El Principado ha recibido ya 170 solicitudes de instalaciones de parques de baterías

Transición Ecológica y Ordenación del Territorio analizarán concejo a concejo la planificación de estas infraestructuras.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

El Principado de Asturias ha recibido ya 170 solicitudes de instalaciones de parques de baterías, de las que 47 están en tramitación administrativa y 35 ya han salido a información pública, sin que se haya autorizado aún proyecto alguno porque ninguno ha completado todas las fases de tramitación.

Así lo ha apuntado este martes el viceconsejero de Industria y Transición Justa, Isaac Pola, quien ha afirmado que el Principado “no contempla” una moratoria para los parques de baterías como ha pedido el PP y que el objetivo pasa por regular las instalaciones para conciliar los distintos intereses, desde la seguridad jurídica demandada por los promotores a la inquietud social de los vecinos o la preocupación de los ayuntamientos.

Pola ha participado hoy en la clausura de una jornada sobre almacenamiento en baterías organizada por la asociación empresarial Aepibal, en la que ha asegurado que desde el Gobierno de Asturias los departamentos de Energía, Medio Ambiente y Urbanismo trabajan en la definición de unos criterios generales para implantar este tipo de instalaciones en Asturias, para los que no existe una normativa específica.

A este respecto, Pola ha dicho que, “reconociendo la necesidad de este tipo de instalaciones para dar respaldo al sistema eléctrico”, no se pueden ubicar “en cualquier sitio y de cualquier manera”.

Por ello, ha añadido, se está estudiando “en qué sitios parece más recomendable, con qué prescripciones técnicas y administrativas, y de qué forma, de manera que se concilien los intereses de unos y otros”.

Con este objetivo se ha formado un grupo de trabajo que integran las consejerías de Transición Ecológica y Ordenación de Territorio que analiza, incluso concejo a concejo, la planificación urbanística, de cara a conformar “una serie de instrucciones que permitan abordar la situación con seguridad jurídica y que den soporte a las mejores decisiones posibles”.

Pola ha subrayado que “es mejor esperar a una buena solución, suficientemente meditada y articulada, que contemple la casuística que se está presentando, a que sea rápida y no contemple algunos casos que se pueden presentar”. 

Actualidad