Las guerras adrianas (cap. XXIV): El incarprettamento

Para mentir hay que saber recordar. Eso es lo que ha sucedido con el vial de Jove esta semana

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

Lo venimos diciendo en este modesto periódico. Los puentes, nunca mejor dicho, estaban prácticamente rotos. Porque entre el gobierno de Barbón y el gobierno de Pedro Sánchez, la relación parece insalvable desde que el presidente asturiano decidió convertir su federación en el refugio climático de Lady Macbeth. Entiéndase bien. No es que los funcionarios de uno y otro lado de Pajares hayan dejado de hablarse, no es que no se cuiden las formas y todo esté revestido de una sutil diplomacia, es sencillamente que los jefes no se soportan y parece ser que tampoco se respetan. En Madrid, un ujier del Congreso pronunció una maldición y susurró hace meses que no habrá paz para los malvados. Y en esas estamos, con una terrible tensión en los pasillos de Fruela, que indica lo descuadernado que está el gobierno asturiano.

Lo admirable de todo esto es, sin embargo, el tesón con el que Adrián Barbón ha querido jugar la partida. Lo ha dado todo por una mujer que quiso practicar con Pedro Sánchez un enterramiento. En Madrid también saben jugar al incaprettamento, una manera ritual de enterrar a otra persona viva, ahogándola con una soga atada desde el cuello hasta los tobillos. No sé sabe el motivo, la razón última de este rito. Los antropólogos afirman que el incarprettamento se lleva practicando en toda Europa desde el neolítico y que ha llegado hasta la mafia. El destino ha querido que en Ferraz, de un modo simbólico, hayan tomado buena nota de esta práctica. Están ahogando al Secretario General de la FSA hasta el próximo congreso.

Adrián Barbón en la comida en la calle de Avilés. Foto: Principado de Asturias

Madrid es un milagro. Nacen y mueren políticos a cada hora. En Asturias también. Aunque tardan más tiempo en nacer y bastante más en caer. Pueblo pequeño, infierno grande. Barbón ha sido capaz de convertir su vanidad en dinamita pegada a su pecho. Es muy probable que un día le explote y reviente.

Entre un hijo de puta y un inútil, siempre es más peligroso el inútil porque destroza todo lo que hay a su alrededor. En Gijón lo saben. Para mentir hay que saber recordar. Eso es lo que ha sucedido con el vial de Jove esta semana. El gobierno asturiano ha dejado al Ministro de Transportes, Oscar Puente, como un vulgar mentiroso después de conocerse que en el Ministerio habían informado meses antes al gobierno de Barbón sobre la inviabilidad del acceso a El Musel. En NORTES formulamos la pregunta cuando estalló la bomba el pasado 20 de marzo, tras la reunión que celebraron la Alcaldesa, Carmen Moriyón, y el Consejero de Infraestructuras, Alejandro Calvo, con el Secretario de Estado de Transportes. Supimos oficialmente que el Banco Europeo de Inversiones no pagará la pastizara del Vial que conecta el puerto con Arcelor Mittal y la ZALIA. Un dato importante: Laureano Lourido no ha dicho todavía nada sobre este punto. Cuando La Nueva España informó sobre la crisis de credibilidad del Gobierno de Barbón, el Ministro de Transportes anunciaba desde su twitter la llegada de los Avril a Asturias en breve. La soga ahogaba más el cuello del Presidente asturiano. Cada tren que llegue a Asturias será, a partir de entonces, un misil en el corazón del gobierno regional. Una sutil y elegante manera de ahogarle con sus palabras. Incarprettamento. Hay una guerra declarada, cronificada, sofisticada. Y también hay una mujer: Lady Macbeth.

Las guerras adrianas fueron declaradas el día en que Adriana Lastra dimitió dando un sonoro portazo en la salida del servicio de la calle Ferraz. Las batallas y escaramuzas que suceden dentro y fuera de Asturias construyen el relato de una caída. La mujer más poderosa del PSOE, la que elevó a los cielos a Pedro Sánchez moviendo a las tropas del SOMA por España, se está llevando políticamente por delante a un presidente de gobierno regional que no encontrará hueco ni siquiera en el water del congreso. Hubo un tiempo en el que se especulaba desde la FSA con ministerios, después con escaños. Ahora sólo buscan conventos.

Selfie de Pedro Sánchez y Adriana Lastra cuando él era el aspirante a retomar el liderazgo del PSOE.

Conviene que la Agrupación Socialista de Gijón sepa donde tiene que estar. Todos se verán las caras en el próximo congreso del PSOE. Las navajas afiladas y los rifles cargados. El SOMA permanece fiel a Pedro Sánchez. No es un dato menor. La política de fomento en Asturias es un légamo de mentiras y traiciones a este lado del Rhin, consentidas por el gobierno hasta que llegó Oscar Puente. Creyeron que con el último ministro de Transporte todo sería posible, pero nuevamente se han equivocado, incluso mentir.

El gobierno regional está cada día más acorralado. Barbón finge que no pasa nada y habla a la ciudadanía de impuestos, descolgando la misma letanía desde diciembre sobre el valor del impuesto de sucesiones. Habla de tributos y de muerte, tratando de fingir que no pasa nada, pero en Madrid sólo quieren hablar de avriles como flores o misiles en primavera. Mientras tanto, la soga trabaja, el incarprettamento funciona. En eso estamos.

Actualidad