Las guerras adrianas (Cap.XXVIII): Quiero la cabeza de Ángel García

Barbón y Cepi podrían coincidir en una misma cena este viernes en Madrid.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

Hay hombres que pueden serlo todo en una vida, incluso después de muertos. Ángel García “Cepi” puede ser uno de ellos. Está llamado a ser leyenda. Finge normalidad, como si su sistema nervioso hubiera pasado antes por una planta de galvanizado. Finge serenidad, como si lo de este jueves estuviera agendado desde hace meses. Algunos dirigentes de la FSA afirman que ha perdido la cabeza, otros que podría ser la alternativa a Adrián Barbón, la otra “cabeza” errática del gobierno, autoproclamada candidata a la Secretaría General de la FSA en el próximo congreso (sin fecha). En Barbonia, Lady Macbeth y los suyos temen a Cepi y juegan a desestabilizarlo desde su propio Ayuntamiento. A su cabeza, a la de Ángel García, ya le han puesto precio político.

Los grajos negros de Siero motean el cielo azul con su vuelo. Son el oráculo desde el que anuncian el albor de la batalla. Tiemblan en la FSA cuando escuchan su nombre. Hubo un tiempo en que nadie habría pisado aquellas tierras enfangadas donde no se podía construir ni una letrina y hoy es el cuarto municipio de Asturias en población. En términos industriales, Siero es el más emergente de todos desde que llegó Amazon con la palabra de Abraham. Creed y habrá prosperidad. Creed y vendrán. El polígono de Bobes se ha convertido en el manantial de Cepi, su particular arca de Noe. “Quiero la cabeza de Ángel García” dijo alguien en el gobierno regional mientras el Alcalde viajaba a Madrid este miércoles. En Siero ha estallado una bomba y alguien ha gritado “Quiero la cabeza de Cepi”. En Siero se están cavando trincheras. El enemigo está dentro. El Alcalde está fuera. Su concejala de Urbanismo se va al otro Gobierno, al de Barbón, que desfallece en mitad de otra crisis con el ejecutivo central, a cuenta de la visita de Yolanda Díaz, a quien se pudo ver junto a José Luis Alperi, el Secretario del SOMA. La palabra crisis asedia por demasiados ángulos al gobierno regional.

Yolanda Díaz con los trabajadores de Saint Gobain.

Crisis en el Ayuntamiento de Siero con su Alcalde ausente, propiciada por el propio gobierno regional. Susana Madera pasará a formar parte del gabinete de Gimena Llamedo, viceconsejera de Presidencia. Este departamento se ha convertido en una agencia local de colocación de empleo. Sustituirá Madera a Iván González Espina que, según informan, no funciona en su cargo y pasará a dar apoyo a Rafael Oñate, jefe de gabinete de Presidencia, procedente del ministerio de Bolaños. Nadie se quedará en la calle. González Espina es más peligroso fuera del gobierno que dentro. Así que todos dentro. Que nadie diga nada, que nadie escuche nada. El gobierno es una caja de pandora, una cúpula del trueno. Algo reventará el día que se abra.

Tiemblan en la FSA cuando escuchan su nombre. Dicen que Cepi es un verso libre que logró una mayoría absoluta en las últimas elecciones locales de Siero y que ahora se emancipa del partido, embebido por su propia soberbia. Si la FSA y el gobierno tuvieran un proyecto político sólido, no tendrían nada que temer. Pero temen. Temen la cabeza de Ángel García. Temen que deje descolgado al PSOE, temen que arrastre a otras agrupaciones locales hacia una rebelión de territorios. Temen la celebración del congreso, por eso anticipan nombres, celebran aquelarres, convocan a viejos fantasmas.

Las Agrupaciones Locales ya no temen nada y mandan rastreadores a otras tierras no tan lejanas. En ambos casos, se descubre nuevamente la descomposición orgánica del PSOE en Asturias y su deterioro institucional. La FSA pierde presencia, se consume como una vela. Hay quien ya ha relatado el informe de bajas: Oviedo cayó, Gijón cayó, Langreo también cayó. Mapas, mapas, mapas. Cayó Mieres, tiempo ha, y al oeste cayó Cangas del Narcea y Tineo mientras al este sucumbía Ribadesella. Avilés se ha convertido en territorio neutral y no ha caído todavía pero nadie puede asegurar que Mariví Monteserín quiera repetir. Sin ella, Avilés también caerá. Hasta la fecha, el poder municipal de la FSA se concentra principalmente en dos corredores centrales. El del interior con Llanera, Siero, Corvera, Nava y Piloña se estrecha. El del exterior, desde Gozón a Valdés, también. En la FSA parece que nadie estudia los mapas.

Ángel García “Cepi”, durante la última entrevista celebrada con el diario NORTES. Foto de Kike Gallart.

Ya nadie se pregunta si el Secretario de la FSA caerá. Ahora sólo se preguntan cuándo y cómo. Este viernes, Barbón y Cepi se verán las caras en Madrid, convocados por la Cámara de Comercio. “Quiero la cabeza de Ángel García” se escucha en los callejones del Madrid de los Austrias. Quiero la cabeza de Cepi, maúllan los gatos de La Latina. La última cena madrileña no salió bien. Estaremos atentos a esta otra. Barbón y Cepi se medirán las cabezas en la misma cena y en la misma mesa en la que también podrían estar Laureano Lourido, presidente de la Autoridad Portuaria, y Carmen Moriyón, alcaldesa de Gijón. En otra mesa, también estará Juan Cofiño, el Secretario de la Agrupación Local de Siero y senescal de los sótanos de Fruela. El hombre que pudo gobernar se mantiene alejado del conflicto. El viejo general se mantiene en la reserva, taciturno y silencioso, mientras observa la guerra desde el porche de su casa. Por cierto, en el menú de la cena de este viernes, no está incluida todavía la cabeza de Ángel García.

Actualidad