Mieres rinde tributo a la “política buena” de su alcalde más querido

El parque de La Mayecina se convierte en el parque Aníbal Vázquez en un acto de reivindicación de una política útil al servicio de la comunidad.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El parque de La Mayacina, el nuevo corazón verde de Mieres, lleva ya desde este viernes el nombre del que fuera el alcalde del municipio durante doce años, Aníbal Vázquez. La iniciativa partió en enero del movimiento asociativo mierense y fue recogida por el Ayuntamiento. Cosa rara en estos tiempos, todos los grupos políticos del concejo apoyaron propuesta y estuvieron presentes este viernes en el homenaje a un mierense nacido en Ujo en 1954 y fallecido en 2023, que ya es historia del municipalismo asturiano.

La calidad humana y la generosidad de Aníbal, minero del Pozu Nicolasa, sindicalista de CCOO y durante muchos años presidente de la Asociación Santa Bárbara, estuvieron presentes en las palabras de todos los intervinientes de un acto que se abrió y cerró con el sonido del turullu, la sirena de los pozos mineros, y en el que se reivindicó frente al ruido y la bronca la “política buena” que mejora la vida de las personas. El lugar escogido para hacerlo no pudo ser más simbólico: un solar degradado, reconvertido durante su mandato en parque y zona de juegos a través de un proceso participativo.

Centenares de personas, vecinos, amigos y compañeros de asociación, sindicato y partido del difunto alcalde, participaron en un homenaje en el que muchos no pudieron contener las lagrimas, y que contó con la presencia de la familia de Vázquez, la ministra de Juventud e Infancia, Sira Rego, el presidente asturiano, Adrián Barbón, el presidente la Asociación Santa Bárbara, Felipe Burónk, los coordinadores autonómico y federal de su organización, IU, Ovidio Zapico y Antonio Maíllo y el alcalde de Mieres, Manuel Ángel Álvarez, así como numerosos cargos públicos, alcaldes, miembros del Gobierno asturiano y representantes de la sociedad civil.

Manuel Ángel Álvarez, alcalde de Mieres, con el nieto de Aníbal. Foto: Iván G. Huerta
La viuda, hijos y nietos del difunto alcalde. Foto: iván G. Huerta
Foto: Iván G. Huerta

En nombre de la familia, muy emocionada, tomó la palabra su hija Susana, que destacó de su padre la entrega por lo colectivo y “la obsesión por no defraudar”. Vázquez agradeció las muestras de afecto recibidas por la familias desde su fallecimiento: “No hay forma de responder a tanto cariño”.

Rego subrayó en su discurso que Aníbal Vázquez fue una figura “honesta, capaz de pelear desde el compromiso de lo local”, donde estaba su “dedicación”, entre otras cuestiones para que los ayuntamientos cuenten con una “financiación justa”.

Susana Vázquez. Foto: Iván G. Huerta
Sira Rego. Foto: Iván G. Huerta
Antonio Maíllo. Foto: Iván G. Huerta
Adrián Barbón. Foto: Iván G. Huerta

“Aníbal no representaba al pueblo, era el pueblo”, afirmó Antonio Maíllo, coordinador de IU, que destacó la importancia de figuras como el alcalde asturiano, “un ejemplo de nobleza para los pueblos de España”, en un momento de desprestigio de la política “contagiada por mensajes tóxicos”.

Adrián Barbón, amigo de Aníbal, y con el que compartió viajes y peleas comunes durante su etapa como alcalde de Llaviana, le definió como “una fuerza de la naturaleza y un hombre bueno”. “Este parque es una huella del genio de Aníbal” destacó el presidente asturiano, que pidió no olvidar nunca su compromiso con el avance de la sociedad: “Te queremos y recordaremos siempre”. Este mes de septiembre, anunció, se le concederá la Medalla de la comunidad a título póstumo con motivo de los actos del Día d´Asturies.

Foto: Iván G. Huerta
Foto: Iván G. Huerta
Manuel Ángel Álvarez. Foto: Iván G. Huerta

Para su sucesor en la Alcaldía de Mieres, Manuel Ángel Álvarez, Vázquez se caracterizó siempre “por una enorme generosidad”: “entregó lo mejor de sí mismo y sacrificó mucho tiempo con la familia para que “Mieres tuviera futuro”. Entre los logros de “su alcalde más querido” destacó la calidad de los servicios públicos del concejo, “la justicia social y la cultura como señas de identidad”, así como el cuidado del patrimonio industrial “para que el pasado sea protagonista del futuro”.

En su discurso, Álvarez destacó la importancia de los proyectos pendientes por los que su predecesor tanto peleó, y en los que el Ayuntamiento sigue trabajando en la actualidad: más vivienda pública de calidad, diversificación económica y el futuro Centro de Innovación sobre Materias Primas y Minería Verde que dará nueva vida a Minas de Figaredo en el valle de Turón.

Actualidad