La costa asturiana recibe dos banderas negras de Ecologistas en Acción

Una por el proyecto del nuevo dique en el puerto de Figueras, en Castropol, y otra por el sistema de saneamiento de la costa oriental.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Ecologistas en Acción ha colocado 48 “banderas negras” en el litoral español por su mala gestión ambiental y contaminación, entre ellas dos en Asturias: una por el proyecto del nuevo dique en el puerto de Figueras, en Castropol, y otra por el sistema de saneamiento de la costa oriental.

Desde 2005, Ecologistas en Acción realiza el informe Banderas Negras, cuya nueva edición han presentado este miércoles en el Centro de Cultura Popular Canaria, después de la inspección de los más de 8.000 kilómetros de costas españolas, y que otorga un total de 48 banderas negras.

De las colocadas este año, 16 son por vertidos, deficiencias en los sistemas de saneamiento y graves problemas de depuración; 6 por contaminación química, lumínica y/o acústica; 1 por daños al patrimonio histórico y cultural en DMPT; 3 por acumulación de basuras marinas; 3 por dragados y ampliaciones portuarias sin justificación; y 4 por afecciones a la biodiversidad.

Los hoteles Oliva Beach y Tres Islas, propiedad de RIU en Fuerteventura, se sitúan dentro del dominio público y en medio de un espacio natural como las Dunas de Corralejo, mientras el Gobierno de Canarias, “lejos de defender el bien común, el cumplimiento de la ley y velar por la restauración del ecosistema, se pone del lado de la empresa infractora”, señalan los ecologistas.

Los ecologistas lamentan las “numerosas agresiones y amenazas” que ponen en peligro la conservación de Canarias y el futuro de las generaciones venideras y en su informe destacan que se necesitaría un territorio 27 veces mayor para satisfacer todas las demandas del modelo económico y desarrollo del archipiélago: “de ahí que hablemos del modelo actual como un modelo insostenible y cortoplacista abocado al fracaso”, afirman.

“Queremos hacer una reflexión sobre para quién son exactamente los beneficios, porque el aumento del turismo no está siendo a la par que un desarrollo para la ciudadanía canaria, por ejemplo el 30% de la sociedad canaria está en riesgo de pobreza, el 13% en pobreza severa, es decir, tenemos mucho que reflexionar sobre nuestro modelo de desarrollo y los ejemplos que aquí disponemos son precisamente para avanzar en ese sentido” ha expresado Cristóbal López, portavoz de Ecologistas en Acción.

Un ejemplo de bandera por acumulación de proyectos urbanizadores es el de Tarifa, en Cádiz, donde hay 2.900 metros de playa con “edificaciones desmesuradas ocupando ilegalmente suelo que no está clasificado como urbano”, según apunta el informe.

El caso del Mar Menor en la Región de Murcia ha tenido un gran impacto mediático, de hecho, en 2016 el ecosistema entró en estado eutrófico, es decir, que presentaba un desequilibrio por exceso de nutrientes, principalmente de origen agrícola y ganadero, y desde entonces, el ecosistema ha sufrido varios eventos catastróficos, “que lo han llevado a un estado de fragilidad y degradación extremos, con consecuencias sociales y económicas para toda la comarca”, señalan los ecologistas.

Otro grave problema ambiental señalado en el documento es la alta concentración de plásticos y piden que se legisle para reducir el uso de plásticos y asegurar su modo de fabricación y transporte, como ha ocurrido en Lugo, que recibe la bandera negra por mala gestión de la crisis de los pellets.

Pero, además de a las costas gallegas, este problema llega hasta las playas de la Costa Dorada, “casi más plásticas que arenosas”, afectadas por el gran problema ambiental derivado de los vertidos de pellets del complejo petroquímico del Camp de Tarragona; concretamente la playa de La Pineda es, según el Ministerio de Transición Ecológica, la playa que recibe la mayor proporción de pellets de preproducción. 

Actualidad