Educación ofrece mejoras en vísperas de una nueva jornada de protesta en la enseñanza pública

Los sindicatos educativos calientan con un encierro la protesta de este viernes en defensa de más inversión en colegios e institutos.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Encierro de docentes en el Colegio Buenavista de Oviedo/Uviéu y procesión de “la profesora quemada” en Arriondas han calentado el ambiente de cara a la nueva jornada de protesta convocada este viernes en la capital asturiana por los sindicatos educativos.

CCOO, SUATEA, UGT y CSIF llaman a la comunidad educativa a manifestarse a las 19h en la estación de tren de Oviedo/Uviéu en defensa de más inversión en la enseñanza pública, que denuncian, se encuentra con niveles de inversión por debajo de 2009. Es la segunda manifestación de esta primavera, y puede ser el prólogo a una huelga educativa si los sindicatos notan suficiente respaldo a sus reivindicaciones.

Mientras suenan tambores de guerra en los colegios e institutos, la Consejería de Educación ha hecho saber a los medios que está dispuesta a rebajar de 25 a 23 las horas lectivas semanales de los maestros de Infantil y Primaria a lo largo de esta legislatura. La administración educativa abordará con las organizaciones un cronograma de implantación, ha señalado el Gobierno asturiano en un comunicado, al respecto de una de las reivindicaciones del profesorado, que recuerda que el trabajo de los docentes no sólo se desarrolla en las aulas.

Procesión de la profesora quemada.

La consejera Lydia Espina se ha mostrado asimismo dispuesta a analizar otra serie de reivindicaciones del profesorado, como la reducción de la burocracia.

Desde el Principado señalan que también está en marcha la negociación de la reducción de las medias jornadas, así como la bajada de estudiantes por aula.

Los argumentos no convencen al profesorado, que pide a la consejera que deje de dirigirse al profesorado a través de notas de prensa y abra una “negociación real” con los sindicatos.

Actualidad