Convenios de Transición Justa con medidas coherentes y transformadoras

El próximo jueves 16 de mayo, por cuarto año consecutivo, celebramos en Langreo una jornada sobre transición justa.

Recomendados

Pablo García
Pablo García
Es sociólogo, vecino de Llangréu y activista del Conceyu pola Transición Xusta.

El próximo jueves 16 de mayo, por cuarto año consecutivo, celebramos en Langreo una jornada sobre transición justa. En esta ocasión para compartir con Xabier Marrero (asesor en transición energética) y Martín Lallana (investigador ecosocial) la reflexión sobre las claves para desarrollar unos convenios de transición justa con medidas económicas y ambientales coherentes y transformadoras.

Para entender el juego que la transición justa está dando en los valles del Nalón y del Caudal, resulta útil mirar atrás y analizar los momentos en que tuvimos la impresión de que el cambio transformador era una posibilidad real, incluso en estas Cuencas donde a lo largo de más de 20 años han fracasado tanto la diversificación económica como la fijación de población.

Hacer repaso de esos momentos puede ayudarnos a aclarar dónde estamos ahora y con ello contribuir a hacer más viables algunos escenarios de futuro mejores.

Cuando comenzó a hablarse de la transición justa,el primer aspecto que nos llamó la atención positivamente fue que se invitaba a participar en la elaboración de las alternativas a la descarbonización al conjunto del tejido asociativo y de la ciudadanía de las comarcas afectadas. Algo que antes nunca se había hecho, al haberse circunscrito la posibilidad de opinar a los sindicatos mayoritarios y a la patronal del carbón.

Así, el “27 de marzo de 2020 se puso en marcha el proceso de participación pública para los municipios del Valle del Nalón de Asturias afectados por el cierre de la central térmica de Lada y la explotación minera de Laviana”. Proceso en el cual participaron 83 organizaciones empresariales, sindicales y asociaciones ciudadanas de la comarca, entre las cuales estamos el Conceyu pola Transición Xusta.

El segundo aspecto a resaltar son las conclusiones del “Informe preliminar del proceso de participación pública”, en el cual se recoge que entre las aportaciones para el Convenio de Transición Justa del Valle del Nalón, “pueden identificarse dos elementos como especialmente recurrentes, y sobre los que los agentes consultados consideran que debería construirse un futuro para esta zona: las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y la regeneración urbana”.

Pescadores en el río Caudal. Foto: Alisa Guerrero

La existencia de empresas relacionadas con las TIC en la comarca y el potencial de desarrollo de estas tecnologías en el futuro, “explican que los agentes del territorio identifiquen de forma recurrente a este sector como especialmente relevante para el futuro de la zona”.

De forma adicional, la regeneración urbana y la recuperación de terrenos industriales baldíos “contribuiría al desarrollo de la zona, al menos, en una doble pendiente: la mejora del atractivo de la zona (eliminando elementos ya sean antiestéticos o directamente peligrosos por contaminación del suelo) y la liberación de suelo para usos residenciales e industriales”.

Un tercer aspecto relevante fue la aprobación de la Ley 7/2021 de cambio climático y transición energética, en cuyos artículos 27 y 28 se incorpora por primera vez al Derecho español la Estrategia y los Convenios de Transición Justa como instrumentos dirigidos a la identificación y adopción de medidas que garanticen un desarrollo alternativo de los territorios afectados por procesos de descarbonización. Indicando que los convenios de transición justa, junto a la participación de las Comunidades Autónomas, “se suscribirán entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y Entidades Locales”. Por lo que, hasta donde nosotras sabemos, los Convenios del Nalón y el Caudal están sin suscribir con los Ayuntamientos.

La Felguera. Foto: David Aguilar Sánchez

En definitiva, tres herramientas (participación, propuestas del tejido asociativo y legislación sobre transición justa) que si se usan adecuadamente pueden dar como resultado la diversificación económica y la regeneración urbana y ambiental que la mayoría ambiciona.

Sin embargo, observamos con decepción que ninguna actuación del Ministerio de Transición Ecológica, y de su brazo gestor el Instituto de Transición Justa, se ha orientado estos últimos tres años a programas que destaquen por incentivar la localización y creación de empleos en el Valle del Nalón en el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Del mismo modo que el Ministerio de Transición Ecológica tampoco ha tomado iniciativa alguna para establecer un marco de participación pública al objeto de activar la regeneración urbana y la recuperación de terrenos industriales baldíos. Una demanda que está clara por parte de la mayoría del tejido asociativo, al entenderse que ello es fundamental para atraer inversiones empresariales y fijar población.

Pozu Nicolasa, propiedad de HUNOSA. Foto: Iván G. Fernández.

Sin embargo, lo que conocemos de lo que se promueve es una mezcolanza en la que todas las ideas parecen tener cabida. Nada que ver con unos ámbitos y líneas de actuación a priorizar en base al diagnóstico realizado. De manera que se aprovechen las fortalezas y se minimicen las debilidades existentes en el Valle del Nalón.

De todo ello se puede suponer que no gusta aplicar un plan para construir una estructura económica nueva. Que la planificación se lleva mal con el mercado y su sabiduría, de forma que la participación pública, las propuestas surgidas del tejido asociativo (aunque incluya también al empresarial) y la normativa sobre la transición justa parecen verse como un lastre que hay que dejar a un lado.

Acerca de los elementos de planificación que hay introducir en una transición ecosocial para que tenga éxito, de las resistencias que surgen y del papel que debieran tener las distintas administraciones y agentes de la sociedad, vamos a dialogar en la próxima jornada de “Transición Xusta”.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Actualidad