Nun vayáis al Taj Majal, dir a Trabáu

En recuerdu de Rosa Cunqueira, cuyu exemplu ye quién a acabar con toles guerres,

Recomendados

Siempres-y dixi a Rosa que pa mín Trabáu yera lo más paecío al Taj Mahal, y
Rosa siempres bufaba cuando-y lo dicía.
La primer vez que pisé la guarida sentíame guérfana nel asturianismu, falta
principios incluso. Nun pasaren cinco minutos y tinía enriba la mesa un
platu con pote, un dedal de ‘xistra’ y una paisana sentada al llau míu que
bautizare la mio pandereta. Foi xusto nesi momentu cuando decidí que
quería quedame ehí pa siempres, sentada con Rosa nesa carpa.
Ella nun entendía de guerres, nin de terrorismu tampoco, facía les coses
cencielles, dábate lo que tinía. Lo primero que deprendí de Rosa foi qu’eso
yera l’asturianismu, apurriar al mundiu lo que ties porque quies dalo,
porque ye lo tuyo.
Yera icónica n’una tierra que-y tenía miéu. Reivindicaba les amigues y el
descansu, la parte más acaldada de lo rural y beber en cachu.
De mayor quiero ser tán buena y descarada como Rosa, ún iconu pa toles
muyeres que viven atrapaes na banda sonora los paisanos, pero tiníen casa
en Trabáu.
Despedístete enantes de tiempu, nel to últimu llibru nel que dicíes:
‘Fóstete sin más,
sin despidite,
como siempres
sin rendite’.
Quiérote Rosa, quiérote tanto que namás te pido que descanses agora, por
tolo que trabayasti pa que Trabáu fuere de toes.
A Asturies pídoi que te dedique tolo que salga d’ella, que te sienta, que se
faiga tuya y que nun escaeza qu’una pandereta pue finar con guerres,
entamar amoríos.
Nun vayáis al Taj Mahal, faceime casu, dir a Trabáu a que vos falen de Rosa,
qu’ella podría acabar con tolo que queda por quemar.
Mando besos a la Guarida, de la vuesa nena.

Actualidad