El Occidente asturiano se prepara para recibir más turismo

Los expertos dan por hecho que el cambio climático potenciará el norte de la península y los destinos menos masificados.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Más de la mitad de los viajeros rurales ha variado de destino y alojamiento debido a las altas temperaturas y a la sequía en los dos últimos años, factores que explican las preferencias por zonas con climas más frescos como el Cantábrico, especialmente Asturies, y los Pirineos.

Así se desprende del primer informe sobre el impacto climático y la sostenibilidad en el turismo rural realizado por la plataforma de reservas Escapadarural.com y la certificadora Biosphere, elaborado mediante una encuesta contestada por casi 2.500 personas.

Castro de Coaña.

En cuanto a las reservas futuras, casi seis de cada diez reconoce que evitará las zonas con temperaturas más elevadas, aunque para un 35 % no es un factor determinante.

Es por esta tendencia que la zona norte de España y aquella con temperaturas más frescas se convierten en la preferida para huir de las altas temperaturas; liderando el “ránking” Asturies, Cantabria, Huesca, A Coruña y Girona.

El Occidente asturiano: un destino poco explotado

Frente a un Oriente asturiano que presenta ya rasgos de saturación, el Occidente de la comunidad es todavía un territorio relativamente “virgen” y con precios más asequibles para el visitante. ¿Por cuánto tiempo? Germán Campal, gerente del Centro de Desarrollo de Navia Porcía, y participante este miércoles en la jornada sobre modelo productivo organizada por CCCO d´Asturies, da por hecho que el turismo llegará al Occidente, y que la clave es “no repetir errores” que se han dado en otras partes de España.

Germán Campal. Foto: Rubén Arena

El especialista en medio rural abogó por especializarse en un turista nacional e internacional de más poder adquisitivo, y apuntó la necesidad de mejorar la calidad del empleo para ofrecer mejor atención a los visitantes.

Entre las asignaturas pendientes anotó la mejora de las comunicaciones en transporte público, tanto con el centro de Asturies como dentro del Occidente: “Hoy en día son muy insuficientes, sobre todo si se comparan con las frecuencias y los tiempos del Oriente asturiano”. También pidió abordar el problema de la vivienda, para que las casas rurales y pisos turísticos no provoquen escasez para los residentes habituales y una subida de los precios que dificulte vivir en pueblos y villas.

Campal señaló que el Occidente puede acoger más turistas, que el cambio climático empujará el norte como destino y reivindicó las ayudas públicas para mejorar la calidad y rentabilidad de la oferta turística: “Son una forma de salir del círculo vicioso en el que están atrapados muchos pequeños negocios”.

Actualidad