‘La esposición de Rodrigo Cuevas ye un esperimentu, dalgo vivo, que se tresforma”

Nortes visita ‘La gracia de la agitación folklórica’ xunto a los sos dos comisarios, Ricardo Villoria y Llorián García, y descubre una esperiencia inmersiva única en LABoral Centru d’Arte.

Recomendados

Arantza Margolles
Arantza Margolles
Es historiadora.

A la visitante que camina hacia la entrada de la esposición “Rodrigo Cuevas. La gracia de la agitación folklórica”, que dende’l 17 de mayu de 2024 y hasta’l 8 de marzu de 2025 ta presente en LABoral Centru d’Arte y Creación Industrial, los sos comisarios, Ricardo Villoria (La Pola Llaviana, 1986) y Llorián García (Caldones, 1987), invítenla “a desnudase”. A desprendese de perxuicios, a camudar la piel como faen les llagarteses al sol y como camuden, tamién, los discursos nos cantares de Rodrigo Cuevas (Uviéu, 1985). “Si supieras caminar corazón te enviaría / para que puedas cambiar / tristeza por alegría, reza, en suelu, unu de los versos de Rodrigo que preceden a la sala espositiva. Precédelo una estrofa de ‘Rambalín’, el cantar col que l’artista algamó el premiu Camaretá en 2020 y pol que tresformó al protagonista del crime ensin resolver más famosu del barriu de Cimavilla, en Xixón, n’iconu ‘glam’.

“Nun ye la nuesa intención canonizar a Rodrigo”, alvierte, de la que garra ente les manes una boa de plumes prieta y unes madreñes, Villoria. “Nun queremos ‘enterralu en sagráu’, como diz una de les sos canciones, sinon abrir una mirada distinta”. Convertir al visitante, con tanta frecuencia pasivu magar de los intentos museolóxicos de les décades caberes de sumerxilo nes exposiciones, nuna pieza más del baille. Diz tamién Curvas, nun fandangu: “¿Para qué venía al baile / si no venís a bailar? / Venís a mirar, mirones / para llevar qué contar”. Y nun ye eso. Por eso, na pieza artística inaugurada a mediáos de mayu con llenu absolutu del Centru d’Arte y la presencia del presidente del Principáu d’Asturies, Adrián Barbón, la visitante entama por calzase eses madreñes que-y apurre Villoria, posar cola burra y la boa al pescuezu como si fora a formar parte del universu de Cuevas (como ta a punto d’asoceder), y, de siguíu, tien d’apartar una pesada cortina d’accesu al teatro que nun ye tal.

Semeya: David Aguilar Sánchez

La sala, prieta y sobria, sorprende. Corta la respiración a la visitante, que cuntaba con un universu más ‘glam’, más coloríu, cola omnipresencia del cantante. Nun ye asina. Nel proyectu, ñacíu de la mente de Carlos Barral mentres el confinamientu, y que cuntó col sofitu del personal de la Laboral asina como d’una estremada organización del equipu de Rodrigo Cuevas, taba l’amosar al artista tal y como ye: pausáu, pacíficu, mui alloñáu del egocentrismu qu’una espera alcontrase nuna estrella de la axitación folklórica. Comunal (y turxente, que diría Cuerda). Al trabayar, l’uvieín “nun busca xerarquíes”, desplica Villoria. “Cede y dexa a caún facer el so trabayu”. Igual que na sestaferia entamada por Macario Iglesias (Uviéu, 1975) pa facer el cebatu que divide la sala y amosa l’espíritu comunitariu nesa xuntanza de mil vares d’ablanu xuníes por distintes manos en comunidá.

Semeya: David Aguilar Sánchez
Semeya: David Aguilar Sánchez

El primer cambéu nun tá solo, poro, na visitante. Tien una la sensación, tamién, de qu’esto que ve ye dalgo que va más allá del arte contemporáneu. Que xunta mundios hasta agora alloñáos. Cúntalo Llorián García, agradecíu dafechu al llabor de la xente de la Laboral. Tuvieron, diz, “la voluntá d’abrise a la cultura popular, a les inquietudes de l’Asturies de güei en día. Saberes populares, saberes informales que nunca nun se consideró que pudieren ser parte del arte contemporáneu de sópitu entren y tresformen les coses”. Na sala conviven pintura -el xéneru más clásicu: un óleu sobre llienzu, magníficu, que sirvió pa portada del ‘Manual de Romería’, de Javier Ruiz (La Carolina, 1989), un corsé del artista diseñáu por kÖs y con pedrería de la llanisca Josefina Fernández, una suerte d’ídolu-consolador imitando marfil y hasta un carru del país.

Semeya: David Aguilar Sánchez

Pero tamién una pantalla de plasma d’última xeneración dende la cual Villoria y García animen a la visitante a dialogar con Rodrigo Cuevas. Como si fora un ‘Elixe la to propia aventura’, por mediu de botones pueden tirase tomates a la cara del artista, soltá-y piropos, entrugá-y pola so vida o sentir los cantares que a él-y sirvieron d’inspiración. “Foi lo únicu que Rodrigo dixo que quería facer. Na primera reunión dixo: ‘Yo quiero una gramola, ye lo únicu que quiero”, recuerda García. “Él quería que la xente pueda acceder a escuchar directamente la música tradicional, que ye dalgo más de lo que fáe él, que ye un entemecimientu. Escuchar a muyeres cantando”. “Ye una manera d’entrar a la so biografía, garrando la so capacidá de responder con gracia a les situaciones y xenerar situaciones impredecibles, por mediu d’una intervención artística” que, nuevamente, nun ye solo tal. Hebo, tamién, hores de trabayu tres de los vídeos que la visitante contempla y que nunca nun podrían ser ensin la parte artística de Jorge Rojas y Rotor Studio.

Semeya: David Aguilar Sánchez
Semeya: David Aguilar Sánchez
Semeya: David Aguilar Sánchez

Pali que pali vamos conociendo más del universu qu’arrodia a Rodrigo Cuevas y tresforma la persona na ‘glam star’, el cantante virtuosu n’axitador folclóricu. La exposición ye pa sumerxise con posu, cola intención de baillar y nun solamente mirar. Un númberu de teléfono, asociáu a un terminal que ta en manes del mesmu Rodrigo Cuevas, ye la forma cabera de formar parte de la esperiencia. Quier conocer l’artista a persones que seyan tanto o más celebres qu’él, nel sentíu asturianu del términu. Tien imán pa con ello: nun hai más qu’echar la vista atrás y ver el talentu -tan mozu, amás- que lu arrodia. ¿Podríes ser tú, visitante, la siguiente en calzar les madreñes y la boa del axitador? Unvía-y un audiu, cúnta-y una hestoria. Agora que ya dexaste la muda de la llagartesa a la entrada, solo ye dexase llevar. “Y tú, ¿qué ye lo que ves?”, entruguen, con sinceru interés, Llorián García y Ricardo Villoria a la visitante, ante la mirada irónica y cálida del astru que s’atrevió a combinar el ‘Soi de Verdicio’ col ‘Ritmo de la noche’.

“Lo que nos prestaba yera que la esposición fora un esperimentu, dalgo vivo, que se va tresformando y que va cambiando cola propia participación de la xente”, remata Llorián García al salir. Rodrigo Cuevas ye namái -y nada menos- el vehículu, el cantor qu’entama la danza. Ehí ta la cosa: quien s’atreva a cruzar la cortina de LABoral Centro de Arte va tener que baillar.

Actualidad