedades en todo el mundo, que encandiló a las autoridades prometiendo miles de puestos de trabajo y la reactivación del sector minero. En menos de tres años, NMR se esfumaba dejando una deuda de más de 100 millones de euros con el puerto de Gijón, con proveedores, clientes y con la administración. La empresa y sus responsables tienen varios casos judiciales abiertos por supuestos delitos de blanqueo, insolvencia punible, estafa, falsificación y fraude fiscal.

Uno de esos casos que aún no ha sido resueltos tiene que ver con 159.984 toneladas de carbón, propiedad de una empresa, que se descargaron en el Puerto del Musel en octubre de 2020. La empresa propietaria de los bienes había suscrito un contrato con Marítima del Principado, una compañía radicada en el puerto gijonés, para que esta se hiciese cargo del almacenamiento y la custodia del mismo hasta que NMR, comprador del mineral, pagase al proveedor por el producto. “Pero pronto empezaron a pasar cosas raras”, cuenta a NORTES un conocedor de esta operación que prefiere mantenerse en el anonimato.

Una de las escasas imágenes, tomada hace varios años, del empresario Antonio José Boluda Sánchez

Al poco tiempo de que el carbón llegase a Gijón, sus propietarios supieron que el carbón no estaba siendo custodiado por Marítima del Principado en una de sus terminales, sino que esta se lo había pasado a EBHI, que los depositó en su depósito aduanero. Cabe recordar que Marítima del Principado tuvo una estrecha relación con NMR durante el tiempo en que esta estuvo en activo. Sus sedes en el Puerto del Musel estaban muy próximas entre sí, y uno de sus trabajadores, tal y como informamos en NORTES, accedió a hacerse pasar por “responsable de eventos deportivos” de NMR durante la presentación oficial del patrocinio al Real Oviedo.

No se quedaron ahí las “cosas raras”. En el documento de traslado emitido por Marítima del Principado y fechado el 4 de noviembre de 2020 figura como propietaria del carbón, supuestamente por error, la sociedad dubaití Obsidian Mining & Steel, hoy rebautizada como Anchorage International DMCC, una de las decenas de sociedades que forman parte del entramado que maneja Boluda y su familia. En teoría, ese documento fue corregido para indicar quién era el dueño real del carbón, pero, de todos modos, NMR no llegó a pagarle a la empresa lo comprometido. En aquel momento, el valor de ese carbón ascendía a unos 10 millones de euros.

Al no recibir el pago, la empresa propietaria se propuso recuperar el carbón, pero NMR y la EBHI hicieron todo lo posible por evitarlo, hasta tal punto que hoy todavía no han recuperado el mineral. De hecho, hay motivos para pensar que ese carbón nunca estuvo en el depósito de EBHI, o estuvo solamente un breve periodo de tiempo. En enero de 2021, cuando la compañía interpuso una denuncia por impago, le solicitó al juez que confiscase el carbón para evitar que desapareciese, aunque el juez no accedió a su petición.

En noviembre de 2023, un juez de Madrid condenó a EBHI a devolverle a TELF las 160.000 toneladas de carbón. Ahora, EBHI y NMR sostienen que no es posible devolver ese carbón, puesto que no se encuentra en los depósitos de la empresa. Este periódico se ha peusto en contacto con EBHI, que ha declinado hacer ninguna declaración sobre este asunto.

“Ahora sabemos que ese carbón nunca estuvo allí”, dice la fuente ya citada, “y, por tanto, que NMR y EBHI le mintieron al juez en 2021. Ese carbón desapareció, pero los acreedores de NMR nunca recibieron dinero por su venta. No sabemos dónde ha ido ese carbón ni quién se quedó el dinero”. Todo este proceso tiene lugar en paralelo al concurso de acreedores de NMR, por el cual la empresa asegura no tener activos suficientes para afrontar sus deudas: “Hay compañías en bancarrota, algunos bancos han perdido millones de euros, pero Boluda sigue viviendo como un millonario”.

Actualidad