“Hay mucha ideología absurda a favor de lo privado: a un autónomo le conviene el sistema público de pensiones”

El periodista Andreu Missé es el director de "Alternativas Económicas", una revista con un enfoque alternativo en información económica.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“Los derechos de los consumidores siempre han avanzado a partir de grandes desgracias. En España fue el caso de la colza”. El periodista Andreu Missé (Barcelona, 1947), fundador y director de la revista Alternativas Económicas plantea que los derechos de los consumidores son la “pata coja del Estado del Bienestar”, y están lastrados porque son “derechos dispersos”. Su reivindicación es difícil precisamente por la atomización de los consumidores. De los derechos de los consumidores y de la larga batalla por su reconocimiento habló este viernes en Oviedo/Uviéu invitado en los actos de aniversario de la Unión de Consumidores de Asturias.

El Gobierno acaba de suprimir el IVA al aceite de oliva. ¿Está acertando la izquierda en la lucha contra la subida de los precios?

El Gobierno ha respondido bien y la prueba es que se ha logrado moderar la inflación. Ha logrado la “excepción ibérica” y abaratar los precios de la energía y ha hecho una cosa que no han hecho otros gobiernos europeos: gravar los beneficios de los bancos y las eléctricas.

Los beneficios empresariales apenas se han tocado.

La inflación tiene que ver en primer lugar con la guerra de Ucrania, pero el poder económico ha aprovechado la coyuntura para subir los precios. Pasa lo mismo que cuando hay una crisis económica: las empresas aprovechan para hacer despidos. Ha faltado en todo caso una reforma fiscal fuerte para financiar el Estado del Bienestar y los nuevos derechos sociales. Siempre pongo el mismo ejemplo: en EEUU entre los 40 y los 60 los tipos máximos llegaron a ser del 93%. Si queremos hacer una sociedad más democrática e igualitaria la fiscalidad es el arma fundamental. El 28% de los niños y adolescentes españoles están en la pobreza. Ahora llega el verano, se acaban los comedores escolares y muchas familias van a aguantar gracias a las ONG´s. Este tipo de situaciones solo se arreglan con más impuestos para mejorar la cobertura social.

El problema de esa reforma fiscal es convencer a las clases medias, o por lo menos a una parte, de que también ganan con esa ampliación de derechos sociales que les va a obligar a pagar más a Hacienda

Hay mucha ideología absurda a favor de lo privado: a un autónomo le conviene el sistema público de pensiones. Los servicios privados son menos eficientes y fiables, pasa con las pensiones privadas, pero también con la sanidad. Cuando alguien tiene un problema de verdad va a la sanidad pública.

“Cuando alguien tiene un problema de verdad va a la sanidad pública”

Eres un gran admirador de Roosevelt y el New Deal. ¿Qué podemos aprender de esa experiencia?

Roosevelt planteó un programa de reformas que tumbó el Tribunal Supremo. ¿Qué hizo? Cambiar el Tribunal Supremo. Eso es de plena actualidad. Hay mucho que aprender en Europa de ese periodo. Las grandes tecnológicas tienen beneficios exagerados, han transformado la economía y las ciudades, y se están escapando sin pagar los impuestos que deberían pagar.

En los últimos años se habló de un Green New Deal para Europa

El Green New Deal está tocado. La política expansiva de los últimos años se va a ir acabando y la próxima Comisión y el próximo Consejo pueden estar controlados por la derecha y la extrema derecha. Es decir, puede haber un frenazo a la ampliación de derechos sociales y a la lucha contra el cambio climático. La izquierda no puede seguir peleándose. Es una irresponsabilidad. En Francia lo han entendido con el Nuevo Frente Popular.

La izquierda se ha comprometido con la lucha contra el cambio climático, pero las políticas medioambientales también generan conflictos con parte de las bases sociales de la izquierda. En las clases populares hay quienes se sienten agredidos por el ecologismo.

Hay que compensar económicamente a la gente y eso nos lleva a lo de siempre: hace falta recaudar más a las clases altas y a las grandes empresas. El tren gratuito por ejemplo está siendo un éxito. Las cercanías van llenas. En el campo creo sin embargo que las cosas no se han hecho bien. Si a los campesinos europeos les obligas a producir con más normas ambientales y eso les sale más caro necesitas compensarles. Podemos discutir de las ayudas o del exceso de burocracia, pero de lo que no podemos discutir es del cambio climático: es una evidencia científica.

Andreu Missé. Foto: David Aguilar Sánchez

La economía española va bien. Hasta el Banco de España que no es precisamente favorable al Gobierno lo tiene que reconocer.

Básicamente por el turismo y un poco por la industria automovilística. Las cosas están mejor de lo que pensábamos, pero hay que ser prudentes: seguimos teniendo salarios bajos, mucha deuda y bastante paro.

Y la vivienda por las nubes

Durante los años de Rajoy se destinaban 500 millones de euros a vivienda. Con el Gobierno de Coalición se ha subido a 3.000 millones, en gran parte por la inyección de los Next Generation de la UE. Está mejor, pero siguen siendo cifras muy insuficientes. Tenemos muy poca vivienda pública. Irlanda en cinco años va a hacer 250.000 viviendas públicas. Son cinco millones de habitantes. Nosotros 48. Así que necesitamos 1,5 o 2 millones de viviendas públicas.

También podemos regular los alquileres

Hay que controlar los precios pero también hace falta vivienda pública, como tienen en Viena o en Ámsterdam. El país está creciendo y el número de hogares también. Además hay mucho turismo que demanda vivienda, nómadas digitales, gente de Europa que se viene a teletrabajar… Necesitas controlar precios y ofrecer vivienda pública, y eso pasa también por sentarse con el sector privado y llegar a acuerdos. Si se quiere resolver un problema y no solo hacer discursos hay que negociar y buscar pactos.

¿Se puede defender desde la izquierda una financiación singular para Catalunya?

Lo que plantean los nacionalistas no es viable. El sistema fiscal del País Vasco y Navarra se pueden mantener porque representan el 6% del PIB, pero Catalunya es el 19%. Si “financiación singular” equivale a privilegio vamos mal, pero otra cosa es reformar un modelo de financiación que lleva sin tocarse diez años. Catalunya es la cuarta comunidad en aportar y la 11 o 14 en recibir. Eso puede resolverse en un plazo de cinco años, pero siempre con transparencia y solidaridad. Los niños de todas las comunidades deben tener la misma oportunidades.

Actualidad